Pseudo-científicos que predicen terremotos: La oportunidad en el miedo

Eclipsando todo método científico y al más puro estilo Nostradamus, un grupo de chilenos que se autodenomina Frente Fantasma, dice predecir terremotos con fecha y hora específica. Desde la red social del pajarito azul, sus vaticinios son seguidos por 257 mil 100 curiosos twitteros,  que aún cuando sus aciertos no superan el azar, toman sus consejos por sobre el de las autoridades.

Matthew miller2
Chile es el país más sísmico del mundo. Su loca geografía se caracteriza por tener una estrecha franja de tierra rodeada por alturas de 6 mil metros en Los Andes y profundidades de 4 a 6 mil metros en el mar. Todo su territorio se halla entre las cumbres y las simas de mayor magnitud del planeta.
Estadísticamente, según el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, el acercamiento entre la placa Oceánica de Nazca y la placa Sudamericana, produce un seísmo destructor cada diez años, un promedio de diez temblores diarios y aproximadamente unos 3 mil 500 movimientos sísmicos anuales.
Según la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública  (Onemi), cerca de 90 terremotos se registraron entre 1570 y 2010. A esto, se suma que el 50 % de los tsunamis ocurridos en el mundo fueron en Chile. En este recuento, destaca el terremoto de 1960, el más grande registrado en la historia mundial, con una magnitud de 9.5 grados en la escala de Richter.
Los terremotos del 22 de mayo de 1960, del 27 de febrero de 2010 y del 1 de abril de 2014 demostraron una vez más que Chile es un laboratorio natural para estudiar estos fenómenos. Sin embargo, los sismólogos en Chile se cuentan con los dedos de las manos. Pero, como a falta de pan, buenas son las tortas, en medio de este “tagadá” de eventos telúricos, al más puro estilo Nostradamus, agrupaciones pseudo-científicas aprovechan este vacío para predecir cataclismos hasta con fecha y hora.
 

‘Ni caras vemos, ni corazones sabemos’

Temblando de miedo se encuentra la agrupación de brasileños Quake Red Alert, tras la aparición del grupo de chilenos Frente Fantasma en el agitado camino de la predicción de terremotos. El conjunto nacional entró por la puerta ancha tras darle el palo al gato con sus pronósticos a diversos movimientos telúricos que se vivieron durante el 2013, apuntando a sismos ocurridos en Valparaíso, San Pedro de Atacama y Antofagasta. Aquel año, Frente Fantasma, cercano al publicista y difusor de teorías conspirativas, Juan Andrés Salfate, fue presentado en el estelar Así Somos, del canal de televisión La Red, en donde se aseguró que para entonces llevaban un récord de 95 % de aciertos en sus predicciones, en tan sólo 15 días.
Pero aquella marca fue abruptamente destruida por la misma agrupación, días después del terremoto de 8.2 grados en la escala de Richter que asoló las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta -el 1 de abril de 2014-,  tras viralizar en las redes sociales una de sus tantas predicciones que terminó como una falsa alarma para la población y con 600 temerosos ariqueños corriendo a güarecerse en los cerros de su ciudad.
El 2013, en el programa de conversación y opinión, Así Somos, Juan Andrés Salfate había entrevistado de forma exclusiva, vía telefónica, a uno de los integrantes de Frente Fantasma. Durante la conversación, el personaje aseguró que resguardaban la identidad de sus integrantes por miedo a represalias, “ya que estaban perfeccionando una herramienta de pronóstico sísmico única en el mundo”.
Tras la bendición del gurú de la pseudo-ciencia en Chile, la agrupación de la que poco y nada se sabe, tuvo que registrar una segunda cuenta en la red social del pajarito azul, debido al gran número de cibernautas que, curiosos, seguían cada uno de sus tuiteos.
En sus cuentas de Facebook y Twitter, Frente Fantasma se autodenomina como un ‘proyecto de desarrollo e implementación de sistema experto para pronóstico sísmico’, le hace honor a su nombre al no revelar la identidad de sus integrantes y tampoco la metodología que utiliza para predecir la actividad sísmica.
De ellos sólo se sabe que contarían con expertos de diversas áreas y que su labor de medición se basa en las ‘migraciones sísmicas’, es decir, que sobre la base de un sismo ocurrido en algún lugar del planeta, pueden pronosticar réplicas de este evento en otro lugar.
 

Con epicentro en la UdeC

Y así fue, las réplicas llegaron. Se les movió el piso en el Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción, luego de enterarse de que existe una agrupación chilena que superó la orientación geológica del naturalista inglés Charles Darwin en el caótico cometido de predecir terremotos, se adelantó a la tecnología japonesa y eclipsó hasta ahora todo método científico.
La pseudo-ciencia, que nace como una alternativa al método de investigación, es aquella afirmación, creencia o práctica que a pesar de presentarse como ciencia, no cumple con un método científico válido, porque carece de respaldo de evidencias científicas comprobables. Estas aseveraciones infundadas han adquirido gran tribuna en el acontecer actual de nuestro país, inmiscuyéndose a través de la difusión de predicciones de movimientos telúricos, las que la mayor parte del tiempo terminan en una alarma para la población, sin que ocurra lo predicho.
En los últimos diez años se ha dedicado a comprender las zonas de subducción de la interfaz Nazca-Sudamericana, las redes sísmicas y la generación, propagación y mitigación de los tsunamis en Chile. El geofísico británico y profesor de la Universidad de Concepción, Matthew Robert Miller, remeció la fiabilidad de la pseudo-ciencia, desmoronó las predicciones de Frente Fantasma y aseguró que es imposible predecir terremotos.
Y en eso el experto en sismología fue tajante, al mismo tiempo que agregó: “Si voy a la televisión y digo, lo siento, tengo diez años de entrenamiento en sismología y les aseguro que no es posible predecir terremotos, seguramente a la gente no le va a gustar lo que afirmo”. Su opinión es que la agrupación de Frente Fantasma “está utilizando un medio social basandose en el miedo de la gente”.
El geofísico fue enfático al explicar que sobre la base de las estadísticas y mapas de riesgos, sólo es viable identificar zonas con mayor probabilidad de eventos telúricos, debido a la energía que se encuentra retenida. De este modo, dice, no estaría haciendo ninguna gran predicción si afirmara que un terremoto de importantes dimensiones podría asolar nuevamente al norte de Chile. “Es muy probable que en La Serena se produzca el próximo terremoto”, comentó.
Es que la capital de la Región de Coquimbo está en deuda, ya que desde 1822 y 1919 que no se ha liberado energía. “Nuestros registros arrojan que cada 100 años se libera energía, es por esto que los serenenses debieran estar preparados para un terremoto similar al del 27/F”, advirtió.
 

Por una información transparente

El método científico es uno. Por tanto, un nuevo terremoto en el norte de nuestro país es un hecho. Sin embargo, el ingeniero geógrafo y jefe de la carrera de Geografía de la Universidad de Concepción, Óscar Cifuentes Zambrano, tiene claro que “a Chile le tienen que pasar las cosas para recién pensar en ellas”.
Con desánimo, el experto en Riesgo de Desastres comentó que las pérdidas que trajo el terremoto y posterior tsunami del 27/F se hubiesen podido prevenir, si las autoridades hubieran transparentado la información y educado con la debida rigurosidad a la ciudadanía.
Gran parte del suelo de Concepción es un depósito; esto quiere decir que la capital penquista yace sobre arena. Pero nada de esto es nuevo para el académico, quien recordó que “hace años, en conjunto con expertos en sismología, entregamos al municipio estudios sobre las fallas geológicas. Sin embargo, esto quedó guardado y hoy en día en esas localidades ya construyeron”.  Es por esto que el experto no descarta que tras otro terremoto nuevamente el Gran Concepción quede por el suelo.
oscar cifuentes 3

Rumores descansan en la ignorancia de la gente

Apenas pasados tres días del terremoto del norte,  y con tan sólo 140 caracteres, un tweet de Frente Fantasma, que decía predecir otro mega evento, provocó la evacuación de más de 600 ariqueños que olvidaron cualquier protocolo y recomendación de las autoridades y subieron a guarecerse en los cerros antes de que se escondiera el sol.
El rumor que comenzó a circular en las redes sociales el jueves 3 de abril de 2014, desató el pánico entre las familias nortinas, que pernoctaron durante tres días en las faldas del cerro 11 de Septiembre. Pero más temprano que tarde el pronóstico cambió. El miedo se transformó en rabia, y los pobladores, a través de diversos matinales, descargaron su ira en contra de las autoridades.
Mauricio Retamal Kries, jefe de carrera de Sociología de la Universidad de Concepción, asegura que la desinformación fue la principal causa de la descoordinación del terremoto del 1de abril de 2014, y hoy es la tribuna perfecta para informaciones infundadas. “Si nuestras autoridades no informan, instruyen y educan a la sociedad, la exponen a una preocupante fragilidad formativa”, detalló. Según el sociólogo, el vaticinio de las agrupaciones pseudo-científicas descansa en la ignorancia de la gente.
Nadie está libre de que le pasen gato por liebre, pero al ex vicepresidente, y uno de los tres fundadores, de la Asociación Escéptica de Chile (Aech), Fernando Frías González, no le vienen con cuentos.
La Asociación que fundó el incrédulo profesor de informática, se dedica a la difusión de la ciencia y del pensamiento crítico. Esta agrupación que desde el 2010 objeta las afirmaciones pseudo-científicas, supersticiosas e irracionales ha dejado tambaleando a cuanto charlatán se le ha cruzado.  El informático, que ha escrito dos libros en los cuales aborda desde la historia de la ciencia hasta la teoría de la evolución, se ha puesto varios round con pseudo-científicos, ganando por knock-out, o más bien “por la razón o la ciencia”.
Y al parecer la gente lo sabe, porque en un concurso realizado durante 2011, con el pulgar hacia arriba un importante número de cibernautas votó vía Facebook y distinguió al difusor de teorías conspirativas, Juan Andrés Salfate, con el título de ‘Guaripola Mayor de los Chantas’. Superando a más de 50 aventureros tarotistas, ufólogos, videntes y médium que deambulan en nuestro país.
Frías no descarta que más temprano que tarde la agrupación que dice predecir terremotos, Frente Fantasma, se suba al pódium que gobierna su correligionario panelista del estelar Así Somos. “Las razones sobran. Sus predicciones infundadas causan pánico innecesario en la gente y si buscas rebatir sus argumentos, no lo lograrás porque ellos eluden cualquier comprobación”, mencionó.
 

Maurcicio retamalCon derecho a réplica

Intentamos obtener su testimonio, y declinaron. Frente Fantasma cuenta con cuatro cuentas en las redes sociales; dos Twitter: un Facebook y una página web. Se les preguntó a través del único medio de contacto y por donde activamente difunden sus predicciones, Twitter; sin embargo, optaron por continuar en el anonimato y decidieron no dar respuesta. Mientras que el misceláneo publicista y difusor de la pseudo-ciencia en Chile, Juan Andrés Salfate, comentó: “No me referiré a la predicción de terremotos, ya que no soy experto en Sismología”.
Tal como adelantó su escéptico contendor de revueltas, Fernando Frías, y como esbozó el experto en fenómenos sociales de la UdeC, Óscar Cifuentes, estas agrupaciones pseudo-científicas evaden todo tipo de interrogación y debate.  En un terremoto de imputaciones, el derecho a réplica siempre existe, pero sólo para quien verdaderamente lo merece y defiende. Si no, juzgue usted.
 

Una legislación de amplia cabida

A lo largo de los 2 millones 6 mil 354 kilómetros cuadrados de superficie terrestre, Chile cuenta con 77 canales de televisión. El Consejo Nacional de Televisión (CNTV) es el organismo que vela por el correcto funcionamiento de los servicios de este medio de comunicación. Para cumplir con este fin le corresponde la supervigilancia y fiscalización del contenido de las emisiones que a través de estos canales se efectúen.

El Artículo 12 de la Ley 18.838 establece las funciones y atribuciones del CNTV, confiriéndole potestades normativas, como la facultad de dictar normas generales para impedir la transmisión de emisiones que contengan escenas de violencia excesiva, truculencia, pornografía y participación de niños o adolescentes en actos reñidos con la moral y las buenas costumbres.

Por el concepto de ‘correcto funcionamiento’ de este servicio, se debe entender que su programación establezca la dignidad de las personas, la familia y de los valores morales, culturales, nacionales y educacionales, especialmente la formación espiritual e intelectual de la niñez y la juventud.

Sin embargo, es precisamente en la definición de este concepto donde existe una amplia cabida para grupos pseudo-científicos que en la desenfrenada carrera por predecir terremotos adquieren gran tribuna en los medios.

Según el abogado y profesor de Fundamentos de Derecho a la Información de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Andrés Gavilán Zurita, no es posible sancionar a un canal de televisión por difundir anuncios de cataclismos sin mayor base científica, puesto que no está dentro de sus facultades ni dentro de su competencia el realizar ese tipo de prácticas sancionatorias.

Gavilán agregó que “tampoco se convierte en una gran preocupación para los medios televisivos el ser sancionados como la ley lo establece, dado que las multas son exiguas y las ganancias que se pueden obtener por programas en horario estelar pueden ser de una cuantía muchísimo mayor que cualquier multa que eventualmente pudiera aplicárseles”.

El abogado dijo que, para establecer algún tipo de responsabilidad por las consecuencias que pudieran derivarse de estas falsas predicciones, habría que recurrir a nuestro ordenamiento jurídico en materia penal o civil. “Sin embargo, esto no es tan fácil cuando las normas generales dan a entender que debería hacerse de esa manera, pero la legislación especial o específica no sólo evita darle ese tratamiento, si no que más aún, se aleja de ello”, sentenció.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES