Pugna electoral de la derecha en el distrito 44: Está que arde

politica.jpg
La disputa electoral entre los dos candidatos a diputado de la Alianza por Concepción, San Pedro de la Paz y Chiguayante, el UDI Enrique van Rysselberghe y el RN Claudio Eguiluz, sacó a la luz el gallito de poder que durante años han sostenido el actual vicepresidente de Renovación Nacional y la alcaldesa de Concepción, Jacqueline van Rysselberghe, por liderar la derecha regional. El capítulo del Piñerazo, el 14 de mayo de 2005, los hizo separar aguas para siempre. Hoy se enfrentan por imponer su apellido en un sillón del Congreso.
Un dolor de cabeza. En eso se han convertido para Sebastián Piñera sus visitas como abanderado presidencial a Concepción, por causa de la fuerte rivalidad que en ese distrito (el 44, que incluye a la capital regional, Chiguayante y San Pedro de la Paz) tienen los candidatos a diputado de la Alianza, Claudio Eguiluz Rodríguez (RN) y Enrique van Rysselberghe Herrera (UDI). El primero, amigo de Piñera, vicepresidente de Renovación Nacional y el hombre que levantó la candidatura a Presidente de la República del empresario dueño de Lan en el 2005. El segundo, un ex concejal que en la pasada elección municipal consiguió una de las mayorías nacionales y que además es hermano y ahijado político de la alcaldesa penquista, Jacqueline van Rysselberghe.
Una denuncia hecha por el RN, en diciembre pasado, por la detención de un grupo de brigadistas suyos que volanteaba en el centro, marcó el inicio de las desavenencias. No tenían permiso municipal. “Lo pedimos y hasta hoy estamos esperando respuesta”, cuenta Claudio Eguiluz. “Lo más curioso es que a los días salió Alejandro Navarro con su gente a la calle y no les pasó nada”, sostiene. Ese hecho encendió la alerta en la coalición sobre cómo se darían las cosas en el Distrito 44.
La pugna electoral entre los adherentes de los comandos de van Rysselberghe y Eguiluz no ha cesado. Ha habido insultos, discusiones y hasta conatos de agresiones entre los partidarios de uno y otro lado. Y aunque la relación pasa por períodos de tensa calma, los altercados por acaparar protagonismo siguen sucediéndose cada vez que el presidenciable de la derecha visita la zona.
Si bien en la Octava Región los desencuentros entre los socios de la Alianza no son un tema nuevo, en dicho distrito la campaña toma un cariz distinto por la historia política y las relaciones familiares de los contendores de la derecha.
“Mas allá de la fuerte disputa entre dos compañeros de lista que pelean por el mismo cupo, lo que se ve en ese distrito es el conflicto entre uno de los candidatos y la alcaldesa de Concepción, disputa que todos sabemos se arrastra desde hace bastante tiempo”, explica el presidente regional de la UDI y diputado por Talcahuano Jorge Ulloa.
Tal como sucede en Valparaíso con la competencia entre Joaquín Lavín y Francisco Chahuán, en Concepción Piñera también tiene un incendio que apagar.

Gallito de poder

Para esta campaña parlamentaria, Renovación Nacional y la UDI formaron una comisión mixta mandatada para solucionar los problemas en sus plantillas parlamentarias. Hasta ella acudió, hace un tiempo, un grupo de dirigentes del gremialismo para asegurar que Sebastián Piñera entregaría un apoyo igualitario a los candidatos de la Alianza en aquellos lugares donde, según ellos, podría haber un trato de desigualdad. Obviamente, el caso del Distrito 44 también se discutió. Había incertidumbre sobre qué tan ecuánime podía ser Piñera en un distrito donde él mismo había puesto en carrera parlamentaria a uno de los candidatos. “Allí nunca habíamos llevado nombres fuertes y Piñera necesitaba a alguien jugado como Eguiluz, que arrastrara gente a la campaña. Por eso le pidió que compitiera”, explican desde RN. Lo que al parecer no sabía Sebastián Piñera era el nombre que alzaría la UDI para competir.
Y es que para el abanderado presidencial no es nada de fácil la situación que se da en este lugar, donde ve enfrentado a su amigo contra el hermano de la alcaldesa de Concepción, una las líderes de la Unión Demócrata Independiente, cuya adhesión electoral (60% de preferencia en la municipal de 2008) necesita capitalizar a su favor.
“Cada uno sabe lo que pesa y por eso mantienen el gallito de poder para levantarse como el favorito de Piñera”, cuenta una fuente al interior de la Alianza.
La madeja se le enreda todavía más al candidato presidencial de la Coalición por el Cambio si a esta historia se agrega la rivalidad política que existe entre la edil penquista y Claudio Eguiluz, desde que este último operó todos los hilos para que Renovación Nacional, en la elección pasada apoyara la opción de Sebastián Piñera, dejando desamparado a Joaquín Lavín en su aventura hacia La Moneda.
Jacqueline van Rysselberghe, católica de misa diaria igual que Lavín y muy cercana a él dentro de la UDI, no ha olvidado esta jugada.

Corazón partío

En marzo último, la revista Nos invitó a Sebastián Piñera como expositor de su primer Encuentro de Actualidad y Análisis del año. Haciendo un símil a la pregunta que en la elección pasada se hizo a Ricardo Lagos para definir su apoyo entre Soledad Alvear y Michelle Bachelet, uno de los asistentes al evento le preguntó a Piñera con cuál de los candidatos de la derecha, por el Distrito 44, estaba su corazón:
-“Voy a apoyar con la misma fuerza a todos los candidatos de Renovación Nacional y a todos los candidatos de la UDI”, respondió tajante el abanderado, sin dejar en claro el asunto del corazón.
El mismo compromiso tuvo que repetirlo horas más tarde en una visita al municipio. Sólo así consiguió que la alcaldesa se sumara a su campaña. Sin embargo, no logró que este respaldo alcanzara para Eguiluz. “Yo tengo claramente un candidato en Concepción, que es Enrique van Rysselberghe, que no me cabe duda que va a ser electo, por lo tanto no tengo nada que apoyar a otro candidato”, respondió la primera autoridad comunal al Diario de Concepción, inquirida sobre si repetiría el ejemplo de Piñera.
Durante los días que restaban de aquella visita del presidenciable a la zona, ambos aspirantes al Parlamento flanquearon al presidenciable demostrando unidad. La armonía no duró más de 24 horas. La cena de despedida organizada por la UDI a Piñera volvió a aquietar los ánimos. Eguiluz no quiso participar del evento y se quedó en el estacionamiento. Le molestó saber que el lugar estaba tapizado con propaganda de la UDI y que no había sido considerado entre los oradores de la noche.
“Esa cena la organizamos nosotros, la pagamos nosotros, nos preocupamos de llevar a la gente; en resumen nos preocupamos de todo. Invitamos a Renovación Nacional y asistieron casi todos sus dirigentes, menos Claudio Eguiluz que se quedó afuera, nosotros no podíamos hacer más por él”, explica el diputado Jorge Ulloa.
Un cercano a RN asegura que antes de la famosa cena, Sebastián Piñera le habría sugerido a Eguiluz que mejor no asistiera, porque habría mucha gente de la UDI y se arriesgaba a ser pifiado. Si eso ocurría lo más seguro es que se filtraría a la prensa y aparecería como que los adherentes de Piñera abuchearon al vicepresidente de Renovación Nacional.
“Sebastián sabe que Claudio Eguiluz no es querido dentro de la UDI y que ese sentimiento se generó cuando se la jugó por completo para levantarlo como candidato en el 2005”, explica una fuente de RN.

La fiesta en paz

La siguiente visita del candidato de la Coalición por el Cambio a la zona, en julio pasado, fue un nuevo motivo de pelea para los socios de la Alianza local. El escenario fue un masivo acto de apoyo a Piñera organizado en un hotel de la ciudad. Allí los adherentes de Claudio Eguiluz y Enrique van Rysselberghe, quienes en las giras pasadas habían tenido sólo encontrones menores, desataron todas sus pasiones.
Se pelearon por la distribución de la propaganda dentro del centro de eventos. El lugar estaba repleto de gente, entre ellos la alcaldesa van Rysselberghe.
Uno de los asistentes relata que el espectáculo fue vergonzoso. Hubo insultos, empujones y acusaciones cruzadas de agresión. El ambiente estaba tan caliente que ni el discurso del presidenciable logró aquietar los ánimos. Al término del acto, las peleas continuaron.
En el lugar había funcionarios municipales. Eguiluz denunció intervencionismo electoral y los acusó de hacer proselitismo en favor del hermano de la alcaldesa.
Contactamos a Enrique van Rysselberghe para que participara en este reportaje. A través del teléfono respondió que tenía restricciones y que antes de decidir si daba o no una entrevista debía consultarlo con el comité que lo asesora. “Uno en esto no trabaja solo, así es que debo estudiarlo con el team”, respondió. Nos pidió que le enviásemos un correo electrónico explicando los motivos de la entrevista. No tuvimos respuesta.
El episodio del hotel y las denuncias sobre intervención electoral en contra de la edil penquista no le habrían gustado a Piñera, “quien sólo quiere que en la Octava Región los dos partidos dejen sus disputas de lado y lleven la fiesta en paz, concentrándose en la campaña”, revela una fuente al interior de la Alianza.
Incluso se habló que éste le habría quitado el piso político a Claudio Eguiluz, molesto por los últimos desencuentros con su compañero de lista y ante la evidencia de la ventaja que los sondeos dan a Enrique van Rysselberghe. Claudio Eguiluz desmintió esa versión. Aseguró que lo único que Sebastián Piñera ha conversado con los comandos es sobre la necesidad de realizar una campaña unitaria “dejando las pequeñeces de lado”.
Desde RN lo respaldan en sus dichos. “Piñera no le ha quitado el apoyo político, ellos siguen siendo cercanos. En Renovación se sabe que si Claudio no gana esta elección parlamentaria, Sebastián tiene reservado para él un cargo político de importancia”. “Pero eso no significa que esté blindado, y por eso desde el partido se le ha insistido en que modere su discurso y trate de evitar encontrones con la alcaldesa”, añade la misma fuente.
Para subsanar estas situaciones, en el Consejo General de Renovación Nacional, hace unas semanas, dirigentes locales de RN comentaron las tensiones y descoordinaciones ocurridas durante las últimas visitas del candidato a la zona. Hicieron ver la necesidad de que ambos partidos tengan el mismo protagonismo en las futuras giras del presidenciable a la Región. El mensaje fue claro: es necesario evitar cualquier tipo de errores en la campaña, para potenciar a Claudio Eguiluz y no perjudicar a Piñera.
Por el momento, el panorama está calmo. Habrá que esperar qué sucede con la próxima venida de Piñera a la zona.

Claudio Eguiluz: el amigo de Piñera

La elección parlamentaria de 1989 era carrera ganada para la UDI en el Distrito 42. Su candidato era Guillermo Lagos Assadi, quien había sido alcalde de San Carlos durante todo el régimen militar. Sin embargo la arremetida del agricultor Hugo Álamos Vásquez por el cupo de RN, cambió el curso de los hechos. En ese escenario Claudio Eguiluz hizo su debut político, liderando la campaña de Álamos, quien finalmente ganó la elección. “Ahí caí en desgracia con la UDI”, recuerda el empresario agrícola. Lo tildaron de traidor por haber apoyado a un afuerino y dejado sin cupo en el Parlamento a un baluarte del pinochetismo en la zona. En 1992 pasó a integrar el Consejo Regional y en ese cargo se mantuvo por 16 años. Renunció el año pasado cuando aceptó ser candidato a diputado.
También fue panelista del programa El Tablón, de Canal 9 Regional, donde se hizo conocido por sus acaloradas intervenciones y las denuncias que papeles en mano acostumbraba a hacer cada semana.
Pero no fue sino hasta el capítulo del Piñerazo, el 14 de mayo de 2005, cuando RN le dio la espalda a Joaquín Lavín para apoyar a Sebastián Piñera, que el nombre de Claudio Eguiluz trascendió a toda la derecha como el autor de esta jugada política que cambió los destinos de la Alianza.
“Yo sólo quise ayudar a mi partido. Lavín venía en baja y eso lo sabían hasta en la UDI. Era nuestra oportunidad y creo que no me equivoqué. Si Lavín le hubiera ganado en primera vuelta a Piñera en 2005, hubiese reconocido que la embarré y que realmente rompí la Alianza, pero eso no ocurrió”, sostiene hoy el vicepresidente de RN.
La alcaldesa de Concepción no entendió esas razones. Desde ese día comenzó entre ellos una rivalidad política que no ha tenido tregua. El ballottage de 2006 nuevamente les hizo medir fuerzas. La alcaldesa aceptó apoyar a Piñera, pero Claudio Eguiluz debió dar un paso al lado.
Tres años después, otra elección los vuelve a enfrentar.
“Yo nunca haría nada que perjudicara a Sebastián; no estoy en política por un sueldo y por eso no tengo miedo a decir lo que pienso ni a perder protagonismos, porque no vivo de eso”, responde Eguiluz.

Enrique van Rysselberghe: el hermano de la alcaldesa

El apellido van Rysselberghe es sinónimo de tradición política en Concepción. Por eso nadie se extrañó cuando Enrique van Rysselberghe Herrera apareció inscribiendo su candidatura a concejal durante las elecciones municipales de 2004. Fue reelecto en 2008 con casi un 40%. Sin embargo, a los tres días de haber asumido renunció al Concejo para anunciar su postulación parlamentaria por el Distrito 44, en reemplazo del actual diputado Andrés Egaña. Su cupo lo cedió a su “amigo y aliado”, el RN Christian Paulsen.
En este último desafío cuenta con el apoyo público de Jacqueline van Rysselberghe, lo que ha provocado algunos reclamos en RN, por la investidura de autoridad que tiene la hermana mayor del candidato UDI.
“Lo absurdo sería que la alcaldesa no apoyara primero al candidato de la UDI, y segundo que no apoyara a su hermano, eso es antinatural”, sostiene el diputado Ulloa.
El concejal Patricio Lynch coincide en que el apoyo al hermano era algo esperado y lógico, pero advierte que este respaldo debe darse dentro del ámbito privado, porque “la alcaldesa no puede aparecer haciéndolo en su rol de jefe comunal”, agrega.
A pesar de su contundente votación en las municipales, a Enrique van Rysselberghe le achacan una supuesta falta de discurso e inexperiencia política. Sus detractores sostienen que su apellido es marca registrada y atribuyen su éxito en las encuestas a la popularidad que le hereda su hermana.
Jorge Ulloa responde a estas críticas. “A nosotros en la UDI no nos interesa mirar para el lado, si los demás se sienten aproblemados y quieren generar noticia a costa de problemas, nosotros no respondemos, no necesitamos ningún tipo de encontrones en Concepción, porque tenemos a todos nuestros candidato asegurados”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES