¿Qué sabemos sobre sedación paliativa?

Es parte de los cuidados paliativos. Busca disminuir el nivel de conciencia del enfermo terminal como estrategia terapéutica, para aliviar el dolor o el sufrimiento extremo que experimenta una persona al final de su vida. El concepto se hizo conocido entre los chilenos por video de médico penquista.

Muy poco se conocía sobre el concepto de sedación paliativa en Chile, hasta que la médico y docente, Liliana Ortiz, aquejada de un cáncer de mama en etapa terminal, grabó un video en YouTube, explicando que se sometería a este procedimiento. Murió dos días después de que su testimonio comenzara a hacerse viral, pero la potencia y lucidez de su mensaje dio pie a conversaciones y análisis en torno a un procedimiento que, como afirmó la propia doctora Ortiz, busca devolver la dignidad en el proceso de la muerte de una persona.

El médico anestesiólogo y presidente del Colmed Concepción, Germán Acuña, compartió con nosotros detalles de este tema que hoy es parte de la conversación en muchos hogares del país.

La sedación paliativa es la administración de fármacos “en dosis y combinaciones necesarias”, para reducir la conciencia de un paciente en situación terminal, con el fin de aliviarle uno o más síntomas que ya no responden a ningún tratamiento. En resumen, sentencia el doctor Acuña, este procedimiento busca “evitar el sufrimiento intolerable del paciente, en un proceso de fin de vida por una enfermedad intratable”.

-¿La sedación paliativa se practica comúnmente en Chile?

“Lo primero que hay que tener claro es que la sedación paliativa es una práctica que está incluida dentro de los cuidados paliativos. Desafortunadamente, aún no hay mucho acceso a estas prestaciones, porque requieren bastante conocimiento, un equipo de asistencia muy sólido y también medicamentos, que son recetas especiales, que no siempre están disponibles, pues los servicios de cuidados paliativos en Chile son heterogéneos. Hay algunos equipos muy bien formen todos los consultorios y hospitales. Lo más probable es que solamente en este día que estamos conversando se hayan hecho unas 300 visitas domiciliarias a enfermos terminales entre todos los hospitales y centros de salud familiar, y puede que alguno de ellos esté comenzando una sedación paliativa o esté conversando acerca de eso”.

-¿Esta es una decisión que solo puede tomar quien se somete a este procedimiento?

“Absolutamente. Nadie más que el paciente puede consentirlo. No puede decidir un tercero por él”.

-¿Qué profesional de la salud puede hacer esta indicación?

Germán Acuña, médico anestesiólogo y presidente del Colmed Concepción.

“La indicación la hace el médico paliativista que está asistiendo a la familia, un médico de familia, o de otra especialidad, tanto en los consultorios como en los hospitales”.

En su Guía de Sedación Paliativa, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, Secpal, expresa que es recomendable que la sedación se lleve a cabo en el lugar en que está siendo atendido el enfermo, ya sea en el hospital o en el domicilio, y que sea aplicada por su médico. “En el caso de que este no se considere capacitado para ello, solicitará la ayuda a un equipo de cuidados paliativos o a un médico con la suficiente experiencia”, añade el documento.

La misma guía menciona que las indicaciones más frecuentes de sedación son las situaciones extremas de delirium hiperactivo, disnea, dolor, hemorragia masiva y ansiedad o pánico (en etapa terminal de una enfermedad), “siempre que no hayan respondido a los tratamientos indicados y aplicados correctamente durante un tiempo razonable”.

-¿Cuánto tiempo debe pasar entre que un paciente solicita esta sedación hasta que esta finalmente se administra?

“En Chile nos guiamos por la norma española, que exige un consentimiento informado, y la certeza de que esta decisión fue fruto de una conversación y un análisis profundo entre un paciente, su familia y su médico tratante. Esta no es una cuestión mecánica, y aunque se conversa con antelación, se decide al final, cuando las personas ya no tienen control de sus síntomas, entonces prefieren llegar al final de sus días en un estado de inconsciencia”.

“No es eutanasia”

-¿Cuál es la diferencia con la eutanasia?

“Existen diferencias profundas tanto en la intención como en el resultado. Cuando se aplica la sedación paliativa no se tiene la intención de terminar con la vida de alguien a su solicitud. Aquí no hay un propósito de apurar la muerte del paciente. Lo que se busca es disminuir el nivel de conciencia, con la dosis mínima necesaria de fármacos, para evitar que perciba síntomas que pueden ser dolorosos e intolerables. La eutanasia, en cambio, tiene la intención de que el paciente fallezca, a su solicitud, de acuerdo con lo que estipulan las leyes donde esta es permitida”.

¿La sedación paliativa no acelera el fin de la vida de un paciente?

“No la apura ni la enlentece. Hay estudios que demuestran que ni acorta ni alarga la vida de los pacientes en promedio, pues se trata de poner a una persona en sueño para que no sufra los síntomas que hayan sido difíciles o imposibles de tratar, o para que no lleguen al momento de la muerte sin tener la angustia de este trance”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES