Rafael Garay, socio y fundador de felices y forrados: "El modo de AFP chileno es uno de los mejores negocios del mundo"

 Lo entrevistamos días antes de que oficializara su postulación al Senado, por la Octava Región Costa, con el apoyo del PRO. La idea era que, desde su papel como Directivo de Felices y Forrados, analizara las diversas propuestas que hoy circulan para reformar el Sistema de Pensiones en Chile, y conocer la manera en que con su equipo anticipan los movimientos del mercado, para avisar oportunamente a todos sus clientes cuándo y a qué fondo cambiarse para lograr una jubilación más rentable. Para asumir como candidato, debió dejar la comunidad FyF “para no vincularla con la política”. De paso, vía mail, nos relató las razones de su nueva aventura.


Fue en 2007, cuando era vicerrector de Comunicaciones de la Universidad Central, que el economista Rafael Garay (37) debutó en los medios de comunicación. Según recuerda, en aquel entonces fue el único que proyectó bien una cifra y lo llamaron de Chilevisión para hacer una nota en vivo. Desde ahí, es consultor habitual en materias económicas para programas de todo tipo gracias a un estilo que combina experticia en la materia con un lenguaje cercano al oyente común.
Hoy además hace noticia por su candidatura independiente, apoyada por el PRO, al Senado por la circunscripción Costa de la Octava Región, motivada, entre otras razones, por su interés por perfeccionar el Sistema Previsional chileno, tema que maneja y ha intentado resolver desde la comunidad Felices y Forrados, empresa que ofrece consejos que ayudan a aumentar la rentabilidad de los ahorros previsionales. De hecho, éste era el tema de nuestra entrevista. Hoy ya no es parte de F y F, la dejó al momento de inscribirse para no vincularla con la política. Sin embargo, igual damos a conocer sus explicaciones sobre esta fórmula matemática, que promete anticipar los movimientos del mercado para avisar oportunamente a sus clientes cuándo y a qué Fondo cambiarse para lograr una jubilación más rentable.
Durante nuestra conversación, recordó que su historia con Felices y Forrados comenzó hace dos años, durante una edición de Buenos Días, Mercado, programa de Radio El Conquistador, donde es panelista. “Discutíamos sobre temas de pensiones y yo era de los que creía que no había que moverse de los fondos y comerse la pérdida”, recuerda este ingeniero Comercial de la Universidad del Desarrollo, crecido y formado en Concepción.
“Luego, Gino (Lorenzini, creador de Felices y Forrados) me llamó y me comentó la empresa que estaba armando. Le dije ‘déjame ver qué puedes lograr’. Cuando revisé el modelo encontré que había una cuestión potente. En ese entonces tenían recién 100 clientes a modo de prueba y yo los invité a la radio a discutir respecto de su modelo, y ahí me dí cuenta que sí servía. Y ese fue el nacimiento oficial de Felices y Forrados”.
Para Garay, que recientemente se recibió como doctor en Economía en la Universidad de Lleida, España, el tema resultaba un interesante desafío. Además hubo un “click” con Lorenzini. “Nos dimos cuenta que teníamos una cercanía respecto a otro punto, y es que el día es muy distinto para un ingeniero comercial, MBA, economista, etc, si en lugar de llegar a la casa después de haber ganado plata en una mesa de dinero –y respeto esos trabajos- llegas y dices ‘sabes que le defendí las pensiones a cientos de miles de personas’. Porque es un trabajo que siendo del mundo de la Economía, te puedes sentir absolutamente orgulloso, pleno y éticamente responsable con lo que estás haciendo. Entonces, ambas visiones se integraron”, asegura.
Sin embargo, sus consejos también han estado en el ojo del huracán, por el cuestionamiento que diversos actores del mercado (Superintendencia de Fondos de Pensiones, funcionarios de Gobierno, empresarios) han hecho de sus vaticinios. También llaman la atención algunos de sus postulados.
“Más que las edades (de los trabajadores), nos interesa primero que aporten, que tengas ganas de trabajar. Nosotros seguimos una ley, y es que en la empresa nadie puede ganar menos que nuestro salario mínimo, que es de $450 mil. Creemos que las empresas pueden dar más”, sostiene el también campeón internacional de la disciplina Kudo de artes marciales.
-Su idea de llevar la información y la asesoría sobre fondos de pensiones al común de las personas suena bastante rentable…
-Nosotros no estamos teniendo utilidades como empresa. Yo ofrecí y dije, cuando dijeron que nos estábamos forrando y engañando a la gente, que somos capaces de abrir nuestros balances para que se den cuenta que el año pasado perdimos plata. Si esto no es un emprendimiento para ganar plata, si quisiera eso me voy a un banco de inversiones. Para dejar esta pega, me han ofrecido 10 veces el sueldo que gano, y yo no me he querido ir porque aquí vamos a hacer una diferencia importante en la calidad de vida de la gente. Cuando uno dices que el 60 por ciento de la población de Chile se va a jubilar con menos de 150 mil pesos, no es que jubilen con esa cifra, sino que en el peor de los casos se va a jubilar con 80 mil. O sea, los estás mandando a la pobreza. Eso no puede ser.
-¿Cuál es tu motivación para Felices y Forrados?
-Aquí te hablo a nombre de Gino, pero este era un proyecto que tiene por objetivo optimizar las inversiones en fondos de pensiones que hasta ahora, a entender de Gino -y concuerdo con él- no ha sido óptima. Yo creo que las cifras que se entregan son bastante engañosas muchas veces, se habla de que esto ha rentado un 8,8 por ciento histórico, eso no es así, está mal calculado; la rentabilidad del fondo de pensiones está en torno al 6,5 por ciento, y esos dos puntos menos es la diferencia entre que alguien que tenga una pensión de 150 lucas, o tenga una pensión de 225 (…) Yo creo que la forma ha sido equivocada a través del tiempo; la forma correcta de calcular esto es a través de tasas internas de retorno para mostrar la rentabilidad real, y al mostrar la rentabilidad real tú te das cuenta que es UF + 6,5 por ciento y no UF + 8,8 por ciento como dice la Asociación de AFP o la misma “súper”.
-En términos sencillos ¿podrías explicarnos como funciona su modelo matemático? Evelyn Matthei, cuando era Ministra, señaló “si fuera tan fácil ganar jugando, el mercado estaría lleno de millonarios”
-Lo que pasa es que ella simplifica el tema y además no lo conoce en profundidad. Todas las inversiones, y todos los que invierten a nivel mundial, se basan en su gran mayoría en una fórmula matemática, que es la fórmula de Markowitz. Éste fue un ganador del Premio Nobel por su fórmula de relación riesgo-retorno. Lo que Gino descubrió, y después de cruzar la información con modelos que he construido a lo largo del tiempo, es que el modelo es bueno pero incompleto.Y por qué, porque el modelo en un momento se indetermina, es decir, te entrega cualquier resultado, y eso son las crisis. Entonces el modelo es bueno para invertir en periodos normales, pero cuando tú tienes cualquier crisis genera pérdidas.
-Pero hoy el mundo pasa por sucesivas crisis económicas…
-Cuando se producen crisis, la realidad se da vuelta, y tú tienes activos que rentan más y tienen menos riesgos. Entonces, lo que pasa es que cuando tú juegas solamente con ese modelo te equivocas, así que lo que hizo Gino a través de su modelo fue descubrir que ese modelo está incompleto e incorporarle una variable de cómo evitar pérdida. Y ahí te lo complemento con algo que para nosotros es basal: existe un especialista que algunos equivocadamente le dicen economista, en realidad es un sicólogo de apellido Kahneman (Daniel), el único no economista que ha ganado el Premio Nobel de Economía, en 2002… ¿cuál es su teoría? Que la gente no quiere grandes ganancias, sino que no quiere perder. Entonces, tú les dices  “nosotros no prometemos grandes ganancias, pero lo que sí vamos a hacer es que lo vamos a salvar de las pérdidas”. El 2008 fue un episodio muy traumático para todos los chilenos, recordemos que con la Crisis Subprime, los que estábamos en el Fondo A, perdimos un 35 por ciento de todos los ahorros de la vida. Eso fue dramático, y le puso piso no solamente a que Kahneman tenía razón en su teoría, sino que a que un modelo basado en minimizar las pérdidas y en maximizar las rentabilidades, iba a ser un modelo que obviamente sería muy bien valorado por la gente como ha quedado demostrado ahora.
-¿En qué se basaron ustedes cuando señalaron (30 de junio) que quienes siguieron su estrategia de cambiarse del Fondo A al E, y viceversa, les aumentó la rentabilidad en 20,24 por ciento, durante los últimos 24 meses?
-No es una cifra promedio, es una cifra real para quien usó la estrategia. O sea, si tú en los 24 meses hiciste exactamente lo que nosotros te dijimos, actualizado al día de hoy (9 de agosto), ganaste más de un 24 por ciento. Y la que se ha mantenido en el mismo periodo en el Fondo A, ganó un 5 por ciento (…) indistintamente del fondo que tú tengas, nosotros vamos viendo efectos de rentabilidad. Es decir, supongamos que tenías 100 pesos, y en el primer cambio de fondo al final terminaste con 103. Y después, en el segundo, con 105. Bueno, ahora, tienes 25 por ciento de rentabilidad sobre tu monto inicial…haciendo los ajustes obviamente de que hay aportes entremedio que hay que limpiar, que es justamente donde se equivocó la “Súper” al no limpiar los datos intermedios. Porque cuando ella dice “oye, es que el 99 por ciento perdió”… ella no limpió los datos intermedios.
-¿Cuáles son esos?
-Tus cotizaciones. Porque esto no es un monto que tú no tenías hace dos años y no pusiste un peso y llegamos al día de hoy; entremedio tú seguiste poniendo. Entonces, hay un cálculo de parte de la Superintendencia para decir “su presentación es bien rara”, y ahí te invito a visitar su página. La superintendenta dice “mira, aquí tenemos todos los cambios de fondo y aquí están las pérdidas”. Yo fui al Senado a debatir con ella, le dije: “Usted está hablando de pérdidas, yo miro la columna completa y no hay ningún número rojo, son más o menos ganancias, pero nadie ha perdido un solo peso acá” (…) Lo que ella debió decir de manera correcta es “ganaron menos quizás en un periodo”. Pero ojo, ahí viene la segunda parte, que es a qué riesgo. Porque yo te digo “mira, tú puedes ganar 5 pesos: pueden ser 105, arriesgas casi 0, o pueden tener 110 a un alto riesgo, o sea quizás termines en 90. Todos optan por el 105, nosotros lo sabemos, la gente no quiere perder sus ahorros, prefiere ganar de manera, yo diría, consistente y tranquila, que estar viendo el vaivén de los mercados.
-Aunque es complejo… ¿podría hacer una proyección financiera y dar un consejo sobre los movimientos con los fondos de pensiones para los lectores que verán esta entrevista entre agosto y septiembre?
-Es difícil anticipar, no se puede. Por ejemplo, nosotros ahora estamos en semáforo en rojo. Esto significa que estamos con una alta posibilidad de que en los próximos cinco días nos movamos del Fondo A al  B. Por qué; porque todos tenemos, para ponerlo en términos sencillos, “sensores” en cada bolsa, no solamente la chilena.
-La Superintendencia y otros agentes del mundo bursátil acusaron a Felices y Forrados que con sus consejos, de alguna forma están modificando el mercado, y que eso puede generar pérdidas para algunos. Concretamente, hace poco la Superintendencia de Pensiones (SP) otorgó una mayor flexibilidad y liquidez al Fondo E…
-Lo que es un desastre.
-¿Qué lectura hace de este movimiento?
-A mí me ha tocado estar varias veces con la Superintendenta. En ninguna de sus intervenciones ella ha utilizado la palabra mejores pensiones. Que la estabilidad del mercado, que protejamos las empresas… a ver, pero esperemos un poco: éste es un modelo de pensiones que sirve para que la gente se jubile de manera digna, no para cuidarle el bolsillo a empresarios que con sus inversiones en tecnología ganan 603 millones de dólares al año. Entonces, estamos legislando para proteger a las AFP, pero no estamos legislando para proteger los fondos. Las medidas que implementó la Superintendenta son malas. El tema de esta mayor liquidez en el Fondo E, qué significa eso: que ahora se puede invertir ahí en bonos de peor calidad, es decir, bonos más riesgosos. Aumenta el riesgo del Fondo E, por lo tanto, este fondo ahora queda más sensible a las crisis que cuando era el fondo más resistente. Ese es un error conceptual.
-¿Cuáles son los efectos que busca esta medida?
-Lo que hace es entregarle un balón de oxígeno adicional a las administradoras.  Las personas se podrían ver perjudicadas al final del día por esa medida, como la medida del prorrateo, que también es una soberana tontera lo que está haciendo la Superintendenta. Pero ¿cuál es su problema? Dice “es que ustedes hacen que se cambien 80 mil personas el mismo día”… sí, pero el problema no es nuestro, el problema es de la Superintendencia, porque nosotros pedimos tener acceso… tú sabes que nosotros no podemos almacenar información de nuestros clientes, lo tenemos prohibido por la Superintendencia. Qué pasa, si nosotros tuviésemos esa información, podríamos haber segmentado los cambios; quizás la gente entre tal y tal edad, se cambiarían un día, y esas serían solamente cinco u ocho mil personas, y en otro día, con otro perfil de riesgos, se cambiarían otras (…). Pero la Superintendenta no nos deja, y como no tenemos información, estamos ciegos, y por eso tenemos que cambiarlos a todos juntos
-¿Consideras que estas medidas son una reacción directa al efecto que ustedes provocan en el mercado con susrecomendaciones?
-Voy a hablar con total transparencia y sin off the record. Cuando hay un cambio masivo de fondos ¿a quién le cruje el bolsillo? No es al afiliado, es a la empresa, a la administradora. Porque muchas veces tiene que salir a liquidar posiciones que estaban baratas y mal hechas, o muchas veces tiene que usar líneas de crédito gigantescas para financiarse. Voy a ser bien sincero: la alteración (de F y F al mercado financiero) existe, pero es bien marginal. Pero vamos a la pregunta de fondo: ¿los ahorros de los chilenos para la vejez existen para que los miembros del sistema financiero ganen más plata? o ¿en realidad el sistema financiero existe para que la gente se jubile mejor? Nosotros entendemos que es lo segundo. Esos ahorros, que un momento llegaron a ser 200 mil millones de dólares, ellos entienden que son para que se puedan invertir, para que se presten plata entre las empresas, para que estemos financiando la expansión del retail… porque, si tú miras para dónde se ha ido la plata, se ha prestado a los 10 principales bancos de este país, y a las quince empresas más grandes. O sea, la expansión de Falabella, la expansión de Cencosud o Banco Chile, o Banco Santander, ha sido financiada por plata de los chilenos.
-La crítica fundamental que se hace al sistema de AFP es que el riesgo es cubierto completamente por el cotizante ¿Ustedes al provocar estos movimientos masivos de cotizantes están trasladando parte del riesgo a las AFP y que por eso los critican tanto?
-A mí me da la impresión que el modelo de AFP chileno es uno de los mejores negocios del mundo, porque el riesgo es del afiliado y el ingreso fijo es de la empresa. Si tú pagas una comisión fija, ganen o pierdan plata, tú siempre vas a pagar, la AFP siempre va a ganar, pero no así el afiliado. Entonces, lo que nosotros estamos haciendo es nivelar la cancha. Esto es un modelo que funciona básicamente con lo que se denomina en economía “asimetrías de información”: un modelo donde el afiliado tiene que ser idealmente ignorante, y la empresa saber mucho, así ha funcionado. Hoy día la cancha se empieza a equiparar, porque los afiliados ya no son ignorantes, empiezan a mirar la bolsa, ya no se creen todo lo que les vendían, no se creen lo que les dice la Superintendencia (…) lo otro, tú dijiste algo al pasar: que el riesgo es de los afiliados. No siempre fue así. El Decreto ley 3.500 del año 80 (que dio nacimiento a las AFP) ha tenido cuatro modificaciones. Todas ellas son en favor de las empresas. De hecho, cuando se crea el sistema Multifondo pasan adicionalmente dos cosas: se traspasa el riesgo de pérdida a los afiliados. Eso no fue así antes, cuando existía un fondo de estabilización (Fondo de Reserva de Fluctuaciones), que cubría las eventuales pérdidas. Y se eliminó, curiosamente, yo no creo mucho en teorías de conspiración, pero fíjate que este fondo se elimina un poco antes de la crisis del 2008. Entonces uno dice “a ver, cómo es esto, no me cuadra”.
-Gino Lorenzini señaló a un medio de prensa digital: “si apenas un 1 por ciento de los afiliados ejerce su derecho a cambiarse de fondo para evitar pérdidas, y ello altera el sistema financiero, es más que considerable evaluar la necesidad de implementar un cambio de la ley, para que así el riesgo de pérdida se radique como era originalmente en la AFP y no en sus usuarios” ¿Llegó el momento de hacer este cambio?
-Mira, yo concuerdo bastante con Gino, pero el tema es el siguiente: si se mueve un poco la gente y se quiere cambiar la regulación, entonces la ley estuvo mal hecha. Nosotros planteamos que estamos dispuestos a cerrar Felices y Forrados, se acaba la empresa, con una condición: que vuelva la ley al año 80, se eliminen los multifondos, volvamos al estado original y devuelvan el riesgo de pérdida a las AFP. Y ojo, y levanten el encaje. El encaje es el porcentaje del fondo que tú administras que tienes que mantener, entre comillas, invertido en el mismo fondo, pero es plata de las AFP y no de los afiliados. Es un 1 por ciento ahora.

“Es imposible que me intimiden”

-¿Has sentido hostigamiento por parte de grupos de poder?
-Hay de todo, desde información mentirosa publicada en los medios, de los cuales en algunos pedimos fe de erratas y en otros iniciamos acciones legales; llamadas telefónicas no habituales, digamos, para darte mensajes no simpáticos…
-¿Te han amenazado?
-Sí, claro. Yo lo dije una vez en el programa de Nicolás Copano. A mí me da lo mismo, es imposible que me intimiden. Soy soltero y sin hijos, soy el gallo equivocado para amenazar. Obviamente, aquí se está tocando el corazón del gremio más poderoso del país, éstos son los que controlan más plata, más que la banca, incluso. Hubo un periodo, piensa tú, que Gino estuvo fuera del país, con la señora y con los niños…. por posible riesgo. Entonces, es una cuestión que pasa, yo estoy acostumbrado. Hay un dicho que dice mi jefe en la radio: “Al que sale en la tele no lo mata nadie”. Yo creo eso, por lo tanto vamos a seguir con más fuerza.
-¿Qué es lo que más te ha molestado de lo que según tú sería hostigamiento a través de los medios?
-No, el hostigamiento es personal, llamadas telefónicas, etc. En un medio se publicó información derechamente falsa, con fuentes falsas, creyendo que nosotros somos tontos, basándose en los estudios que sostenían que nuestro modelo era malo, y que habría sido hecho por una empresa gigantesca llamada Morning Star, en Estados Unidos. Nosotros los contactamos directamente para preguntar por qué hicieron eso, y nos respondieron “nosotros jamás hicimos ese estudio”. O sea, manipulando información en medios locales. Esto tiene que ver mucho con poderes económicos, con lobby, pero nosotros estamos acá para resistir lo que venga.
-Una comisión especial del Senado estudió el tema de reformar el sistema de AFP y estableció 22 puntos. Por otra parte, el Gobierno también sugirió algunas reformas ¿Qué te parecen estas propuestas?
-Creo que lo del Senado fue interesante. Me tocó participar en un seminario dos días y después ir a exponer a la Comisión de Trabajo del Senado y la Comisión especial de modificación del sistema de pensiones que preside el senador Tuma. Yo creo que ahí se recogen buenas ideas, entre ellas seis que son nuestras: como variabilizar comisiones, o sea que la AFP no cobre comisiones altas a todo evento. Hay temas de transparencia, temas de supervisión, de facilitar el tema de que las cotizaciones sean pagadas: tú sabes que hay más de dos millones de acciones legales en tribunales por cotizaciones impagas. Esa es una realidad que a veces uno desconoce.
Hay otras propuestas que están presentes en ambos. Por ejemplo, aumentar la edad de jubilación tanto en hombres como mujeres. Se ha hecho en países desarrollados, pero yo creo que para el Chile de hoy es una soberana estupidez. Porque Microdatos de la U. de Chile te muestra que el desempleo en mayores de 60 años es del 70 por ciento. Entonces, si tú tienes que siete de cada diez están desempleados, cómo más encima les alargas la jubilación. Lo único que vas a lograr es que la gente se endeude más y termine perdiendo todos los activos que tiene, vendiendo la casa para poder sobrevivir. En este país, pasados los 55 años estás muerto laboralmente. Ahora ¿quieres aumentar el ahorro? Yo estoy en línea con eso, pero de la mano con otra cosa.
-¿Aumentar las cotizaciones? Pero eso traería más reclamos…
-No del 10 al 13 por ciento. Pero que vaya aparejado con otra cosa: si tú aumentas la cotización, la pensión aumenta un 30, lo que es exactamente lineal. Si tú agarras la rentabilidad, alineas los incentivos y la rentabilidad sube en un 1,1 por ciento, o sea, del 6 y medio histórico al 7 y medio, las pensiones crecen un 24 por ciento. Si tú logras que aumenten dos puntos, las pensiones aumentan un 55 por ciento. Dos puntos de rentabilidad es muy superior a aumentar el ahorro, entonces… ¿quieren algo acá? Yo diría OK, (aumentar) del 10 al 11,5 por ciento, pero por otro lado quiero que las AFP se esfuercen por esto. Si las AFP ganan porque tienen mejor rentabilidad, se van a esforzar.
-¿Qué te parece la propuesta de Michelle Bachelet por crear una AFP estatal?
-No me molesta la idea, es una de las propuestas que nosotros hicimos. Ahora, nos dicen que somos estatistas, no me importa cómo me llamen, la pregunta es cómo le metes competencia al sistema. Si hoy lo que tienes son barreras de entrada que apenas se han podido vencer: se dice “mira Modelo es una AFP nueva”… sí, pero rastreemos un poquito quién es Modelo: Modelo es Andrés Navarro, el que desarrolló los sistemas para que operen las otras AFP. O sea, cómo te ganas la licitación: primero, siendo una AFP aprobada porque tienes los sistemas, porque tienes una espalda financiera gigantesca y te metiste al negocio, y en esas condiciones puedes ganar. Pero, esto que esté abierto, que dicen que cualquiera puede montar una AFP, es una mentira.
-¿Y cuál es tu parecer respecto a la propuesta del candidato Marcel Claude, sobre poner fin al sistema AFP y volver al reparto solidario?
-Demasiado caro. Yo conozco harto a Marcel Claude, lo respeto, trabajamos juntos. El problema del sistema de reparto es que hoy el 20 por ciento del presupuesto del país ya se va a pensiones entre fuerzas armadas, el pilar solidario de la Presidenta Bachelet. Si tú le pasas todo el sistema al Estado, te podría dar algo que quizás en un plazo no tan largo llegue a los 25, 30 mil millones dólares de gasto anual. Eso no es sustentable. Eso podría ser si alguien nos garantizara que el precio del cobre va a ser cuatro dólares y medio para siempre. Pero como el precio ya está en tres y probablemente va a caer de los tres rápidamente, eso no es financiable. Yo creo que lo hay que hacer es un sistema que tenga un componente que nosotros con Gino llamamos componente mixto, que tiene un pilar solidario estatal fuerte, y es que a cada niño que nace se le pone un millón de pesos. Y el resto, la gestión privada. Si tú le pones a cada niño nacido en Chile vivo, y le abres una cuenta AFP a los cero años, en 40 años eliminaste la pobreza en Chile, se te acabó la indigencia, se te acabó todo.

“El PRO garantizó mi independencia”

-¿Por qué decidiste finalmente ir a candidato a senador como independiente por el Partido Progresista? ¿Qué te atrajo o convenció de esa agrupación?
Inicialmente tuve conversaciones con Renovación Nacional. Tengo cercanía con muchas personas en el partido, especialmente en la Octava Región, pero lamentablemente no mucha sintonía con sus dirigencias en Santiago, lo que hacía complejo poder proteger mi independencia.
De ahí surge la alternativa del PRO, donde desde el primer momento, a pesar de diferencias de opinión en algunos temas, mi independencia jamás FUE cuestionada, lo que en lo personal me hace sentirme muy cómodo para desarrollar un proyecto político, desde la independencia, y con respaldo.
-¿Quién financiará tu campaña? ¿Cómo conseguirás fondos?
A diferencia de otros candidatos que poseen fuertes recursos en la zona, y tapizarán las 26 comunas de la circunscripción de papeles, yo haré una campaña modesta, sin gran despliegue publicitario, financiado por personas naturales y aportes atomizados, sin contar con un gran financista individual.
Tampoco pretendo contaminar las ciudades de mi región con miles de palomas y letreros.
-¿Tienes en mente algún proyecto de ley específico o alguna causa a defender una vez que estés en el Parlamento?
Si, lo tengo absolutamente claro.  Un proyecto de ley que permita perfeccionar de verdad el sistema previsional, incorporando un mayor pilar solidario, para que todos los chilenos tengan pensiones justas y dignas. Hoy el 60 por ciento de los chilenos recibe menos de $150.000 pesos de pensión, por lo que es urgente mejorar el sistema y fortalecer el pilar solidario.
También un proyecto para fortalecer la competitividad de la Región del Biobío, y que le permita transformarse en un polo de desarrollo, generación de empleo, y nacimiento de nuevas industrias. Una especie de valle tecnológico y de servicios en nuestra región. Esto debe ir junto a un fortalecimiento del agro, y de las industrias regionales existentes. “Ley por el desarrollo de la Región del Biobío”
Propondré además un proyecto de ley que elimine el pago de contribuciones a jubilados si se dan condiciones de vulnerabilidad. Esto va en la línea del respeto hacia la tercera edad, tal como la eliminación del 7% de salud. Nombro solo tres para no regalarles todas las ideas y proyectos a los competidores por la Octava Costa.
-¿En caso de que no resultaras electo… ¿volverías a trabajar en Felices y Forrados?
Trabajaré para ser electo, ese es mi foco y mis energías están puestas en eso.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES