Redes sociales: aliadas de la participación ciudadana

Rector-USTRoger Sepúlveda Carrasco,
Rector de Santo Tomás Concepción

Hace un mes, Chile fue sede del Sexto Congreso Latinoamericano de la Asociación Mundial para el Estudio de la Opinión Pública (WAPOR, en inglés), evento que reunió a selectos especialistas internacionales y locales en la materia, pero que pasó casi inadvertido para la mayor parte de los chilenos.
El encuentro titulado Opinión Pública, Crisis de Representación y Nuevas Formas de Participación analizó entre otros temas, el rol de los medios digitales y de las redes sociales para generar una ciudadanía activa e interesada en debatir.
Durante los tres días en que se desarrolló este congreso, se presentaron estudios relacionados con la importancia de la opinión pública en procesos tan importantes como el electoral y la baja sustancial que han exprimentado el valor de la confianza que la comunidad tiene en la política y sus representantes. Se trata de un descenso paulatino de ella en países con tradición democrática, donde sus políticos son los peor valorados.
¿Significará esto que ya no ven en la democracia al mejor sistema político o que no creen necesaria la existencia de políticos?
Los expertos asistentes al congreso demostraron que contrariamente a esta creencia, las personas sí están interesadas en materias políticas, pero que no les gusta el actual sistema. A diario crece el debate sobre pasar de una democracia representativa a una participativa y deliberativa, pese a sus riesgos, los que quizás no son más que los observados hoy.
Nuestra sociedad tiene ciudadanos activos y empoderados, que exigen mayores cuotas de transparencia y participación; que buscan horizontalidad evadiendo las jerarquías, y ejemplos hay muchos. Basta recordar la llamada Primavera Árabe que empezó en Túnez luego de que un comerciante callejero se quemara a lo bonzo en protesta por el acoso policial que sufría, y que luego se extendió como reguero de pólvora a los países vecinos, terminando con la caída de los regímenes en Libia y Egipto; los cinco años de guerra civil en Siria y las importantes protestas que estuvieron a punto de desestabilizar el tradicional gobierno laico en Turquía. Todos tuvieron como hilo conductor las redes sociales como Facebook o Twitter.
Estos fenómenos globales tienen su correlato local. Ejemplos fueron la convocatoria a través de redes sociales para coordinar protestas estudiantiles o lo acontecido en el gobierno anterior, cuando se dio pie atrás a la construcción de la central termoeléctrica de Punta Choros tras los masivos reclamos en Twitter.
El impacto en inmediatez y masificación que nos brindan las redes sociales es altísimo. Las nuevas generaciones lo han comprendido y es para ellos una forma natural de comunicación.
Si queremos una sociedad comprometida y participativa, tal vez debemos trabajar desde ellas para estimular a la ciudadanía, mediante la transmisión de ideas y de propuestas de iniciativas que nos hagan crecer como sociedad. Las redes sociales están aquí y llegaron para quedarse.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES