Reforma Laboral, diagnóstico equivocado y falta de temáticas modernizadoras

La Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción ha estado atenta a los alcances del proyecto de Reforma Laboral que impulsa el Gobierno. Si bien es necesario modernizar el mercado laboral, consideramos que la propuesta no avanza en materias que son necesarias para generar más y mejor empleo.

col-CPCC
Alberto Miranda Guerra Presidente Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción

El proyecto omite problemáticas necesarias de abordar, como, por ejemplo, la baja tasa de participación laboral de mujeres y jóvenes, cuyo impulso requiere de cambios en la flexibilidad horaria y apoyo a salas cuna. Este diagnóstico es respaldado por el Informe 2015 de la OCDE, que recomienda fortalecer las políticas de fomento de participación femenina en la fuerza laboral.

Otra medida necesaria para mejorar la movilidad laboral es modificar el sistema de indemnización por años de servicio. En este sentido, la OCDE propone disminuir las indemnizaciones por despido de trabajadores fijos para facilitar el ajuste de la fuerza laboral. Junto con esto, el organismo internacional sugiere ajustar la formación técnico-profesional a las necesidades de mercado, para mejorar la empleabilidad, aumentar la productividad y reducir la pobreza.

Sin embargo, estos antecedentes no están considerados en el proyecto de ley que, además, parte con un diagnóstico equivocado al señalar que, por ejemplo, “las relaciones laborales se caracterizan por una falta de confianza y colaboración”, lo que no se condice con los resultados de la encuesta Bicentenario 2013, en la que un 72 % de los trabajadores manifiesta sentir mucha o bastante confianza en la empresa en que trabajan. Por otro lado, señala que “el ordenamiento legal limita los espacios de negociación y entendimiento”, lo que tampoco se comparte, pues de la totalidad de las negociaciones, menos del 10 % de los trabajadores entra en conflicto directo con su empleador. Y respecto a que “las normas que regulan las negociaciones son muy rígidas y obstaculizan los acuerdos”, en la práctica sólo un 1,3 % de las sanciones cursadas por la Dirección del Trabajo tiene relación con la negociación colectiva u organismos sindicales.

Nos preocupa, además, el reemplazo de personal en huelga y el piso de negociación. En este sentido, creemos relevante considerar que hay áreas estratégicas en algunas empresas que no pueden dejar de funcionar.

Sumado a esto, el proyecto establece una sindicalización forzosa que restringe la libertad individual de los trabajadores. El hecho de que sólo aquellos que se afilien a un sindicato puedan adquirir ciertos beneficios representa una limitación grave a la libertad de asociación. Como gremio, creemos en la libertad de asociación de los trabajadores, así como consideramos esencial mantener las facultades de administración del empleador, respetando al trabajador y sus organizaciones.

Éstas y otras medidas permitirán avanzar hacia un mercado con mejores condiciones y relaciones laborales, en un ambiente que propicie el crecimiento y sostenibilidad de las empresas.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES