Reserva Biológica Huilo-Huilo: Paraíso natural

Es la reserva biológica del sur del mundo donde se desarrolla turismo sustentable y exitosos proyectos de conservación natural. Dentro de ella existen atractivos hoteles temáticos que como telón de fondo tienen a la cima del Mocho -Choshuenco, al lago Pirihueico y al río Fuy que da forma a saltos y a cascadas que adornan un paisaje repleto de vegetación nativa.


Son 100 mil hectáreas de bosque nativo de punta a punta que están emplazadas en un ecosistema con atributos únicos. Como si esas características no bastaran, parte de ella fue declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera en el 2007, estatus que escasos destinos pueden ostentar en el mundo .
Y como área protegida, lo que en la Reserva Biológica Huilo-Huilo -ubicada en la comuna de Panguipulli, Región de Los Ríos- se desarrolla es el turismo de intereses especiales con actividades outdoor y servicios hoteleros ejecutados en perfecta armonía por un entorno que cobija lagos de origen glaciar, más de 80 especies de aves, humedales, bellísimos saltos de agua y ambiciosos proyectos de conservación natural. La única experiencia exitosa de reproducción de huemules en ambiente controlado en Chile es un ejemplo de este trabajo.
Por eso es que también cada detalle de la arquitectura de sus instalaciones está inspirado en la riqueza natural del lugar. Y más. Porque la magia que emerge desde el bosque nativo personificada en hombrecillos que según la gente de Neltume y Puerto Fuy –vecinos de Huilo-Huilo- antiguamente habitaron la zona, aparece sorpresivamente en cada rincón de la Reserva. Y está presente con hermosas esculturas en madera, elemento que por años fue la base de la matriz productiva de los pueblos aledaños.

Hoteles temáticos

En el ingreso principal a la Reserva Biológica Huilo-Huilo inmediatamente llaman la atención dos hermosas estructuras de madera, una en forma de montaña, con una cascada que escurre desde su cima hasta el suelo, y la otra similar al Baobab, el gran árbol africano. Se trata del Montaña Mágica y el Baobab Hotel SPA, el primero, un cómodo lodge de 12 habitaciones, y el segundo, un hotel de siete pisos y 55 habitaciones que entregan espectaculares panorámicas. En su interior funciona un restaurante del mismo nombre, y un Spa, Lawenko, con piscinas interiores y exteriores, que además ofrece tratamientos de belleza y relajación que en su mayoría usan productos hechos a base de hierbas y de agua de las vertientes de la Reserva.
A 500 metros de ambos hoteles, en la ladera norte del río Fuy, existe una alternativa exclusiva y que asegura privacidad absoluta. Se trata del Nawelpi Lodge, con 12 habitaciones con equipamiento de lujo. Este servicio se encuentra en marcha blanca y con tarifas promocionales hasta el 30 de noviembre de 2011.
Actualmente está en construcción un tercer hotel, Reino Fungi, que tendrá forma de hongo, como una manera de representar a las 160 especies que conforman la microvegetación de la zona. De 3 pisos y 18 habitaciones premium, su acceso es a través de un puente climatizado, pues su primer nivel está a 6 metros del suelo. Su inauguración se estima para el verano del 2013.
Pero no sólo de hoteles se conforma su oferta de servicios. Hay alternativas para todos los gustos y presupuestos. Existe un camping con 22 sitios que funciona a partir del 15 de diciembre. A sólo metros de esta zona están las Cabañas del Bosque, totalmente equipadas y con capacidad para 4, 6 y 8 personas. Otra posibilidad para vivir de cerca esta experiencia natural es la del Canopy Village, pequeñas casas instaladas en los árboles -a cinco metros del suelo- cuyas ventanas facilitan la observación de las aves. Cuentan con un equipamiento básico compuesto por mesas, catres de campaña y sacos de dormir.
Los hoteles de la Reserva ofrecen servicio de traslado de pasajeros para 6 personas desde Temuco y Valdivia. El servicio se debe coordinar con anterioridad en [email protected]
La mejor vía para llegar a este destino es a través de la Ruta 5 Sur hasta el cruce de Lanco. En ese punto se debe tomar el camino hacia Panguipulli y una vez pasada esa ciudad, seguir el viaje a través del camino Internacional Panguipulli-Puerto Fuy que lo llevará hasta la Reserva, ubicada en el kilómetro 55. El tramo desde la capital de Los Ríos hasta Huilo-Huilo (165 kms) demora aproximadamente dos horas y media. El camino es bastante curvoso lo que obliga a ser cuidadoso en la conducción, más aún si no se conoce bien la ruta.

Panoramas todo el día

Alrededor de 40 tipos de expediciones se ofrecen en Huilo-Huilo. Trekking por senderos temáticos, cabalgatas y rafting y travesías en kayak por el lago Pirihueico son algunas de ellas. Su oferta está abierta para todo visitante. Se recomienda llamar con un día de anticipación al centro de excursiones del hotel Baobab (63) 1970121- 1970122 para reservar cupos y conocer la programación de actividades. Algunas de ellas se suspenden cuando las condiciones climáticas son adversas.
En el Portal de la Reserva (63) 1972620 también se entregan informaciones y se hace la inscripción directa para el canopy, desde las 9 hasta las 18 horas. Hay para niños y nivel intermedio. El más extremo es el canopy XL -mayores de 18- que a través de cinco tirolesas, en promedio de medio kilómetro cada una, permiten cruzar el bosque a 90 metros de altura.
En Huilo-Huilo existe un centro de nieve con el único snowpark de Sudamérica que funciona en verano, y con canchas de ski y snowboard para niveles medio y avanzado. Además se ofrecen tours en motos y un entretenido viaje en Darwinii por la nieve, un anfibio con capacidad para cinco personas que es conducido por un guía. Recomendado para toda la familia.
Incluso existen actividades para las últimas horas del día, como para completar el panorama. Una de ellas es un viaje a un mirador emplazado en medio de un bosque de lengas, a unos 1.400 m.s.n.m, que entrega una bellísima panorámica del atardecer hacia los volcanes Villarrica, Quetrupillan y Lanin, y hacia los lagos Pirihueico, Neltume y Panguipulli. Quizás una de las más interesantes es el trekking nocturno al salto Huilo-Huilo, iluminados sólo por antorchas, en un recorrido mágico por el bosque de la zona. Porque magia y sorpresas son lo que abunda en este lugar.

Si de probar un producto típico de la Reserva se trata, un imperdible es la cerveza Petermann, hecha especialmente con agua de Huilo-Huilo, ciento por ciento de malta y siguiendo al pie de la letra la ley de pureza alemana para la elaboración artesanal de esta bebida. La cervecería está ubicada al interior del Portal de Los Ciervos, a menos de cinco minutos de los hoteles. Los visitantes -previa coordinación- pueden conocer el proceso cervecero y disfrutar de una degustación de sus cuatro cervezas de variedad Ale. Dentro de la cervecería también existe servicio de cafetería abierto a todo público.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES