Restobar Amador: Lo que faltaba en San Pedro de la Paz

En diciembre pasado este local abrió sus puertas y sorprendió con su propuesta de restobar que ofrece un cómodo y elegante espacio para pasar un grato momento.
“Amador” tiene fascinados a los penquistas y ya está convertido en un excelente panorama para cualquier día de la semana exceptuando el domingo. A la siete de la tarde sus puertas ya están abiertas porque en este restobar  -ubicado en el circuito gastronómico de San Pedro Viejo- la actividad comienza y termina temprano.
Más que ser el local que está de moda, su éxito se fundamenta en que fue planificado pensando en una necesidad que todavía no había sido satisfecha: un lugar entretenido, cálido, cómodo y con una oferta gastronómica que no circunscribiera su carta en un estilo determinado.
Notable es que rescata el concepto de piano bar que desde hace años no se veía en la ciudad. Esta idea más su cuidada ambientación, su diseño de iluminación y sus dos amplios ambientes -uno de ellos con un comodísimo bar de madera en el centro- se conjugan para crear una atmósfera relajada que invita a disfrutar la comida y las diferentes alternativas del bar.
Pero sobre todo lo que más se agradece es el placer de estar en un lugar entretenido donde se puede conversar sin el tormento de los altos decibeles de la música en vivo, como se estila en otros locales nocturnos.
Su carta de comidas apuesta a una gastronomía variada. No es un restaurante de mantel largo. Sin embargo, es posible encontrar en él exquisitos platos principales -preparados por un excelente chef- como el filete a la pimienta, pollo agridulce, salmón con jaiba, ostiones, pero también la alternativa del sushi,  pizzas o tablas de filete, y los precios son los mismos que en cualquier otro de los locales del sector.
Su joven dueño, Marcelo Ortiz, que por cierto no es nuevo en estas lides, porque además es propietario del restaurante “Barros 13” y del  “Loft”, señala que no quiso encasillarse en una oferta gastronómica especializada, precisamente, para ser fiel a lo que debe ser un restobar, es decir, un lugar donde “te puedes tomar un trago, cenar y escuchar algo de música, pero sin la formalidad de un restaurante”.
Este concepto gusta a un público diverso y es por eso no extraña encontrar en sus mesas a gente a partir de los 30 años.
Un punto para destacar es su estilosa decoración que incorpora madera, piedra, mármol y cuero para lograr ese toque cálido que se siente en todo el local y que se complementa con la informalidad que se puede vivir en el bar, que está ubicado cerca del piano para los que van por el placer de oír buena música.
Hay algunos días en que un simpático mago recorre las mesas para divertir con sus trucos; otras jornadas están marcadas por el bossa nova, los covers en inglés o las cálidas melodías de un pianista invitado.
Otra ventaja para subrayar es que se nota una especial preocupación por el servicio y el equipo a cargo de la atención, en su mayoría estudiantes universitarios que logran mucha sintonía con los clientes. “Nos esmeramos por buscar nuevas fórmulas para mejorar este aspecto y lo mismo con la carta de comidas que esta temporada de invierno tendrá algunas modificaciones para adecuarnos a la estacionalidad”.
A las dos de la mañana toda la actividad ya está finalizada en el “Amador”, porque esa es la idea de su dueño, ser una alternativa de relajo y entretención que comience muy temprano, pero que acabe en un horario también moderado. Entretenido y absolutamente recomendable.
Restobar AMADOR
Lota 101 San Pedro Viejo
2136800 www.amadorrestobar.cl
Reservas a través de la web y teléfono
Abierto de lunes a sábado.
De 19 a 2 de la mañana.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES