Rincón Criollo: Tradición y nuevos desafíos de una marca emblemática

Este tradicional restaurante penquista es sinónimo de sabores tradicionales. Con su exquisita carta de preparaciones caseras, la empresa de la familia Ávila-Oñate ahora cuenta con dos sucursales: una en Puerto Marina y otra en Pucón.

publi-rincon criollo-IMG_8275
En pleno Valle Nonguén, rodeado de un hermoso paisaje natural, con un estilo rústico y acogedor, el Rincón Criollo recibe a sus visitantes. El ambiente familiar, tradicional, la sensación de “estar en casa”, caracterizan a este restaurante que encanta el paladar de los comensales.

Tal como en sus inicios, Alicia Oñate Cares, su esposo, Humberto Ávila, y sus hijos, han sabido mantenerse a través de los años, conservando los sabores de la comida típica y casera que siempre los ha caracterizado.

Hace 38 años, y con la idea de obtener un mayor bienestar familiar,  convencida de su destreza culinaria, Alicia Oñate decidió emprender un negocio desde la cocina de su casa. Entonces no vislumbraba el éxito que alcanzarían sus platos abundantes y exquisitas preparaciones, ni el rumbo que tomaría su vida y la de su familia.

Con la perseverancia heredada de su padre y las habilidades gastronómicas de su madre, unidas a sus ganas, esfuerzo y dedicación, comenzó a cimentar el camino que la lleva hoy a contar con tres locales del Rincón Criollo. Un verdadero imperio gastronómico que comenzó ofreciendo sopaipillas, calzones rotos, empanadas y un reconocido mote con huesillos que encantaba cada vez a más visitantes. Preparaciones simples que se convirtieron en la carta de presentación de este emprendimiento que con los años fue ampliando sus horizontes, planteándose nuevos desafíos y dando forma a un verdadero sueño.

 

Se hace realidad

Tras dos décadas de arduo trabajo por parte de los Ávila Oñate para hacer crecer su empresa y un difícil episodio de salud que afectó a Humberto Ávila, tomaron la decisión de construir lo que hoy es su casa matriz en Valle Nonguén, la que puede atender a 200 personas. De inmediato surgieron en la edificación elementos tradicionales y detalles -que se mantienen hasta hoy- y que invitan al visitante a entrar en contacto con las tradiciones de la tierra, con una calidad y dedicación que revelan en cada espacio un amor por el oficio gastronómico y una atención de primer nivel que invita siempre a regresar con la familia y amigos.

Actualmente, Rincón Criollo es una marca consolidada, dirigida por su Gerente General, Alejandro Ávila Oñate, su esposa, Mabel Díaz Araneda, y Andrés Ávila Oñate, el menor de los hermanos. Cada uno, desde sus funciones -asumidas desde hace seis años- se esfuerzan por mantener y traspasar al equipo de colaboradores la mística y el amor por el trabajo inculcado por su madre, quien nunca ha dejado de estar atenta al quehacer del restaurante. Esto es evidente, cuando al entrar es Alejandro quien está tras la barras o su esposa oficiando de cajera. Ella señala: “Si tenemos que atender lo hacemos, si hay que estar en la cocina, Alejandro está ahí”.

Tal como lo agrega su Gerente General, “la misión de esta familia es conservar intactas las tradiciones y cualidades que le han dado prestigio a este restaurante de comida típica y desde esa mirada proyectarse hacia el futuro”.

 

Nuevos desafíos

Los años 2013 y 2014 fueron para el Rincón Criollo una etapa de oportunidades y decisiones importantes que culminaron con la apertura de dos nuevas sucursales; Rincón Criollo Puerto Marina, en el complejo gastronómico del Casino Marina del Sol, habilitado para 180 personas, oportunidad que les dio la posibilidad de llegar a otro público y en un horario distinto al de su primer local.

Junto a ello, en diciembre pasado abrieron, además, Rincón Criollo Pucón -para 90 comensales- que debutó con excelente crítica por parte del público y satisfactorios resultados para la familia en términos comerciales. Como explica Alejandro Ávila: “Mi madre siente un gran cariño por el sur, le gusta mucho, entonces abrir un local allá fue como darle un gustito a ella, además ella se mantiene activa y es mi apoyo en el negocio”.

publi-rincon criollo-IMG_8255

Este 2015, los incansables Ávila Oñate buscarán que ambos proyectos se consoliden satisfactoriamente, poniendo énfasis en la calidad del servicio, mejorando los canales de comunicación con el público y, por supuesto, manteniendo los altos estándares gastronómicos a los que sus clientes están acostumbrados. Alejandro Ávila señala: “Deseamos que en cada uno de nuestros locales, los visitantes disfruten de preparaciones sencillas, con sabores y aromas que les evoquen momentos felices de su vida”. Frase que probablemente encierre el ingrediente esencial que hizo realidad el sueño de una vecina emprendedora del Gran Concepción.

 

Tres rincones, una misma tradición

Distinto de lo que se pudiera pensar, las delicias que Rincón Criollo ofrece en sus tres locales son exactamente iguales, ya que como explica el Gerente General, es la casa matriz la encargada de enviar y distribuir los productos a todo al resto de la cadena, unificando así la calidad y el sabor que caracterizan a cada una de sus preparaciones.

Además, la carta de platos es la misma en todos los restaurantes, aunque Alejandro y Mabel aclaran que en el caso del Casino iniciaron incluso con otro nombre -El Parroquiano- el que hace poco fue cambiado a Rincón Criollo, y con preparaciones nuevas que se agregaron a la carta original que se ofrece en Nonguén, pero tal como señala el Gerente General: “Nos hemos dado cuenta de que los platos tradicionales son los que tienen más salida, el público prefiere los sabores que han caracterizado a nuestro restaurante”.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES