Rivera se defiende: “De hueón, no tengo un pelo”

No necesita de blindajes para defenderse; para eso tiene su propia inteligencia, dice este alcalde que lo ha pasado mal en los últimos días. Y asegura que  equivocadamente el ex fiscal Andrés Cruz terminó metiendo en un solo saco el robo de $80 millones por él denunciado y el relato convincente de un testigo protegido despechado, enfermo, alcohólico y a estas alturas, hasta  “enamorado” del jefe comunal. No afirma ni desmiente este último  trascendido, pero aclara que no le podía pagar un sueldo de $650 mil  a un ex funcionario del equipo político de Hualpén encarcelado por conducir ebrio, como pretendía: “Y él  se picó por eso…”


“Pongámosle que al final la justicia diga ‘nos equivocamos y aquí no hay nada’: ¿Cómo quedo yo? ¿Fortalecido o no?…” contraataca, sin poder sujetar un par de lagrimones que aparta de un manotazo. En la retina aún tiene el operativo policial a su casa de Bristol 3159, que dejó a la familia en shock y a él dolido en el alma.
Ni la sombra parece ahora el alcalde Marcelo Rivera de aquel político canchero de Hualpén que fuma puro en reuniones sociales, que se codea con los grandes –Lula, Ollanta Humala, Ricardo Lagos o Michelle Bachelet- , que acaba de conseguir su Bachillerato en la Uniacc y va por el título de Comunicador Social, que le hizo la guerra desde las barricadas de Hualpencillo a Pinochet, y que en los 90 optó por sumarse a la “legalidad burguesa” y abrirse paso en política. Por más que lo niegue y se haga el valiente, todavía sangra.
Por sus hijos Miguel y Sebastián jura que no le ha robado un peso a nadie y que el ex fiscal Andrés Cruz se equivocó con el testigo protegido que lo tiene en la mira del Ministerio Público: “Le compró el relato a una persona convincente, pero despechada, enferma y alcohólica”, dice.
En Concepción, la identidad del testigo protegido es un secreto a voces como también para quien trabaja y por cuánto. En la prensa, el sujeto medió incluso por la permanencia del renunciado fiscal Cruz tras la impasse con el fiscal regional, Julio Contardo, tras el violado secretismo de las indagaciones contra Marcelo Rivera. “Sin Cruz la investigación se pone cuesta arriba; no quiero que al final, en un caso por asociación ilícita, lo terminen juzgando (a Rivera) por un cuchuflí”, declaró al Diario de Concepción.
La contienda judicial ya está instalada, y Rivera sólo pide a Dios que el TP “sea quien tiene que ser…” pero no confirma ni desmiente otro trascendido: que el ex funcionario de Hualpén estaría celoso del equipo más cercano al señor alcalde y que tras su salida planeó un año entero en “cómo me los voy a cagar a todos”, intención que habría trasmitido vía mensajes de textos y en llamados o declaraciones a terceros. La PDI estaría periciando esos datos.
“Turquero viejo” se reconoce este alcalde, habitué de los baños Fish, donde halla el mejor vapor a leña que lo relaja y a Julio, el masajista no vidente, que lo atiende cada tarde. Ahí lo encontramos -toalla bajo el brazo- respondiendo al saludo de la gente -“¡siga adelante alcalde, usted es una buena persona!”- pero sin muchas ganas de hablar con NOS. Es que respeta- esgrime- instrucciones de sus abogados Marcelo Llanos y Marcelo Torres.
Por ahora, sólo le interesa que con el recién designado fiscal de La Araucanía para el caso, “esta noche oscura termine pronto”, sepa de qué lo acusan y él oponga sus pruebas de calce entre lo que tiene y gana al igual que los restantes funcionarios; la Municipalidad recupere los 43 computadores incautados, y siga trabajando por el sueño de ciudad, su lema. Y agrega que su patrimonio no supera $73 millones entre la casa modesta en que vive- una herencia de su esposa Alicia-, la parcela de 2 hectáreas en Tomeco -“pero arregladita con amor y una casa de madera, pero bonita”- por la que pagó 6 millones, un departamento que adquirió con crédito hipotecario por $20 millones, cobró el correspondiente seguro tras el terremoto del 27/F y compró otro y dos camionetas para su trabajo político.
– En el Diario de Concepción (10.7.11) el testigo protegido dice que su patrimonio de “mil millones de pesos” no se condice con su sueldo de alcalde y plantea que usted es parte de una asociación ilícita para el enriquecimiento y el lavado de dinero.
-Si es quien yo presumo que es -un ex funcionario municipal que tiene 4 procesamientos por manejar bajo la influencia del alcohol- y despedido por falta de probidad, no le doy ningún crédito. Una cosa es lo que él diga -en el contexto que he explicado- de picado y otra, la verdad.
-¿Habló de picado, dice usted?
– Yo creo que es una persona enferma si es que es el testigo que, pienso, es.
-Usted lo echó…?
-Sí, yo lo eché.
-Era su conductor?
-Nunca; es cercano a mí, trabajó muchos años conmigo, pero las cosas tienen un límite y él atravesó ese umbral; si tuviera que volver a despedirlo, lo vuelvo a hacer.
-Cuando se fue ¿lo amenazó?
-Se fue como se va cualquier persona molesta, dolido.
– Y si es contra usted la rabia, la incomodad, la pena, el enojo ¿por qué involucra a 17 funcionarios de esta Municipalidad?
-Hay que preguntarle a él.
-¿Y por qué no quiere contestar? Usted no es de aquellos que se quedan callados…
-Me están obligando a ser así…
-¿Habrían otras personas también que lo acusan…?
– Hasta el momento, sé de un solo testigo protegido.

Los Mapu-Mapu

-¿Qué tan cierto puede ser que usted montó una máquina al interior de la Municipalidad para operar o que desde la Municipalidad usted puso en práctica lo que ya sabía hacer…?
-No entiendo la pregunta…
-Eso tiene que ver con lo que sus amigos ex Mapu cuentan; que siempre que se juntaban para algo- un asado o lo que fuere- se quedaba con el vuelto y que ahora le llegó su hora. Más de alguna vez bromearon en que tendrían que ir a verlo a la cárcel y que su ADN por el negocio terminaría matándolo…
-Eso es mentira. Eso es infamia.
-¿No fue Mapu usted? ¿No se juntaba con ellos?
-Fui Mapu, pero no con ese tipo de Mapus. Ese es otro Mapu del que me está hablando, había dos Mapu- el Obrero campesino y el Mapu-Mapu, tal vez usted me está hablando del Mapu Obrero Campesino. Yo me alineaba con el Mapu verdadero, con el Mapu-Mapu, el de Garretón, el intelectual.
-Y lo han llamado, le han tocado el hombro, ¿qué le dicen?
-Muchos me han llamado, han solidarizado conmigo… Llevo 30 años haciendo política; tengo mi frente en alto y mis manos limpias y voy a seguir trabajando por lo que creo, pienso y sueño. Esta es un impasse que sé que se va a resolver y se va resolver bien.
-¿Qué le asegura eso, alcalde?
-Lo que he hecho en mi vida: Trabajar por los demás, jugármela, ser consecuente, eso va a tener que salir a la luz pública.

El senador

-Mantiene sus aspiraciones para llegar al Senado o prefiere competir por Talcahuano.
-Quiero ser senador.
-¿Por ahí empezó a pisar callos?
Yo creo que sí. Algunos se empezaron a incomodar, a molestar y obviamente estamos en la situación que estamos.
-¿Qué le anima llegar al Senado? ¿Estatus…?
-No, siento que el país tiene hoy una clase que ha sido cuidada con leyes, normas, privilegios y otra que no puede soñar o tener la esperanza de una calidad de vida distinta. Estas debilidades del modelo económico requieren de gente que pueda ver y comprender mejor; no podemos esperar a que en cada población se instalen antenas telefónicas al lado de casas de adultos mayores para poder legislar, por ejemplo. Hay muchos otros temas en los que podría colaborar para hacer de este país mucho más integrador.
-¿Con quien se alearía para sacar leyes tan resistidas como ésas, por ejemplo?
-Depende, la primera vez que fui al colegio no conocía a ningún compañero y después me hice amigo de todos. El sistema menos malo, en el que todos concursamos, es el democrático. Cuando hay cosas transversales, nobles hay que saber explicarlas: no creo que al lado de la casa de algún senador haya una antena telefónica. ¿Por qué al lado de una casa modesta sí? ¿Por qué las empresas de Telecomunicaciones tienen que tener ciertos privilegios? El modelo emprendedor del que tantos se jactan hoy está mostrando una cantidad de forados que puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Al modelo hay que ponerle énfasis en lo social.
-Pero de esto es responsable la Concertación, la derecha lleva apenas un año en el Gobierno ¿o no?
-Hay responsabilidades compartidas con la Concertación, nos compramos un cuento de ser más papistas que el Papa y en ese contexto, fuimos lesos; desdibujamos nuestra propia identidad y sueños en función de decirle a una derecha económica y política que no éramos los mismos de ayer. Mi sueño para Chile es que todos podamos vivir bien. Tenemos las condiciones para desarrollarnos digna y decentemente. Estas brechas tienen que acortarse.
-¿Y del Senado piensa saltar a La Moneda?
-No, no. Un jugador de fútbol siempre va a soñar con llegar a la Selección. No me quiten mis sueños legítimos de ser parte de las estructuras de la política. Estas cosas quijotescas no me gustan y si el día de mañana hay que conversar con los otros partidos, lo vamos a hacer. Lo concreto es que la Concertación del Biobío tiene que llevar dos candidatos al Senado pues hoy sólo tiene a Hosain Sabag. El PPD es el precandidato al segundo cupo. Yo tendría que buscar los votos casa a casa, calle a calle, feria a feria, compartir el sueño que uno tiene.
-Y esta investigación en su contra que lo hace aparecer como bandido ante la opinión pública, ¿no le va a jugar en contra?
-Todos los chilenos podemos ser investigados. Que el Ministerio Público haga su pega, y si detrás de esta investigación hay motivaciones, cosas raras, tendrá que dejar en su momento las cosas claras, de qué se trató todo esto. Pero ¿y si no hay nada? … ¿Pongámosle que no haya nada? Cómo puedo salir? ¿Fortalecido o no…?
-¿Qué tiene pensado hacer en ese escenario, aparte de cobrar una buena indemnización al Estado?
No he pensado nada todavía; sí, que mis abogados tengan todas las herramientas posibles para hacer su trabajo, estamos conscientes de nuestra honorabilidad y de que no le hemos robado un peso a nadie. De eso estoy tranquilo, duermo bien, no tengo ese problema. Si el estigma es porque vengo de una familia modesta, voy a ser siempre estigmatizado, pero eso no me va a cabrear ni me va a aburrir. Seguiré adelante.
-¿Siente que los dirigentes de su partido, el PPD, lo dejaron sólo? “Aquí no habrá defensas corporativas”, dijo Carolina Tohá.
Yo soy tercer vicepresidente del partido y planteé a la mesa que esto no era un problema del PPD ni yo soy partidario de las defensas corporativas. El PPD es más que Rivera, es la estructura y no puede involucrarse. Hay muchos adversarios que se pueden sobar las manos y ¿para qué tensionar el ambiente? Otros sí han solidarizado conmigo.
-¿Les dijo por qué está siendo investigado?
Con el escándalo público que ha habido, lo peor que puedo hacer es mentirme a mí mismo. Desde que supe de esta investigación, manifesté mi colaboración y voy a seguir en esa línea. El primer interesado en que esto se esclarezca cuanto antes soy yo, por el bien de mi familia, de mi comuna, de mi región y por el bien de la política. La política es noble y a mí me gusta, pero si acá hubiera móviles políticos, un aparataje político, yo creo que sería frustrante para mucha gente. Si hubo alguna declaración destemplada de mi parte en ese sentido, fue producto de la presión, de las circunstancias, pero hoy día, más tranquilo, tengo confianza en que las cosas se tienen que aclarar.
-¿Tiene confianza o pruebas para demostrar que no se ha enriquecido ilícitamente?
Si tengo confianza es porque sé que están las pruebas. No soy un hombre rico: Yo sigo viviendo en Bristol 3159, en Hualpén, donde me fueron a allanar, es una herencia de mi esposa, única hija. No vale ni 200, 500 ni mil millones de pesos ni tiene 4 mil m2. Es una casa modesta que se entregó por subsidio hace 40 años y su estado es propio de su antigüedad. Yo no vivo en las Lomas de San Andrés ni tengo un chalet.
-¿Y nunca quiso arreglar su casa…?
-Vivo cómodo. Si yo he vivido siempre con el sueldo de concejal, de vendedor de manzanas o de cuidador de autos. Desde que tenía 9 años y me puse a trabajar en la Vega vendiendo aceitunas o frutos secos, he vivido con lo que he ganado. Hoy, tengo un sueldo cercano a los 4 millones de pesos y eso no deja de ser interesante, pero ahorro.
-¿Cómo hace para ahorrar el 25% de su sueldo mensual? No está pagando bienes, universidades.
-Estoy educando a mi hijo en la Universidad, pero gano $4 millones mensuales más el sueldo de mi señora, asistente social, que trabaja con el diputado Cristián Campos. Aquí se tienen que cruzar cifras: qué es lo que uno tiene y qué ha ganado. Eso lo están investigando. De lo contrario, todos los que trabajamos tendríamos que botar la plata, no comprar nada para no ser acusados.
– ¿En qué casa tenía usted esos $80 millones que le robaron para el 27/F con lo que parece partió esta historia…? Usted dice que eran para comprar rosa mosqueta con un socio ¿Quién más que usted tenía acceso a esa información?
-Es una plata que me prestaron. En mala hora pedí esa plata y pasó lo que pasó; se tendrá que comprobar de dónde salió, quién la prestó y eso es parte de la investigación.
-¿Siente haber denunciado ese robo…?
-No puedo hablar sobre eso, pero va a ser difícil que alguien -autoridad o empresario- se atreva a denunciar a futuro si después se generan vendettas o se aprovechan de este tipo de situaciones. Lo concreto es que la policía no pilló a los bandidos y cerrado el caso, quedó a este otro lado. Quien robó debe estar pasándolo el descueve y el mal rato quedó instalado acá. El respaldo de esos recursos está debidamente acreditado, de lo contrario tendría que haber sido el rey de los imbéciles para denunciar la pérdida de plata mal habida y de hueón no tengo un pelo.
-Justamente por esta afirmación suya mucha gente cree que se le investiga, pero que no le van a encontrar nada…
-Ese no es el tema. Creo que aquí se le compró una historia a una persona picada, despechada, enferma y ese relato -que pudo haber vendido muy bien- lo trataron de asociar con la pérdida de estos 80 millones, pero se equivocaron. Yo puedo mirar a mis hijos y a los ciudadanos a la cara. ¿Sabe usted que si yo pienso que es la persona que es, el propio fiscal Andrés Cruz lo procesó por manejar bajo la influencia del alcohol? Cuando uno habla, hay que revisar también quién me viene a contar el cuento y este testigo ameritaba una revisión.
-¿Este señor estaría detrás del robo de los 80 millones?
No lo sé.
– Según entiendo era casi su “hermano”, su yunta desde la infancia, y sabía de todos sus movimientos…
-No, yo no crecí con él. Lo que tuve con él fue un trabajo político durante años (desde el 91, dijo el TP) y de mis actos personales nunca le participé nada. Él es mayor que yo (50), no tuvimos ni infancia ni adolescencia juntos. No era mi confidente y le participaba lo justo y necesario del trabajo político que duró mucho tiempo. A lo mejor, por lo mismo, no tiene nada. En el trabajo fue un buen dirigente, hacía su pega, pero tenía sus arrebatos. El salió muy dolido, ofendido del municipio. No se imaginó nunca que lo podía despedir. Desde el momento que supe que había sido condenado por manejar bajo la influencia del alcohol, lo desvinculé y cuando pasó, estaba durmiendo en la cárcel. Yo no le podía pagar un sueldo ($650 mil) a una persona que estaba en la cárcel, como pretendía. Él se picó por eso, pero no correspondía que lo hiciera.

El caso Spiniak

Al alcalde Rivera le ha conmovido el afecto de la UDI. Es increíble, dice, y en una suerte de mea culpa admite que hoy comprende cómo se sintió el senador Jovino Novoa cuando fue acusado de ser un pedófilo por Gemita Bueno, inducida por el ex sacerdote Jolo. “Uno lo miró y juzgó desde un punto de vista egoísta y político. No es rabia lo que se siente, es impotencia, saber que es una injusticia pero que hay que acatarla, uno ve a su mujer, a sus hijos, a su madre atacada. Es muy triste… muy triste.
-En el caso de Jovino Novoa, hubo un vuelco ¿Espera lo mismo?
-Creo que el TP ha blufeado, le ha mentido a las estructuras de justicia y esas mentiras van a tener que salir a la luz; en base a esas mentiras se han generado hechos, acciones y eso tiene que aclararse. Cuando la justicia las aclare, va a… si el caso Spiniak, que fue muy bien montado y muchos se sobaron las manos, tuvo un revés como lo tuvo producto de que el testigo no fue ni consistente ni creíble, acá también va a ser lo mismo. Lo único que le pido a Dios es que el TP sea quien tiene que ser.
De acuerdo a la pasá que se pegó por los medios de comunicación -anduvo panfleteando en casi todos- tengo la impresión que es quien yo creo que es: una persona despechada, enferma, alcohólico.
-¿Qué hay que entender con que es una persona enferma? Lo ha repetido varias veces
-Una persona que relata muy bien, que es convincente y que la gente lo escucha. Imagino que tendrá que pasar por sicólogo, detector de mentiras y todas las herramientas de que disponga el Ministerio Público para investigarlo también. Cuando ya tengan todas las pruebas, sabremos de quién estamos hablando. La fiscalía y la PDI no pueden tomar en consideración -imagino- a personas que hacen buenos relatos, cuentos pero que no tienen pruebas para sustentarlos.
– Una última pregunta: ¿Cómo permite que un grupo de vecinas ataque al concejal RN Gabriel Torres en sesión de Concejo?
¿Cómo es posible que un concejal agreda a vecinos? Es una mentira que él diga que estaban siendo comprados con canastas familiares. La Municipalidad no ha hecho inversión para eso. Los concejos son públicos y su estructura democrática permite las instancias de discusión. Yo estaba en un extremo cuando terminó la sesión y algunas señoras se acercaron a pedirle explicaciones y una de ellas, de 70 años, le tiró un manotazo. Yo, me puse por el medio, saqué al concejal y lo escolté, pero no permití que ocurriera eso.
-La prensa considera que es una canallada y que a usted lo estarían blindando los vecinos…
-Yo no necesito eso, los vecinos me tienen cariño, pero yo me defiendo con mi cabeza –dice, llevándose una mano a la sien-. Acá se produjo un debate y no puedo responder por los actos de otros; no respondo por la injuria y calumnia mediática que hace el concejal Torres denigrando a los vecinos de Hualpén.
-No es que usted esté aleonando a las mujeres para que lo defiendan ¿o sí?
-Es mentira, yo acudí y blindé al concejal para que se retirara. Distinto habría sido que yo hubiera permitido que quedara la escoba adentro….

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES