Roberto Poblete: El indignado que saltó a la escena

Después de una carrera de 22 años en la televisión, quiso incursionar en el mundo de la política. Un desafío que dice asumir con el mejor de los ánimos, pues su indignación frente a las injusticias que, asegura, ve a diario en el país lo llevaron a tomar la decisión de ser candidato a diputado por el Distrito 47, resultando electo en las pasadas elecciones de noviembre. El actor conversó con Revista NOS en el  Hotel Four Points by Sheraton de Los Ángeles sobre su trayectoria artística, su salto hacia la política, los cambios que Chile necesita y lo que espera entregar en su rol como parlamentario a la provincia de Biobío.

Por Natalia Messer/ Fotografías  Juan  Meza

 
Roberto Fortunato Poblete Zapata (59) además de ser actor, ex conductor de programas televisivos, padre, docente universitario y ahora diputado electo por Los Ángeles, es también un indignado. Quizá no usa la característica máscara de Guy Fawkes, popularizada en la película V for Vendetta, pero se siente uno más entre la multitud molesta con, como él dice, “una sociedad poco igualitaria y donde prácticamente todo está regulado por San Mercado”. Hastiado de sólo ser un opinólogo de la situación quiso ir más allá e incursionar en nuevos escenarios. Ya no sólo el drama, la comedia o la animación bastaban en su currículum, ahora sería la política la que vendría a seducirlo, por ser “aquella actividad que le aporta las herramientas más idóneas para hacer cambios profundos y necesarios en el país”.
poblete_0035
Y a pesar de que Roberto Poblete no milita en ninguna colectividad política, las coincidencias hicieron que un día cualquiera sonara su celular con una invitación del Partido Socialista para postular por el cupo a diputado del Distrito 47, de Los Ángeles, ciudad donde él nació y estudió durante toda su etapa escolar. Su primera reacción fue algo así como: ¡¿Perdón?! Es que había sorpresa en aquella llamada y la razón es bien simple, como explica el actor, pues jamás militó en el PS ni en ningún otro partido político, además consideraba que había otras personas con experiencia de sobra para ocupar ese puesto. Pero no. El PS insistió en que Roberto Poblete era el indicado y él se acordó de su enojo que lo tenía un tanto aburrido, así es que quiso entrar en acción y se motivó para comenzar una campaña política que duró cerca de 42 días. ¿El resultado? Salió electo y hubo un doblaje de la Nueva Mayoría en la zona (el otro diputado electo fue el radical José Pérez).  El doblaje, eso sí, se vio por un momento en suspenso, pues Renovación Nacional solicitó hacer un nuevo recuento de votos al Tricel (Tribunal Calificador de Elecciones). El recuento, que por cierto fue muy estrecho, no dio con más de 50 sufragios de diferencia, pero finalmente terminó ratificando a Roberto Poblete como diputado electo por sobre Cristóbal Urruticoechea (independiente).

Del teatro a la política

Roberto Poblete estudió en el Liceo Alemán del Verbo Divino de Los Ángeles. Cuenta que cuando egresó de cuarto medio de inmediato sintió el llamado por las artes, particularmente el teatro, y entonces se inscribió en la carrera de Actuación en la Pontificia Universidad Católica de Chile. La decisión de estudiar teatro no fue complicada. La familia lo apoyó y él asumió, con mucha angustia, que tendría que irse de Los Ángeles para estudiar un área que según él debe ser enseñada y fortalecida en las provincias. “Irse de la casa me pareció terrible. Además, me fui como de 16 años.  Me molestaba que no existiera una escuela de arte en ese tiempo para que yo me quedara estudiando en mi zona. De eso, han pasado 40 años y todavía no hay una escuela de arte en Los Ángeles”, dice.
Luego pasaron los años y el éxito para el actor vino con rapidez. Por eso se considera afortunado, en honor a su segundo nombre, pues a pesar de estudiar una carrera cuestionada y considerada poco rentable, siempre le sobraron las oportunidades y estuvo en grandes proyectos que lo hicieron trabajar con destacados actores nacionales como Héctor Noguera, María Cánepa, Delfina Guzmán, entre otros.
Su relación con Los Ángeles siempre fue cercana. Jamás quiso perder el vínculo con la ciudad que lo vio crecer y también con la Región del Biobío. Por eso, y ya siendo profesional, buscó la manera de gestionar proyectos relacionados con el arte, el teatro, la cultura y la educación para la ciudad y sus alrededores. Todo esto lo hacía paralelamente con su trabajo en televisión (estuvo en 20 teleseries, seis películas y varios programas de TV) y además con su rol de docente, labor que le apasiona hasta el día de hoy y que espera compatibilizar con su cargo de diputado.
Después de incursionar en la televisión, el teatro, la locución y la docencia, Roberto Poblete quiso apostar por el servicio público. Y aunque le siguen gustando estas áreas, cree que los roles se cumplen y por eso hay que ir avanzando. La política no la ve como algo ajena, al contrario, es más cercana que distante. Inclusive, para él se trata de una actividad que está fuertemente relacionada con el teatro. “El actor es un ente político que tiene esa capacidad de análisis. No existe ninguna posibilidad de no hacer teatro político. El teatro siempre es político. Es una opinión sobre lo que nos está pasando y una invitación a la reflexión para las personas que lo ven. Esa reflexión puede ser en tono de comedia, tragedia o en todas sus gamas intermedias. El teatro invita a la militancia permanentemente”, señala.
Poblete cuenta que incluso durante la Dictadura la única forma de hacer militancia, ya que los partidos políticos estaban prohibidos o en receso, era a través del teatro. Él  participó en la agrupación teatral independiente ICTUS, fundada en 1955, y actualmente la compañía de más larga duración en Chile. Allí, desde el escenario se hacía militancia porque la gente quería escuchar, conectarse y generar opinión política.

poblete_0067

Doblaje en la zona

Fue una campaña difícil, así lo reconoce Poblete, quien hace poco también fue ratificado por el Tricel por una estrecha cantidad de votos (cerca de 50) como diputado por el Distrito 47, que incluye 12 de las 14 comunas de la provincia de Biobío, excluyendo a Cabrero y Yumbel que pertenecen al Distrito 42.
-Es la primera vez que ocurre un doblaje de la Concertación (ahora Nueva Mayoría) en la zona. ¿Pensaron que podía darse dicho panorama?
El escenario era complejo porque ésta es una zona con una fuerte inclinación por la Derecha. Aquí la Derecha siempre obtuvo buenas votaciones. Además, tenemos un diputado con una tremenda trayectoria, como José Pérez, que ya tiene su gente y su espacio ganado. La única posibilidad para que fuese diputado era que hiciéramos un doblaje. Se dio en términos en que el aporte de él fue espectacular y el mío de un 12 por ciento, y llegamos a hacer un doblaje inédito para la Región, teniendo en cuenta el tiempo y el dinero, pero fue un doblaje muy justo.
-A usted lo benefició el sistema binominal, sin embargo es crítico de éste. ¿Sigue manteniendo su postura?
Es cierto, me benefició el sistema binominal y yo soy un tipo que ha despotricado mucho en contra del binominal, pero eso no significa que haya cambiado de opinión y ahora sea para mí “san binominal”. Yo sigo pensando que no está bien esta forma de elegir a nuestros candidatos, porque deja a un sector importante de la población sin representación. En la política tenemos que caber todos: las mayorías y las minorías. Me llama mucho la atención, y creo que es un tremendo grito que hay que escuchar, que un 60 por ciento de las personas no haya ido a votar en las elecciones pasadas. Por lo tanto, la abstención nos está queriendo decir algo y no hay que ser sordo frente a este escenario. Creo que si las personas tienen la sensación de si es uno o es otro y no hay más, entonces dicen: ¡Para qué voy a ir a participar…para que voy a jugar!
Con relación a lo anterior –la poca participación ciudadana en la política reflejada en la abstención del voto– Poblete piensa que no sólo hay que apuntar al descrédito de la clase política, sino también a otros factores como la falta de educación cívica en la sociedad, la sensación de falta de representatividad, entre otros. Cree que es fácil criticar a la clase política, sobre todo cuando se desconoce el trabajo que hay detrás: “El descrédito está muy fomentado por estos francotiradores que disparan a la bandada. Son una serie de opinólogos que pueden decir cualquier cosa a cualquier hora y tienen a todos los medios para decirlo. Es muy fácil hacer pedazo el trabajo de un legislador y tengo la impresión de que la gente que opina no ve cómo trabajan los legisladores. Nos quedamos con la caricatura que los muestra como flojos o ladrones y es fácil hacer el chiste sobre el asunto”.

Chile y sus cambios

En los últimos años los movimientos sociales han puesto en discusión temáticas como el rol del Estado y la garantía de los derechos en áreas como la educación y la salud, asimismo se ha dejado entrever que la causa de estos problemas sociales subyacen en la Constitución de 1980, que por haber sido instaurada bajo un gobierno de facto no sería legitima, además de no garantizar algunos de los derechos ya mencionados.
“Nosotros pasamos de un desencantamiento absoluto, cuyo representante legal era “no estoy ni ahí”, a una generación que parte dando luces con los primeros pingüinazos. Ellos corrieron todos los espacios que no han sido respetados. Diría que toda la pauta política fue planteada a través de estos movimientos sociales”, dice.
Por eso para Roberto Poblete es sumamente importante tener en cuenta que para trabajar y hacer grandes reformas hay que considerar los momentos históricos por los que pasa un país o una sociedad, eso sí, sin dejar de soñar con miras hacia el futuro. Por eso que para para el diputado electo la actual Constitución no representa al Chile de hoy. Se requiere de un cambio necesario y urgente a través de una nueva Carta Magna, porque la actual a su juicio “está parchada y usa un traje de arlequín”. Por eso está de acuerdo con la propuesta de la Presidenta electa Michelle Bachelet que busca elaborar una nueva Constitución para el país.
poblete_0003
 
-La Constitución de 1980 desde su gestación se ha reformado 29 veces, siendo una de las reformas más importantes en la de 2005 bajo el gobierno de Ricardo Lagos, quien legitimó esta Carta Fundamental. ¿Por qué cree necesario un cambio de Constitución y no una reforma?
Porque se requieren de cambios profundos y eso es a través de una nueva Constitución. La cantidad de reformas que se le han hecho hacen que tenga una especie de traje de arlequín, con muchos parches y rombos. Puedo no estar de acuerdo con Ricardo Lagos en haber legitimado a la actual Constitución. Creo que necesitamos una nueva, porque las personas tienen que ver con su historia, con su momento histórico. La Constitución de 1980 no constituye un cuerpo que realmente represente a un país que quiere ser contemporáneo en el Siglo XXI. Necesitamos un marco jurídico hecho por todos en un espacio de libertad y democracia.
-¿Qué problemas ve en la actual Constitución?
La Constitución de Pinochet tiene el problema que considera al ser humano como un consumidor y no como una persona que tiene derechos. Usted tiene el derecho a afiliarse en cualquier AFP, pero en ninguna parte dice que tiene derecho a la salud y el Estado se la debe dar cuando usted está enfermo. Usted tiene derecho a elegir en qué parte del negocio quiere entrar, pero no dice que usted es un ser humano que tiene derecho a la salud o a la educación.
Uno de los aspectos importantes para esta nueva constitución es el rol del Estado. El diputado electo considera que es importante tener un Estado más empoderado y vigilante. “Un Estado con más herramientas para decir que una cosa pertenece al mercado y otra no pertenece a éste. Las políticas públicas no tienen por qué generar más dinero. Son para gastar el dinero en beneficio de la gente. El mercado es un desastre cuando no tiene un gobierno potente al lado. El mercado y el Estado deben estar en equilibrio”, explica.
La educación es otro de los temas que le preocupan. Por eso considera que la propuesta de Michelle Bachelet de hacer educación pública, gratuita y de calidad para el grueso de la población es posible. “Ella puso en el programa cómo lo va a hacer, en cuánto tiempo, cuánto cuesta y de dónde va a sacar el dinero. Tenemos que cambiar la educación, sin duda. El Estado tenía antes la educación a su cargo, pero cuando pasa al mercado se va al carajo. El año 70 teníamos el privilegio de ser uno de los países latinoamericanos o en vías de desarrollo con menos analfabetos. El 90 por ciento era educación pública y el 10 privada. Hoy, 2014, el 70 por ciento es educación privada el 30 pública y de mala calidad. Además, existe un 4 por ciento de analfabetos en nuestra Región, además de los analfabetos funcionales, es decir, gente que lee pero que no entiende lo que dice el texto”, señala.

La provincia y sus prioridades

Hay dos temas que preocupan profundamente al diputado electo. El primero tiene que ver con la falta de trabajo en la provincia del Biobío y que tiene a Los Ángeles con la mayor cifra de desempleo del país, registrando un 11,8 por ciento, según datos aportados por el INE el pasado 2013. Para el diputado es importante trabajar con las Pymes que son las que generan el 60 por ciento del trabajo en el país. Lo segundo, y que es más a un ámbito nacional, guarda relación con el cuidado de los recursos naturales, esencialmente con el agua, siendo a opinión de Poblete el lago Laja el gran símbolo de lo ocurrirá a futuro si no se toman medidas concretas. “Es importante que nosotros defendamos nuestra agua y legislemos al respecto. En qué momento nosotros dejamos de ser propietarios de nuestra agua. Por qué particulares se adjudicaron esta riqueza. Estamos a tiempo de revertir y corregir las cosas que se han hecho mal”.
-¿Y en el plano cultural, que es el que más a usted concierne, qué proyectos espera desarrollar desde su cargo de parlamentario para Los Ángeles?
Vamos a desarrollar una serie de actividades, como talleres y festivales. El fin es crear hitos que se mantengan en el tiempo y que inviten a participar a la población en un espacio que será diferente al encuentro habitual. Generar, también, nuevas redes sociales y mantener creativa la cabeza de la gente joven para que estén  mayormente ocupadas en cosas positivas.
Otro asunto que Roberto Poblete recalca como necesario corregir, pero que también es un tema que deviene desde un marco superior por la forma de Estado –aquí vuelve a entrar en discusión el asunto de la Constitución– es el centralismo. “Me da asco. Es terrible. Siempre dije, en tono de broma, que venía con recurrencia a Los Ángeles porque estaba militando en un partido anti centralismo, porque en el fondo lo que no decide Santiago, termina decidiéndolo Concepción”, dice.
-¿Y cómo acabar con este centralismo que ocurre dentro de las mismas regiones?
Creo que en la nueva constitución debiera decir: “Chile es un país federado”. Cada región debiese ser un espacio distinto que administre sus propias riquezas y trate de suplir sus falencias. Soy partidario de que todas las empresas tributen acá y dejen las ganancias en la zona. Yo no veo por qué una Región como ésta, tan rica, sobre todo en talentos locales, tenga que mandar a toda su gente a Santiago. Por qué no estamos haciendo nuestra propia televisión, con nuestros cuentos, historias y paisajes. No veo por qué no ser más propietarios de nuestros recursos, para así ser propietarios de nuestros destinos.
Por ahora Roberto Poblete espera asumir su cargo de diputado y confía en que el gobierno de Michelle Bachelet será exitoso porque se harán grandes cambios. La proyección que hace de la futura administración es positiva: “Creo que Chile necesita los cambios que propone la Presidenta. Son cambios que se van a hacer en paz y en democracia. Hay un nuevo proyecto de país y creo que Michelle Bachelet, porque es mujer, inteligente y tiene experiencia, es la mejor persona para iniciar esto. Será un trabajo largo”.
Un gobierno contrario a lo que pudo ser la administración de Sebastián Piñera, que a opinión del actor quedó un tanto “al debe”. “No lo puedo comparar con nada más que sus propias promesas. Esto del gobierno de excelencia, de los mejores. Todo eso se va al tacho de la basura si no son capaces de hacer un censo o un puente. Francamente esperaba que fuese un gobierno espectacular”, dice.
Mientras tanto, Roberto Poblete espera asumir su cargo de diputado el próximo 11 de marzo. Dependerá de su desempeño si se proyecta para la reelección o si aspira a ser Senador por la zona. Vivir el presente es una enseñanza que tiene más que aprendida el actor. Y es que el teatro dejó ese conocimiento. Porque en el escenario siempre es un aquí y un ahora. Por eso tiene claro que hay que trabajar con las materialidades y obligaciones de este tiempo. El ahora diputado se sube a otro escenario del que no se siente tan distante, pues dice haber comenzado a militar en el teatro desde los 18 años. Ése ha sido el espacio político, social y poético que más le ha acomodado y  donde ha manifestado sus ideas políticas, que ahora espera llevar a la práctica en el Parlamento.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES