Rodrigo Bravo, Gerente de Somontur: “En Termas de Chillán no se está cumpliendo el contrato de concesión”

Así de tajante es el ejecutivo de la hotelera que responsabiliza a la Municipalidad de Chillán por no velar que se cumpla el contrato de concesión por el dominio esquiable, lo que -advierte- amenaza la expansión y consolidación de este importante destino turístico de la Región del Biobío. Denuncia que no se compraron los andariveles nuevos exigidos y que, además, la inversión que debe hacer en 720 días, la nueva concesionaria pretende realizarla en varios años. Además, dice, teme problemas de seguridad al desconocer los fundamentos técnicos que llevaron a aumentar al doble la capacidad original de los medios de elevación municipales existentes en el centro de ski.

termas-rodrigo-Bravo.jpgLa buena nieve de esta temporada no ha podido apagar el encendido conflicto que desde 2007 se arrastra en Termas de Chillán, tras la licitación y posterior otorgamiento de la concesión de la infraestructura y el dominio esquiable de propiedad municipal, de la cual se marginó Somontur, que los había administrado por 30 años.
Hoy, esa hotelera, a través de su Gerente General, Rodrigo Bravo Solá, rompe su silencio para dar a conocer su preocupación por la amenaza que, según ellos, se cierne sobre el principal destino turístico de la Región del Biobío, incluyendo su ganada marca internacional, tremendamente atractiva para miles de turistas.
Acusa al municipio chillanejo de no estar haciendo cumplir las exigencias de la licitación que le adjudicó formalmente, en noviembre del año pasado, al nuevo concesionario Consorcio Chillán. Bravo asegura que este incumplimiento estaría ocasionando problemas de operatividad en andariveles y canchas, lo que a su vez habría incidido en una notoria baja del número de esquiadores que llegó esta temporada.
“En 2007 teníamos 30 pistas de esquí abiertas, hoy, en cambio, sólo hay 16; había 156 hectáreas de superficie esquiable y hoy 65. En promedio anualmente venían 34 equipos extranjeros a entrenar, actualmente ninguno y, lo más grave, fue que perdimos la sede del Campeonato Mundial de Ski Alpino que se realizaría este año. Además tenemos un notorio aumento de los valores de los tickets para los andariveles: de $19.500, en la temporada pasada, se elevaron a 30 mil pesos este año, a lo que se suma que de 12 andariveles hoy sólo operan 6, no permitiendo usar las pistas El Fresco y Las Tres Marías, calificadas como las más largas de Sudamérica”, asegura el ejecutivo.
Este panorama, añade, estaría repercutiendo en la imagen internacional que había posicionado a este centro de ski como uno de los más destacados de Latinoamérica. “Hace poco nos enteramos que Lonely Planet, la principal guía turística a nivel mundial, estaba advirtiendo a los esquiadores no venir a las Termas de Chillán”.
“Si usted está buscando un lugar para esquiar en el hemisferio sur, evite las Termas de Chillán”. La razón: un destino caro y con instalaciones e infraestructura deficientes para los fanáticos del deporte blanco era lo que se especificaba en la publicación.
Remata insinuando que de no normalizarse la situación, “la imagen de la marca Termas de Chillán caerá año a año”.
-¿Cuál es la razón por la que Somontur no participó en la licitación por el dominio esquiable, si por más de 30 años había administrado el Complejo Termas de Chillán?
Las bases de licitación tenían varias exigencias muy fuertes, pero en particular una que señalaba que el oferente en sus planes de inversión debía proyectar la instalación de medios de elevación nuevos y sin uso en cada una de sus partes, de marca conocida y certificada por el fabricante, para prestar un óptimo servicio del dominio esquiable. El problema era que éstos debían instalarse en un plazo máximo de 720 días, desde el contrato de concesión. Algo a nuestro juicio imposible de realizar. En la pauta de consulta que hicimos sobre las bases le señalamos al municipio que ese requerimiento no se podía cumplir en un período tan corto, tras un estudio técnico de Doppelmayr, el mayor fabricante de andariveles del mundo, en el que se demuestra las imposibilidades físicas y técnicas de hacer la renovación en 720 días. Le propusimos modificar ese plazo al municipio de Chillán y hacer esos cambios de manera paulatina. Se negaron y nos indicaron que debíamos remitirnos a lo que decían las bases. No obstante esa negativa participamos en la licitación, pero no presentamos ofertas en lo relativo al dominio esquiable.
Confiesa que pensaron que era poco probable que alguien ofertara “por ser prácticamente incumplible”. De allí la sorpresa cuando conocieron la decisión de Consorcio Chillán que sí estuvo dispuesto a asumir las exigencias municipales. “Reconozco que no lo esperábamos y por esto pedimos la presentación que hizo Consorcio. Ahí nos enteramos que su Carta Gantt comprometía inversiones en períodos muchos más largos que los exigidos en las bases. Es más, los mayores montos los estarían invirtiendo desde el 2014 en adelante. Lo paradojal es que ese período es igual al que nosotros le ofrecimos al municipio de Chillán y que éste nos rechazó argumentando que todo había que hacerlo en 720 días. Por eso recurrimos a la justicia, por lo que estimamos son ilegalidades que se dan en el proceso de licitación y de adjudicación”, asegura.
-Más allá del pronunciamiento final de la justicia ¿qué es lo que en la práctica le preocupa a Somontur en relación con el futuro turístico de Termas de Chillán?
Lo grave para nosotros es que el concesionario no estaría cumpliendo con la exigencia del contrato de instalar andariveles nuevos. Está comprando usados en Suiza, como queda establecido en la declaración de ingreso que se hizo en el Servicio Nacional de Aduanas. Chequeamos con las dos principales industrias mundiales fabricantes de esos equipamientos (Poma y Doppelmayr) y nos señalaron que no les han sido solicitados sus productos. Lo más grave es que el municipio de Chillán no está fiscalizando para hacer cumplir las bases de su propia licitación. Amparados en la ley de transparencia le pedimos formalmente al municipio en marzo, abril y junio pasado que nos informara sobre la marca, características y capacidad de transporte de los andariveles instalados en el centro de ski Nevados de Chillán, pero hasta hoy no tenemos respuesta.
-¿A qué atribuye el que el municipio no quiera actuar para hacer cumplir las bases de su propia licitación?
No lo sabemos, pero lo que está claro es que no se está cumpliendo y eso está perjudicando el destino Termas de Chillán. Incluso hay ya publicaciones en algunos portales especializados de deporte, como Lonely Planet, que llaman, derechamente, a no visitarlas por las deficiencias en su equipamiento. Nuestra preocupación es que un trabajo de años, con un alto costo para posicionar la marca Termas de Chillán en los circuitos mundiales hoy se está poniendo en riesgo.
-¿Y en qué forma este incumplimiento de contrato perjudica a Somontur?
En que cada vez están llegando menos esquiadores. El 2007 nos visitaron más de 100 mil personas, con Las Trancas llenas, cabañas y hoteles con su capacidad agotada. No tengo las cifras actuales, pero es evidente que hay una baja por la menor demanda que todos tuvimos. Nosotros con todas las inversiones realizadas y lo que ofrecemos tenemos un buen nivel de ocupación, pero de no cumplirse con los nuevos equipamientos contemplados en la licitación, el número de visitantes seguirá cayendo. En julio tuvimos mil visitas menos en el casino, que igual período del año pasado, y ese es un indicador claro por todo lo que está ocurriendo con los equipamientos y con el dominio esquiable. Cómo va a ser lo mismo si antes teníamos 12 andariveles y ahora sólo 6, y sólo uno de ellos llega hasta las pistas más altas. Este invierno fue muy nevoso, durante julio tuvimos 20 días en que no se pudo esquiar en la parte alta del Centro. A todo eso hay que sumar las esperas en las filas de los andariveles: antes no superaba los 12 minutos y hoy llega hasta 30 o más.
-¿Qué responde a quienes acusan que los cuestionamientos de Somontur responden a la típica actitud del “picado”?
Lo único que buscamos es que el centro de esquí se desarrolle; se modernice, crezca, aumente las inversiones con nuevos hoteles y tenga un flujo creciente de visitantes, pero eso no está ocurriendo porque no se están cumpliendo las bases de la licitación que, justamente, se hicieron para potenciar este destino turístico. Nosotros paralizamos parte de nuestras inversiones contenidas en nuestro máster plan, como un hotel tres estrellas, una torre pegada al casino y un nuevo desarrollo inmobiliario. Lo bueno, es que al menos actualmente hay mucha más conciencia sobre ese problema, ya que incluso muchos de quienes nos criticaban hoy comparten la preocupación que tenemos.
-A pesar de sus críticas hay un hecho objetivo: Consorcio Chillán sólo en un año pagó por la concesión a la Municipalidad de Chillán lo que Somontur canceló en 30 años.
Hace 30 años, cuando Somontur tomó la concesión no había centro de ski, ni agua potable, ni electricidad, ni comunicaciones. No había nada. Ese contrato contemplaba el desafío de crear un centro de ski, para lo cual se invirtieron más de 80 millones de dólares. Lo que existe hoy lo construyó Somontur, y eso vale mucho más de lo que hoy se paga. La licitación que permitió al municipio cobrar un arriendo mayor es exclusivamente por el trabajo e inversiones que realizó Somontur en la montaña, que están ahí y que hoy usa el nuevo concesionario.
-¿Por qué entonces si consideraban de justicia cancelar más por la concesión no lo hicieron en su oportunidad?
Siempre estuvimos dispuestos a pagar más, porque entendíamos que era insuficiente, pero no se puede desconocer que el monto se fijó en el marco de un contrato de arriendo que suscribimos hace 30 años, cuando “arriba” había instalaciones mínimas. Es evidente que todo el equipamiento incorporado y las condiciones que hoy tiene el complejo deben implicar un pago muy superior, incluso del que está establecido para los nuevos concesionarios.
-Representantes del Consorcio Chillán informaron que “con todos los arreglos y mejoras hechos en el centro de ski hoy tenían un 26% más de capacidad que la que había con los andariveles antiguos”, lo que se contrapone con lo que Ud. expone.
Eso es mentira. Eso lo dicen porque instalaron más sillas a dos de los andariveles municipales. El andarivel Don Otto tenía 80 sillas; ahora tiene el doble. Al Tata, que tenía sillas dobles, le mandaron a hacer sillas cuádruples. Duplicaron la capacidad, dicen ellos, pero con la mitad de los andariveles. Nosotros decimos “cuidado, ahí está involucrado un tema de seguridad”.
-¿Seguridad que no se estaría respetando?
No tengo idea, yo no soy experto, pero si el andarivel está fabricado para una cierta cantidad de sillas y si se duplica la capacidad… Imagino que alguien habrá hecho los cálculos.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES