Rodrigo Torres, “Biobío debe liderar los avances en materia energética del país”

Se siente como en su casa. Después de cuatro años, Rodrigo Torres, ingeniero comercial de la UdeC, vuelve a la secretaría regional ministerial en la que impulsó una serie de iniciativas en materia energética entre 2010 y 2014. Se siente motivado, pero hoy los desafíos son otros. Esta vez el foco está únicamente en la Región del Bíobio y no en la macrozona que en su periodo anterior incluía a La Araucanía y Maule. Está convencido de que este territorio será pionero en el país, y para eso están duplicando esfuerzos para llevar a la práctica las acciones contempladas en la Ruta Energética 2018-2022.

 

 

Llevar la modernización energética a cada rincón del país. Ése es el objetivo de la Ruta Energética 2018-2022 que presentó el Gobierno, en mayo de este año, para marcar el derrotero que guiará las acciones y medidas de la actual administración en dicha materia en cada una de las 15 regiones de Chile.

Será dice Rodrigo Torres, Seremi de Energía del Biobío, una carta de navegación que además incorporará un fuerte sello ciudadano como una de sus principales características.

 Consciente de los grandes avances que se impulsaron cuando fue por primera vez titular de esta cartera en Biobío, entre 2010 y 2014, Torres asegura que hoy los desafíos se multiplican, y que la atención estará especialmente puesta en las personas y en las comunas, “aunque sin descuidar a la industria regional”, advierte.

“Imagino esta Región con un conocimiento acabado de la administración de la energía, con un sector público aprovechando al máximo la eficiencia energética y las energías renovables, y con todos los sectores con conciencia del buen uso de la energía”, enfatiza. Para ello, sostiene, las personas deben conocer cómo se usa bien la energía, cómo se utilizan las nuevas tecnologías renovables, que pueden mejorar los números operativos en los distintos ámbitos de los sectores económicos y, también, cómo lograr hacer más con lo mismo. “En definitiva, imagino a Biobío como una Región pionera en el uso eficiente de la energía. Ése es el gran desafío para estos cuatro años”, sintetiza.

Previo al diseño de esta “Ruta”, el ministerio implementó un proceso participativo del que formaron parte cerca de 2.200 personas representantes de gremios, de la empresa, de la academia y de la comunidad. “Estos encuentros se realizaron en todas las regiones durante abril de este año. 

Una de las principales tareas fue conocer las necesidades que los participantes nos presentaron, para así poder incorporar  todas las voces y todas las miradas en esta política energética”, explica. Esta experiencia maratónica también se realizó en la Región del Biobío, donde se reunieron más de 200 personas que trabajaron en mesas en torno a diferentes temáticas.

El resultado se plasmó en una Ruta Energética conformada por siete ejes que, a su vez, contienen 10 mega compromisos para este Gobierno.

 

Hogar eficiente

El Programa Hogar Eficiente es una de las acciones de la Ruta Energética. Comenzó en el 2012, y fue impulsado por la Región del Biobío para posteriormente ser replicado en todo Chile. Su objetivo es generar las capacidades y el conocimiento de las personas en el buen uso de la energía en el hogar. “Este programa tendrá continuidad durante todo este periodo, dado el éxito que ha tenido y, también, por su sello ciudadano”, recalca Rodrigo Torres.

El  Seremi señala que el Programa Hogar Eficiente continuará capacitando a las personas en el buen uso de la energía. “Para ello trabajamos estrechamente con los municipios que nos ayudan a organizar las reuniones, debido a que manejan la información territorial para identificar principalmente a los sectores más vulnerables”, manifiesta.

 

La energía en la PYME

El foco de este Gobierno, añade Torres, es llegar con la eficiencia energética y las energías renovables a las pequeñas y medianas empresas. “Sabemos que el gran corazón de la economía son las Pymes y, por ello, hay distintos programas que impulsaremos desde esta Región que irán en su beneficio”.

La autoridad recuerda que el año 2013 lograron aprobar en Bíobío el primer Programa de Energía Renovable para la Pyme en Chile, que fue financiado con fondos del FNDR. Hoy la idea es replicar esta iniciativa, y se espera que en un corto plazo se pueda ejecutar anualmente, “para tener un sector productivo más fortalecido en este aspecto y a la vanguardia en el uso de las energías renovables. Este primer paso hay que darlo como Gobierno y ayudar a las Pymes a mejorar sus números, evitando además que utilice energía que provenga de fuentes contaminantes. Estamos reemplazando energía limpia por la producida a partir de combustibles fósiles”, añade.

 

Eficiencia energética y conciencia en la educación

Los colectores de energía solar térmicos son parte de las iniciativas impulsadas por la Seremi de Energía de Bíobio. Ya se han inaugurado experiencias en este sentido que, por ejemplo, han dotado de agua caliente a establecimientos educacionales más vulnerables o ubicados en sectores rurales que antes no contaban con este suministro. “Los niños saben mucho de energías renovables. Sin embargo, hemos llegado a lugares donde hay pequeños que no tienen la posibilidad de contar con agua caliente en sus casas. Hoy esa opción la pueden tener en la escuela gracias a los sistemas solares térmicos que estamos implementando como gobierno”.

De mil establecimientos, se aspira llegar en estos cuatro años a unos 300 colegios, un paso importante que irá en beneficio de niños que ven notablemente mejorada su calidad de vida con este proyecto. “Si queremos ser realmente un país desarrollado, tenemos que hacer que las energías renovables lleguen a todos los sectores y habitantes de la Región”, enfatiza. Por eso, la idea es terminar con la vulnerabilidad energética de quienes viven en condiciones de precariedad, cerrando las brechas de acceso.

Una de las grandes falencias a la hora de implementar sistemas de energía renovables es la ausencia o escasez de mano de obra técnica competente para estos cambios. Eso es una preocupación incluida en esta carta de navegación, que busca la formación de expertos en este ámbito como parte de uno de los 10 compromisos de la Ruta Energética. “Como gobierno queremos capacitar a seis mil personas en esta área, con el fin de contar con mano de obra calificada y así avanzar rápidamente en la implementación de equipos de energías renovables. Aquí necesitamos el apoyo de todo el sistema educacional, que va a tener que concretar estas capacitaciones”, señala el Seremi.

 

Hospitales y centros de salud

Las necesidades son múltiples en materia energética, por ello uno de los focos está también puesto en los centros hospitalarios y de salud. “En este momento existen cuatro hospitales donde se están instalando sistemas fotovoltaicos y mejoras en el uso de la energía. Esto no es sólo un programa, sino que hemos sumado otras iniciativas que van en esta dirección. Hace muy poco inauguramos en el Hospital Regional Guillermo Grant Benavente, de Concepción, un sistema fotovoltaico de una potencia de 100 KW, que va a permitir, por ejemplo, ahorrar 11 millones de pesos en energía eléctrica al año”.

Explica que éste es un sistema que se paga en siete años, y que además del ahorro, permite reemplazar energía contaminante por energía limpia, que es uno de los objetivos de la Ruta. El Hospital de Florida también cuenta con un sistema termodinámico que posibilita multiplicar por seis la energía eléctrica, “es muy eficiente y hoy proporciona agua caliente sanitaria y calefacción a este centro hospitalario”, manifestó.

 

Desarrollar la industria con buena energía

Uno de los principales desafíos de la política energética está puesto en la industria. La Región del Biobío cuenta con una potente actividad industrial que es decisiva para el desarrollo local y para el país en general. La idea es hacer que siga creciendo, que sea competitiva y que genere más y mejores empleos, pero para lograr esas metas, el buen uso de la energía es primordial. “Hoy muchas de esas empresas hacen uso intensivo de la energía, pero no se ha avanzado en su buen uso. Nosotros queremos que esto ocurra, y por eso tenemos un Programa de Gestor Energético que busca que una persona de cada empresa se capacite para que administre el buen uso de la energía. Nos interesa que sea un colaborador capacitado, y nosotros como gobierno tenemos las herramientas para hacer esto, y estamos organizando un programa que abarque a un porcentaje importante de la industria”.

La Región, sostiene, necesita gestores energéticos y capacitación en energía. “Si no lo hacemos no podremos eliminar la brecha del crecimiento versus la demanda energética. Hoy tenemos un crecimiento del cuatro por ciento, y la demanda de energía continúa siendo también de un cuatro por ciento. La idea es que ésta se reduzca a la mitad, por lo tanto, existe un desafío como gobierno en mejorar el uso de la energía para este sector”.

Otro de los compromisos de la Ruta Energética es generar un mapa de vulnerabilidad. Eso, porque hoy ya no basta con conectar o tener acceso a la energía en aquellas viviendas de sectores alejados. La idea es que con este mapa se pueda mejorar la conexión, el uso, pero también, la calidad del suministro. 

“Las políticas públicas deben ser orientadas en este ámbito, por esto es pertinente también centrar los esfuerzos en la modernización de nuestras instituciones. La Superintendencia de Electricidad y Combustibles, SEC, debe ser modernizada. Es quien certifica, pero debe fiscalizar más y mejor, incluyendo en esto a otras energías, como por ejemplo, la nuclear”. 

Dicha energía, aclara, se encuentra principalmente en centros de salud, pero actualmente no hay quién fiscalice que se haga un buen uso del equipamiento. 

En otra materia, dice que además se trabajará en una ley que calificará a la biomasa forestal como un combustible sólido. Éste es un gran tema que no se ha concretado y se espera que el 2019 se presente ese proyecto al Congreso y que salga prontamente. “Queremos que exista un gran consenso del ámbito político, puesto que es muy importante para la zona sur principalmente por el uso de la leña. Hoy no se puede retirar leña húmeda porque no existe una ley al respecto. Con esta normativa sí se podría fiscalizar esta actividad y bajar considerablemente las emisiones contaminantes por el uso de leña húmeda, con lo que se conseguiría una mejora de la calidad del aire. Esto debe ser también fiscalizado por la SEC”, enfatiza.

 

La electro movilidad, una realidad

Concepción ya cuenta con dos electrolineras que abastecen de electricidad a los autos con esta tecnología. El objetivo planteado en la Ruta Energética es generar estándares y normativas para su masificación, fomentar la infraestructura y crear una plataforma web informativa. “Esperamos que poco a poco los autos eléctricos se introduzcan al mercado, ya que nuestra meta es que de aquí al 2050 todo el parque automotriz sea eléctrico. Este tema va a crecer rápidamente, y por eso el ministerio está trabajando en la legislación al respecto y en eliminar trabas de manera de hacer más fluido el acceso a dichos vehículos. Sabemos que en la medida que se masifique esta tecnología, irá bajando de precio”. 

Prueba de eso es que ya existen empresas que se están instalando con electrolineras en Concepción y, próximamente, se inaugurará una en Chillán y otra en Los Ángeles. “Sin duda en un par de años vamos a tener muchas más. Como seremi también queremos impulsar este tema, y por eso ya estamos trabajando con el Gobierno Regional y el Ministerio de Transportes para impulsar esta industria en estos cuatro años”, finaliza.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES