Ronald Ruf, Gerente de CPCC: “Dividir no es descentralizar”

Críticos con la tramitación de Ñuble Región, la Mesa Mejores Regiones y otros actores del ámbito académico y social han unido esfuerzos para enfrentar este proyecto y abrir una discusión que permita, a largo plazo, generar una nueva política para el mejor desarrollo de las regiones, provincias y comunas.

 

publi-cpcc-IMG_8011La mayoría de los chilenos, en especial quienes viven en regiones, comparten cierta sensación de centralismo, expresado en las más diversas dimensiones de la vida republicana, como la asignación de recursos por parte del gobierno central. Ese sentimiento de “chilenos de segunda clase” es, en el análisis de los más críticos del ordenamiento administrativo del país, lo que ha gatillado una serie de movimientos que se autodefinen como ciudadanos y descentralizadores, como es el caso de Ñuble Región, iniciativa legal actualmente en discusión en la Cámara de Diputados, que crearía esta nueva división política administrativa, escindida de la Región del Biobío.

Al respecto, el diagnóstico realizado por actores privados locales, que conformaron la Mesa Mejores Regiones, arrojó como primeras conclusiones que, desde el punto de vista político, económico, social y cultural, la creación de la Región de Ñuble no soluciona las deficiencias de la administración territorial y, por ende, no contribuye en absoluto a la descentralización. La Mesa Mejores Regiones está integrada por Corbiobío, Sociedad Agrícola del Bio Bío (Los Ángeles), Cidere Biobío, Asexma Bio Bio, Irade, Colegio de Arquitectos de Chile (Delegación Concepción), y liderada por la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción.

Precisamente, el Gerente de la CPCC, Ronald Ruf, explica la precupación de los mencionados gremios y otros particulares, académicos, políticos y entidades como la Fundación Piensa (Región de Valparaíso) que se han sumado a la Mesa conformada en 2016. “Creemos que lo de Ñuble Región es una contingencia, y que el tema de fondo va mucho más allá, pues en los últimos años la creación de nuevas regiones a partir de la división de las que ya existían, no muestra resultados que se expresen en datos reales que permitan afirmar una mejora en cuanto a estadísticas oficiales, en términos de empleo, PIB regional o de la dinámica de la economía y el bienestar de las personas”, recalca.

Esto es particularmente urgente, explica Ruf, dado que, más allá del trámite legal de la creación de la Región de Ñuble, “sabemos que hay nuevas solicitudes para la creación de otras regiones con la misma fórmula de división de territorios”, situación que los ha llevado a realizar presentaciones en ambas cámaras del Congreso Nacional, ya que esto ocurre, además, cuando en el mundo los países desarrollados ya vienen “de vuelta”, como Francia, por ejemplo, que en 2014 redujo de 22 a 13 sus regiones, apuntando al concepto de macrorregiones, ahorrándose 11 mil millones de euros al año. “Lo que estamos haciendo es disminuir la potencia relativa de las regiones respecto de la Metropolitana. Por ejemplo, Ñuble va a quedar apenas con un 2,6 por ciento la población nacional”, enfatiza el directivo, apuntando a que este tipo de decisiones se toman desde la perspectiva exclusivamente política y sin el sustento técnico que se requiere.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES