Sala cuna y jardín infantil Encanto de Luna: Educar con amor, la base de un óptimo desarrollo

Con un staff multidisciplinario, la sala cuna y jardín infantil pone énfasis en el cariño y respeto hacia los niños, entregándoles una educación de calidad, llena de juegos y estímulos.

publi-jardin_1506

La educación infantil moderna considera que no sólo la enseñanza y el aprendizaje son fundamentales para el desarrollo afectivo y cognitivo de los niños, sino también las actitudes y su bienestar. Eso es justamente lo que, incorporando todas estas variantes, se prioriza en la metodología de la sala cuna y jardín infantil Encanto de Luna, donde se trabaja con un modelo de enseñanza-aprendizaje que sustenta el quehacer pedagógico sobre la base del respeto y la comprensión hacia los pequeños.

El centro educativo, ubicado en calle Ainavillo 648, abrió sus puertas en marzo de este año basado en la máxima de “enseñar con amor” a niños desde los cinco meses hasta los seis años de edad. La idea surge de la unión entre la educadora de párvulos y directora del establecimiento, Ninette Pérez, y la estudiante de ingeniería comercial, Antonia Cichero, con el objetivo de entregar una educación de calidad, basada en juegos y en el potenciamiento de habilidades y competencias en las diferentes áreas de desarrollo.

“Entregamos una formación educativa interactiva, en la que nuestros niños y niñas aprenden sobre la base del amor, el juego y la confianza. Nuestra política de puertas abiertas le permite a los padres compartir directamente en la sala con sus hijitos y los hace partícipes de la gestión cognitiva, afectiva y valórica del infante”, explica la directora. 

Enfatiza que el sello vanguardista que ofrece Encanto de Luna contempla cámaras IP para que los padres puedan monitorear en vivo a sus hijos, y calefacción eléctrica pensada para que los menores se mantengan en un ambiente acogedor y libre de emanaciones contaminantes.

Con un staff multidisciplinario, que comprende kinesiólogo, nutricionista, odontólogo y educadoras de primer nivel, Encanto de Luna proyecta un cambio paradigmático en la manera de enseñar. “Nos preocupamos por el total bienestar de los niños que asisten a nuestras salas, considerando sus necesidades e intereses de protección y afectividad. Así, generamos sentimientos de aceptación, confortabilidad, seguridad y plenitud”, dice Antonia Cichero, cofundadora del jardín infantil.

publi-jardin_1563El carácter lúdico en todas las situaciones de aprendizaje, que potencian las habilidades sociales, el lenguaje y la comunicación desde las primeras etapas, representa el eje central del establecimiento. Asimismo, facilita un ambiente tranquilo para el desenvolvimiento de los niños en cada etapa de su desarrollo, sin presionarlos o estandarizar su crecimiento a una categoría, para, así, despertar en ellos la inquietud por el descubrimiento y el saber.

Ninette Pérez cuenta que otro de sus roles es ofrecer a las familias una respuesta de calidad para afrontar las dificultades cotidianas surgidas con la plena incorporación de la mujer al mundo laboral. Asimismo, agrega que el centro educativo es una alternativa social a las salas cuna y jardines infantiles tradicionales. “Es un proyecto adaptado a las verdaderas necesidades educativas y emocionales de los niños, basado en el juego libre, que para mí es donde se encuentra la semilla de las virtudes, de las capacidades físicas, síquicas, emocionales y sociales”, concluye. 

Familias felices

La utilización de aplicaciones para dispositivos móviles, centradas en la comunicación entre padres y la dirección del establecimiento, es una medida que agradecen los apoderados de Encanto de Luna. Así, pueden monitorear a sus hijos y estar contantemente informados de las actividades que realizan a través de la fan page del establecimiento.

publi-jardin_1531Daniela Roa, apoderada del jardín infantil, cuenta que se asombró con el trabajo que realizan las educadoras en Encanto de Luna. “Es un espacio cálido y acogedor, un ambiente que no restringe al niño, que le permite moverse e investigar en libertad. Al mismo tiempo, las educadoras contienen y acogen, cambiando totalmente el concepto de jardín infantil”.

Del mismo modo, Daniela destaca que en Encanto de Luna fomentan la espontaneidad y la educación personalizada. “Es muy complicado encontrar jardines así, honestos, donde traten a los niños tan cuidadosamente, a diferencia de otros donde trabajan viéndolo como alguien a quien continuamente dirigen y castigan, lo que en el fondo termina transformándose en un ambiente estresante para ellos y para sus padres”.

Para Soledad Mondaca, también apoderada, el concepto de formación del jardín se basa en un modelo educativo donde prima la cercanía y el respeto hacia los pequeños. “Confiamos en este proyecto en el que todas las partes son fundamentales y necesarias. Siento el apoyo de las tías y veo cómo respetan el ritmo y lugar de cada quien. Tienen una clara prioridad: nuestros niños”. Agrega que, como madre, buscaba un ambiente favorable para el aprendizaje y evolución natural del pequeño, con respeto, paciencia y cariño, que fue cubierto con creces por Encanto de Luna. “Mi hijo experimenta con materiales seguros y habituales en cualquier hogar; observa lo que ocurre a su alrededor y aprende a relacionarse con otros en un entorno controlado. Desde el punto de vista de los padres, saber que alguien especial está con tu hijo mientras trabajas, es una gran tranquilidad”.

Teléfono: 41-2134106

Cel: +56 954207194

[email protected]

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES