Santo Tomás forma profesionales con sello de innovación social

Santo Tomás, institución acreditada, mantiene abiertas sus matrículas, ofreciendo becas y beneficios a los estudiantes; fuerte apoyo académico mientras cursan sus carreras, y una formación de calidad basada en valores y vinculación con la comunidad.

Más de 42 años formando a técnicos y profesionales de excelencia marcan la trayectoria de Santo Tomás en la Región. Asegurando la calidad en sus procesos, incorporando tecnología de vanguardia, y adecuándose a las nuevas necesidades del mercado, la casa de estudios ha logrado posicionarse fuertemente en el país.

Su oferta académica sigue potenciando el área de la salud, con carreras universitarias como Nutrición y Dietética; Fonoaudiología, Enfermería, Kinesiología y Terapia Ocupacional, que destacan por brindar a sus estudiantes herramientas para desempeñarse en equipos multidisciplinarios, en centros de salud u otras instituciones, considerando siempre el sello valórico y social.

También en la Universidad, las carreras de las Ciencias Sociales, como Psicología y Trabajo Social, cuentan con egresados destacados que integran organismos públicos y privados que trabajan a diario por mejorar la calidad de vida de quienes más lo necesitan. La investigación destaca también en la formación de estos futuros profesionales.

Abogados con vocación social

La carrera de Derecho en la UST motiva a sus estudiantes desde un comienzo a acercarse a la comunidad. Así lo señala el docente Robinson Garrido. “Queremos convertirnos en un programa de excelencia, no sólo a través de la entrega de conocimientos, y de una fuerte orientación práctica, sino que también, de la mano de una formación cristiana, que genere profesionales con un marcado sello social”, comenta.

Es así que los alumnos de quinto año de la carrera, que cursan la asignatura de Práctica Jurídica, desarrollan sus competencias a través de la Clínica Jurídica UST, entidad creada en 2013 que ofrece atención legal gratuita a quienes la requieran. “Si bien nuestros alumnos, supervisados por los abogados de la Facultad, no ven materias penales o laborales, por la delicadeza propia de esos ámbitos, sí pueden ayudar a quienes, por ejemplo, quieren generar un contrato, tramitar una posesión efectiva o un juicio de divorcio, brindándoles asesoría y apoyándoles en la tramitación de la causa en tribunales ”, detalla.

La Escuela de Derecho también trabaja con algunas entidades, como el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), ofreciendo asesoría legal a personas en situación de discapacidad.

Además, durante el año pasado realizaron charlas y asesorías a migrantes, principalmente haitianos, en materia laboral, previsional y de derecho familiar. “Quisimos acercarnos a ellos, y generar un espacio para apoyarlos, lo que responde al fuerte compromiso de Santo Tomás con la comunidad”.

Profesionales de la salud “más humanos”

Con 10 años de existencia en la sede Concepción, y con cientos de titulados desarrollándose profesionalmente en distintos ámbitos de su quehacer en todo Chile, la carrera de Enfermería de la Universidad Santo Tomás ha logrado posicionarse fuertemente en la Región.

El equipo de docentes del área de Administración del IP Santo Tomás entrega a sus estudiantes estrategias necesarias para enfrentar un ambiente competitivo, dinámico y globalizado en todo tipo de empresas y sectores económicos.

“Los titulados son nuestra mejor carta de presentación, pues tanto ellos como los empleadores reconocen el sello Santo Tomás, que busca formar profesionales muy humanos, sobre todo en el trato al paciente, y que tengan claro su rol social dentro de la organización, que sepan comunicarse, y trabajar en equipo, o liderarlo”, comenta Sara Contreras, Jefa de la carrera de Enfermería.

Con el objetivo de formar profesionales que se involucren activamente en el bienestar de sus pacientes, cada año la carrera organiza actividades que apuntan a vincularse con la comunidad y a desarrollar el espíritu de servicio de los jóvenes. “El año pasado, por ejemplo, fuimos con los estudiantes a la isla Santa María, a efectuar operativos en los dos establecimientos que allí existen. Fueron jornadas educativas que buscaban que los niños tomaran conciencia de la importancia de tener hábitos de higiene y de tomar medidas preventivas para evitar enfermedades”.

En este operativo también participaron estudiantes de las carreras de Fonoaudiología y Medicina Veterinaria, lo que permitió a los jóvenes constatar la importancia del trabajo interdisciplinario.

La formación de los profesionales de la salud considera entregar herramientas para resolver problemas reales de la comunidad con trabajo en terreno.

Además, buscando desarrollar el aprendizaje de servicio en los estudiantes, en 2018, alumnos de tercer año trabajaron generando un patio de juegos techado en el hogar Los Aromos, de Coanil. “También hemos creado huertas saludables en jardines infantiles y en hogares de ancianos. Todo pensado en reafirmar la vocación de servicio de nuestros estudiantes, la que buscamos encauzar a través de actividades con impacto en la comunidad”.

Aprender en contexto real

Santo Tomás reafirma su compromiso de convertirse en un agente de cambio que beneficie directamente a las comunidades más vulnerables, y de generar en sus estudiantes un aprendizaje imborrable. Así lo señala su Rector, Roger Sepúlveda Carrasco: “La vinculación con la comunidad hace que los estudiantes tengan experiencias prácticas en labores y contextos propios de su profesión, de la mano de académicos que buscan dar solución a problemas concretos, aportando con sus conocimientos, e investigando e innovando”.

También desde sus carreras técnicas y profesionales la casa de estudios ha tomado la innovación social como emblema de su relación con la comunidad, articulando el concepto sobre acciones que ponen el compromiso social como centro de su quehacer, y abordando las problemáticas sociales con procesos construidos en conjunto con la comunidad.

Cerca de 300 alumnos integran el área de Comunicaciones de Santo Tomás, la que está conformada por las carreras de Comunicación Audiovisual, Técnico en Comunicación Audiovisual Digital y Técnico en Sonido.

Su Director, Ignacio Soto, destaca que esta área mantiene un permanente trabajo de vinculación. “Buscamos que los estudiantes aprendan cada materia a partir del contacto directo con la comunidad. Así, por ejemplo, hace siete años que participamos en el Festival de Cine de Lebu, evento en el que comenzamos cooperando en la coproducción técnica, apoyando todas las labores de producción”, detalla.

Al alero del Festival nació el proyecto: Corto Escuela Acción, que permite a escolares de Lebu, Arauco y Cañete, entre otras comunas, y a sus profesores, aprender sobre materias propias de la comunicación audiovisual. “Nuestros estudiantes viajan a esa zona a capacitar a los niños y sus docentes en producción audiovisual, realización de guiones y en el manejo de cámara. Luego, son los escolares los que vienen a nuestra sede a hacer la edición final de un cortometraje hecho por ellos y sus profesores, el que es exhibido en el Festival de Cine de Lebu. Es una experiencia muy linda. Llevamos cuatro versiones de este proyecto, y nos gratifica que esto sea tan significativo para los niños y para nuestros estudiantes”.

Además de esta iniciativa, de la que se han beneficiado cerca de 200 niños, los estudiantes también participan del Festival de Cine Frontera Sur; han generado contenidos para la comunidad de pescadores de Coliumo, transmitido el evento Líderes de El Sur y, este año, desarrollarán cápsulas educativas para jardines infantiles de la Junji. “Nuestros alumnos permanentemente son parte de todo tipo de eventos, lo que genera un aprendizaje significativo, y les permite aplicar los conocimientos aprendidos en el aula. Nuestra área nació en los ‘80, por lo que tenemos más de 30 años de experiencia formando a los profesionales que hoy trabajan en distintos medios de comunicación, en publicidad o en cine. Es decir, somos un aporte importante al desarrollo audiovisual regional y nacional”.

Educación financiera para niños

El área de Administración de Santo Tomás ofrece las carreras de Contador Auditor, Ingeniería y Técnico en Administración, y Técnico e Ingeniería en Recursos Humanos, programas que actualmente cursan más de 600 alumnos.

Su Director, Mauricio Contreras, afirma que en los últimos años su área se ha abocado fuertemente a vincularse con el medio. Así, en 2018 sus estudiantes se trasladaron a distintos establecimientos del Gran Concepción para instruir a cerca de 300 escolares de séptimo y octavo básico en Educación Financiera. “Les enseñan, por ejemplo, cómo calcular intereses o cómo administrar un presupuesto”, señala.

Esta iniciativa concluyó con la Feria Interactiva de Educación Financiera (FIDEF), realizada en Santo Tomás. En ella, los niños presentaron proyectos desarrollados por ellos mismos, que buscaban educar sobre estos temas. “Había uno, por ejemplo, que proponía una entretenida forma de compartir estos conocimientos con sus pares, y otro que, a través de una especie de Monopoly, enseñaba a administrar recursos. Fue una instancia muy enriquecedora, que ayudó a los niños a comprender que sus decisiones financieras tienen un impacto socioeconómico para ellos y sus familias. Y, desde el principio, nuestros alumnos se mostraron muy interesados en ser parte de esta actividad, y en desarrollar las competencias adquiridas, llevándolas a la práctica”, puntualiza.

La participación de los estudiantes en eventos de gran envergadura genera aprendizaje significativo, esencial para una formación integral.

Añade que en Santo Tomás están convencidos de que la vinculación es fundamental. “Nuestro modelo educativo está basado en competencias, lo que implica que el estudiante las desarrolla en la medida que efectúa acciones concretas. Esto también les permite darse cuenta de que sus conocimientos los hacen capaces de ayudar a sus pares y a toda la comunidad”.

Construyendo casas, generando lazos

Los alumnos del área de Construcción, año a año, participan de múltiples acciones sociales en la zona, siendo habitual verlos, en colaboración con diferentes entidades, construyendo viviendas sociales, o creando espacios que aporten al bienestar de otros.

En los incendios forestales de 2017, por ejemplo, un bus repleto de alumnos del área llegó hasta Florida a ayudar a quienes habían perdido sus casas. “Fue un gran esfuerzo, pues además de la alta temperatura, las viviendas estaban emplazadas en sectores de difícil acceso, muy alejadas unas de otras. Sin embargo, los alumnos nunca se quejaron, y se preocuparon sólo de ayudar”, dice Christian Zagal, Director de las carreras del área Construcción.

Agrega que mantienen una estrecha relación con la Fundación Techo y el Hogar de Cristo, a quienes han ayudado a construir o hermosear inmuebles en todo el Gran Concepción. “Los jóvenes se suman voluntariamente a estas actividades, yendo en ayuda de quienes lo necesitan, y sacrificando tiempo de estudio y de ocio. Ése es el sello de Santo Tomás. Buscamos entregar más que conocimientos, queremos formar profesionales integrales, comprometidos con aportar a la comunidad”.

Cuenta que en estas actividades, hombres y mujeres trabajan por igual, transportando, por ejemplo, los pesados paneles que conforman las viviendas. “Techo aporta las viviendas, y nosotros, la mano de obra. A veces es sacrificado, pero las familias quedan felices; pues, aunque se trata de viviendas sociales, para ellos significa vivir más cómodos y con mayor dignidad”.

Zagal añade que cada alumno, de las carreras de Construcción Civil, Técnico en Construcción y Topografía, e Ingeniería en Geomensura, aporta con sus conocimientos específicos “y con mucho trabajo y ganas” en cada instancia. “No se trata sólo de ir y construir casas, sino de generar lazos con las familias y la comunidad que apoyamos. Es un gran aprendizaje. Los jóvenes conocen otras realidades, ven sus necesidades y entregan su cariño y alegría característica con mucho entusiasmo”.

Matrículas en Avenida Prat, esquina Las Heras, www.santotomas.cl

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES