Senador Víctor Pérez Varela (UDI): "El País está más centralizado que nunca"

Advierte que se ha hablado mucho por 20 años de regionalización, pero que todavía para materializar cualquier obra pequeña o mediana en regiones hay que ir a golpear las puertas a Santiago y señala que es urgente  traspasar atribuciones y recursos a los gobiernos regionales y comunales. Valora la gestión de la intendenta Jacqueline van Rysselberghe (UDI), pero le solicita tener un liderazgo  más inclusivo que incorpore a todos los sectores gremiales, sociales y universitarios. También considerar en los planes de reconstrucción a ciudades como Los Ángeles y Chillán, donde los más afectados fueron sectores medios que perdieron sus viviendas, porque también hay centralismo al interior de la propia Región.

victorPerez-0098El senador Víctor Pérez Varela, 56 años, abogado, fue un implacable fiscalizador de los gobiernos de la Concertación, con sus denuncias de irregularidades y sus continuas presentaciones a la Contraloría General de la República. Hoy rememora este período y dice que se siente orgulloso que un ciento por ciento de éstas concluyeran en procesos en ese organismo, aunque destaca que su mayor logro fue el caso Mop-Gate, que terminó con un ministro y un subsecretario procesados y condenados por la justicia.
Asegura que nunca tuvo informantes, sino que los antecedentes siempre los recibió “de funcionarios honestos”, que buscaban terminar con prácticas irregulares como los sobresueldos.
Garantiza que aunque hoy es parte de la coalición gobernante, no transará en su postura y que espera que todo el manejo del actual Gobierno se haga con la mayor transparencia y probidad.
Admite que es un traspié que genera problemas políticos la fallida venta del canal Chilevisión para el Presidente de la República Sebastián Piñera y enfatiza que les da la razón, cuando como UDI pidieron que se desprendiera de su patrimonio antes de asumir el cargo.
En esta entrevista aborda con franqueza todas las interrogantes planteadas y sostiene que el Gobierno, con la renuncia solicitada a José Miguel Stegmeier se perdió a un gran gobernador para la provincia de Biobío. “Volvería a proponerlo por su gran capacidad y probidad”, sentencia. Estima que la región del Biobío presenta un daño fiscal del orden de los 3.500 millones de dólares por el sismo y tsunami y espera que ese nivel recursos debe llegar a la zona.
-Después de haber sido un fiscalizador implacable con los gobiernos de la Concertación ¿Se siente más cómodo en esa función o ahora defendiendo el gobierno de Piñera?
-“Ese rol fue importante mientras fui diputado, pero como senador he estado en una labor más legislativa y de representación ciudadana, lo que me permitió adecuarme anticipadamente al hecho de ser gobierno, que son énfasis y matices distintos. Es un gran desafío y un anhelo de muchos años poder contribuir a que Chile crezca; se solucionen los problemas sociales y el desarrollo de las políticas públicas. Me siento absolutamente cómodo, pero sin abandonar algo esencial: que todo el manejo gubernamental se haga con la mayor transparencia y probidad”.
-¿Complica la situación del Primer Mandatario que la venta del canal Chilevisión no se concretara?
-“Claramente el traspié de no vender Chilevisión genera problemas políticos y nos da la razón cuando dijimos en su oportunidad que era necesario que el Presidente  se deshiciera de su patrimonio antes de asumir el cargo. Esa demora genera dificultades adicionales. Por ejemplo, el nombramiento del nuevo presidente del directorio de TVN, de Sergio Urrejola, que es una persona intachable y de gran capacidad, sólo pudo haber sido un mero trámite, pero hoy día se transforma en un problema político mayor. Es un tema que no se puede tratar mientras no esté concretada la venta de Chilevisión, y lo mismo ocurre con los nombramientos en el Consejo Nacional de Televisión y  lo referente a la legislación de la televisión digital y de TVN. El hecho que el Presidente no haya vendido todos sus bienes antes de las elecciones genera problemas políticos y este traspié hace que éstos permanezcan por más tiempo”.
-¿Qué opina de que la Concertación critique al gobierno de Piñera por iniciativas que sólo enunciaron, como la reforma tributaria o la eliminación paulatina del 7% de salud a los jubilados?
-“El gobierno de Sebastián Piñera ha demostrado que hace lo que dice. El ejemplo más palpable es el aumento de tributos para financiar parte del proceso de reconstrucción y la baja paulatina del 7% de salud para los jubilados. En cambio, la Concertación decía mucho y hacía muy poco. Pueden hacer todo el esfuerzo comunicacional que quieran para decir que eran ideas suyas, pero nunca tuvieron la voluntad política para llevarlas a la práctica durante los 20 años que fueron gobierno. No tengo duda que el Presidente Piñera continuará mostrando una capacidad de gestión para cumplir con todo lo prometido y materializar todas políticas que sean de beneficio para todos los chilenos. No basta con tener aspiraciones, sino que hay que concretarlas”.
-¿Es una muestra de racionalidad política el inmediato apoyo que le entregó al plan de financiamiento para la reconstrucción el senador del MAS Alejandro Navarro?
-“Creo que ha dado en el clavo y asumido una actitud muy consecuente con quienes lo eligieron, porque la gran prioridad hoy es buscar y asegurar el financiamiento del proceso de reconstrucción ante tantas necesidades que existen como producto del daño generado por el terremoto y el tsunami. Yo hubiera esperado una actitud similar de la DC y del resto de la Concertación”.
-¿Es importante para la UDI el  repotenciamiento de la figura de Joaquín Lavín, que aparece como el ministro mejor evaluado, en la perspectiva de una futura opción presidencial?
-“Estamos muy contentos por el gran trabajo de Joaquín Lavín, con una permanente presencia en terreno; cumpliendo metas muy exigentes y encarando los grandes desafíos de la educación chilena. Hablar del tema presidencial es extremadamente prematuro, más allá de la alta valoración ciudadana que existe hacia Joaquín. El próximo año, en el segundo semestre, veremos si esa gran adhesión continúa. Lo más importante es que mucho antes de su nombramiento como Ministro de Educación casi lo tenían en la UTI y está demostrado que tiene una vocación política y capacidad  indesmentible”.
-¿Cuáles son las medidas concretas para avanzar realmente en un proceso de regionalización, ya que en Chile todos hablan del  tema, pero se hace muy poco en la realidad?
-“En primer lugar el traspaso de facultades del nivel central al regional y comunal. La emergencia del 27 de febrero demostró que la precariedad en que la Concertación dejó a los municipios agravó la situación de los damnificados. El haber contado con gobiernos comunales fuertes en facultades y recursos habría significado una atención más rápida para los afectados, pero en cambio hubo que esperar las decisiones del poder central. No sólo hay que fortalecer a los gobiernos regionales, sino que también a los municipios. Eso nos permitirá tener un equilibrio frente al poder central”.
-¿La mayoría de los organismos más representativos han señalado que el Plan de Reconstrucción  para la Región Biobío es centralista y no considera las necesidades específicas de la zona?
-“La emergencia no fue enfrentada de la manera más óptima y rápida que uno quisiera producto del centralismo. Que el tema de las mediaguas fuera resuelto a nivel nacional y no comunal generó una dificultad objetiva, debido a que las municipales estaban en una gran precariedad financiera. El problema es que tenemos un Estado extremadamente centralista que impide las soluciones de manera oportuna. Además, el tema de darle mayor poder a las regiones y a los gobiernos comunales no está todavía en el inconsciente colectivo. En el Congreso, poco antes de las elecciones parlamentarias del 2009, se discutió una reforma constitucional que significaba un traspaso potente de facultades del gobierno central a los regionales que se perdió por dos votos. Paradojalmente, los dos senadores que votaron en contra, que eran de regiones, fueron reelectos con grandes mayorías y otros parlamentarios que impulsaron esa modificación legal fueron derrotados en sus zonas. Falta más conciencia ciudadana, porque la ausencia de una legislación descentralizadora está afectando seriamente  las comunidades regionales y la gente debería castigar con su voto a los legisladores que no son consecuentes con sus zonas.
Hemos logrado un compromiso para que el gobierno del Presidente Piñera mande nuevamente ese proyecto este primer semestre y esperamos que sea aprobado. El gran problema es que en estos últimos 20 años se ha hablado mucho de regionalización, pero el país está más centralizado que nunca, ya que para materializar cualquier obra pequeña o mediana hay que ir a golpear las puertas a Santiago. El funcionario más importante para los municipios chilenos está en La Moneda, en pleno centro de Santiago, como es el Subsecretario de Desarrollo Regional, hoy día amigo mío (Felipe Kast), pero que  la mayoría del país no lo conoce, no obstante que es clave para el desarrollo de las comunas”.
-¿Prefiere a Jacqueline van Rysselberghe (UDI) como alcaldesa de Concepción o como intendenta?
 -“A mí me acomodan las autoridades que se la juegan por su comuna o Región y llevamos muy pocos días para hacer una evaluación de su gestión. Le he planteado a la intendenta que la Región requiere y necesita  un liderazgo mucho más inclusivo. Es una zona que tiene un gran potencial universitario, gremial y social, y se tiene que incorporar mucho más gente a la aspiración de Región que tenemos todos. En eso creo que hay una falencia”.
 -¿Hay quejas de rectores de universidades y de importantes gremios comerciales y empresariales por la demora en ser recibidos por el gobierno regional para hacer presente su aporte a la reconstrucción?
- “Creo que es comprensible que la intendenta por el  desafío que tiene esté muy abocada al día a día, pero también necesitamos que como autoridad regional tenga una mirada en el mediano y largo plazo. Son 80 días, pero también se corre el riesgo de quedarse en el día a día y esa preocupación la consuma por la variedad de problemas. Creo que debe confiar más en sus equipos y es necesario que la intendenta tenga una mirada más global de la Región del Biobío. Y en eso nos falta como zona”.
-¿Qué lectura hace del cambio de dos jefes de gabinete de la intendencia en un período de tan sólo 80 días de gestión?
-“Es efectivo, pero es primera vez que se le pretende dar  relevancia los jefes de gabinete, porque se trata de cargos menores. Quienes ocupan esos cargos tienen que adecuarse personalmente al estilo de la autoridad que los nombra. Si eso no ocurre no pueden permanecer en el puesto”.
 -¿Fue un error del Gobierno pedirle la renuncia a José Miguel Stegmeier como gobernador de Biobío, pese a que no tenía ningún proceso judicial en su contra?
-“Los gobiernos tienen plena libertad y el legítimo derecho para nombrar o remover a las personas en los cargos de confianza. Yo fui alcalde de los Ángeles, entre 1981 y 1987, cuando eran cargos de confianza y no pregunté las razones de por qué  me nombraron, ni tampoco si me hubieran sacado. No fue mi caso, porque yo renuncié al cargo. Lo que sí creo es que José Miguel  habría sido un gran gobernador de la provincia de Biobío. Lo propuse y lo volvería hacer porque es una persona no sólo intachable, sino además con una gran capacidad. Reconozco que el nuevo gobernador, Renato Paredes, tiene también una gran capacidad. No hay duda que el gobierno ejerció sus prerrogativas, pero se perdió un gran aporte. Di vuelta la hoja y solidarice con él y le doy todo mi apoyo. Doy fe que es una persona correcta, proba, que jamás ha estado metido en hechos delictivos o irreprochables”.
-Tenemos los casos de ciudades como Los Ángeles donde habrá que reemplazar 9.000 viviendas por daños severos o porque fueron destruidas por el terremoto.  ¿Y la sensación de sus habitantes es que no están siendo considerados por el gobierno central y regional en los planes de reconstrucción?
-“Es legítimo que exista una prioridad justificable en las zonas más dañadas como Concepción, Talcahuano, Dichato, pero también hay que tener una mirada como Región. Y en ciudades como Los Ángeles y Chillán, el daño está más radicado en la clase media y no existe una institucionalidad que los pueda ayudar. El Gobierno ha incorporado un subsidio para esos sectores, pero hay que mejorarlo, ampliarlo y perfeccionarlo, junto con dotarlo de mecanismos expeditos de acceso. Le pedimos el Ejecutivo central y regional no quedarse en el día a día, que es agobiante por la emergencia que vivimos, sino en el mediano y largo plazo, lo que implica abordar los problemas de las cuatro provincias. En Chillán hay más de 5.000 viviendas Serviu que requieren de un diagnóstico por los daños sufridos y se está dejando ese problema sólo al gran esfuerzo que ha podido hacer el municipio. No resulta aceptable que el organismo de gobierno en la provincia de Ñuble asuma una actitud de observador y no de actor en un tema de su competencia, donde debe estar involucrado en las soluciones y no castigando a cientos de familias propietarias de soluciones habitacionales obtenidas con subsidio”.
-¿Pedirá una investigación por los bloques sociales de la población Santiago Bueras en Los Ángeles, que resultaron con severos daños a raíz del terremoto?
-“El tema de los problemas de la mala calidad de construcción se habían detectado antes como lo reveló un informe emitido por la Cámara de Diputados, los que con el sismo quedaron en total evidencia. Corresponde una investigación muy seria y también de apoyo a las familias afectadas para que puedan recuperar sus viviendas, a la brevedad”.
-El sector agrícola de la provincia de Ñuble y Biobío ha estimado los daños y los recursos para recuperarse por sobre los 500 millones de dólares ¿Los gremios denuncian que no hay políticas ni un financiamiento claro, especialmente para recuperar las obras de regadío e instalaciones productivas?
-“El gobierno ha estado bastante activo en el tema y todos los canales de regadío que sufrieron daños mayores cuentan con recursos para su reparación y el desafío es llegar a septiembre con los canales matrices operando. No hay duda que sólo en la provincia de Biobío pudieron haber quedado más de 80 mil hectáreas de superficie agrícola sin riego y se está trabajando aceleradamente en el tema. Es evidente que también se requiere una nueva política para la agricultura tradicional para potenciarla y hacer más competitivo al sector, en el mediano plazo”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES