Sicóloga Carla Boggioni: “Ser feliz genera mayor productividad en las empresas”

En su consultora, C.B. Desarrollo Estratégico de Personas, la sicóloga se preocupa de potenciar un modelo de felicidad y bienestar laboral, trabajando con las fortalezas de sus integrantes, lo que influye directamente en su competitividad.

publi-carla bugioni-IMG_8728Convencida de que la misión de un sicólogo es lograr que las personas se sientan bien, Carla Boggioni ha desarrollado su carrera como sicóloga laboral buscando justamente eso: que los empresarios entiendan que son responsables de generar condiciones que logren obtener la “mejor versión” de sus trabajadores. “La felicidad es una aspiración humana, todos queremos sentirnos bien, y, a nivel organizacional, los estudios demuestran que mientras mejor se sienta un trabajador, es más productivo”, afirma.

La consultora organizacional, con más de 15 años de trayectoria, agrega que si bien en una empresa hay metas que se deben cumplir, éstas no pueden lograrse a costa de sus colaboradores. “Es un pésimo negocio, y estratégicamente no es la fórmula correcta, pues no es sostenible en el tiempo. Los trabajadores deben sentirse bien para funcionar bien”, sostiene.

En este sentido, la profesional, Magíster en Sicología de la Universidad Complutense de Madrid, se decidió a ser parte del Diplomado de Felicidad Organizacional, programa pionero en Latinoamérica, dictado en la Universidad Adolfo Ibáñez, que le permitió formalizar algunos conocimientos e integrar otros, corroborando que su trabajo con empresas, en materia de gestión de personas, iba bien encaminado. “Es un error capacitar a los trabajadores sólo pensando en sus debilidades, eso únicamente los nivela. Si quiero que funcionen óptimamente, para lograr una estrategia competitiva, debo apostar por potenciar aquellas características que agregan valor, es decir, sus fortalezas y talentos”.

Si bien siempre trabajó en esa línea, hace tres años decidió independizarse y aplicar sus conocimientos, en capacitación y asesorías, potenciando el concepto de bienestar, modelo que ya se trabaja a nivel de políticas públicas, de educación y a nivel organizacional en todo el mundo. Comenta que implementar modelos que tiendan al bienestar de las personas, “redunda en mayor productividad, porque una persona que se siente bien, se enferma menos y funciona mejor, pues hay gran relación entre productividad y bienestar”.

Señala que para generar bienestar al interior de una organización lo primero es verificar que existan condiciones laborales dignas: tener el equipamiento básico y una infraestructura adecuada. Luego, revisar los procesos operativos y de gestión de personas, buscando que éstos sean colaborativos y no competitivos; fluidos, para que la energía del trabajador esté puesta en agregar valor y no en pasar vallas burocráticas, y que los colaboradores tengan algún grado de autonomía, necesaria para desarrollar su creatividad y sentirse útiles. Finalmente, se necesita una gestión de personas que trabaje emociones. “El líder debe ser un canalizador, un potenciador de emociones positivas, que genere mayor vinculación entre los trabajadores, que se preocupe de reconocer el trabajo bien hecho, que dé la posibilidad de crecer al interior de la empresa, que organice actividades que energicen al equipo, es decir, que logre bienestar en su gente, porque así funcionará mejor y la empresa será más competitiva”.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES