Talcahuano podría tener proyecto piloto: Medicina sin límites

Si nos conectamos en todas las áreas, si pensamos en un mundo global y sin fronteras, los beneficios deben ser aplicables a todo. La Medicina saca la esencia de la conectividad y ha desarrollado una forma de tratar a los pacientes y potenciar la investigación a través de la tecnología de la comunicación. Atención especialista a distancia, compartir diagnósticos con facultativos dispersos geográficamente y capacitar “desde lejos”. Eso es e-Health. Salud por ella.


“Tenemos la tecnología para hacerlo”, dice la doctora Moné Palacios y se viene a la mente Lee Majors corriendo en cámara lenta, en su rol de Steve Austin, “el hombre nuclear”. Todo lo que habla ella, una penquista que vive entre Chile y Canadá, y su colega y amigo de ese país, el doctor Richard Scott, ratifica que no estamos tan lejos de palpar maravillas tecnológicas masivas con la Medicina.
En los primeros días de abril estuvieron en Concepción, en la Facultad de Medicina de la universidad del Campanil para consolidar lazos entre esa institución y la Universidad de Calgary que apuntan, entre otras colaboraciones, a un proyecto de desarrollo de e-Health, conocida también como Salud Electrónica o Telemedicina.
Básicamente, es la capacidad de conectar pacientes, facultativos, centros asistenciales y estudiantes del área de la salud que se encuentran distantes con el fin de realizar diagnósticos, interconsultas, capacitación o estudios sin necesidad de moverse de su ciudad de residencia.
El doctor Richard Scott afirma que “lo que pretendemos hacer aquí en Chile se basa en lo que nosotros hemos desarrollado ya en Canadá, donde no sólo buscamos implementar la Telemedicina en zonas urbanas, sino que tiene mucho potencial en áreas rurales, para brindar servicios a la gente que se encuentra aislada y en lugares remotos, donde no hay acceso a los sitios que concentran los polos de desarrollo de la Medicina”.
Según el Colegio Médico, en Chile se encuentran ejerciendo algo más de 16 mil médicos para una población cercana a los 19 millones de habitantes. La concentración más alta de facultativos está en Santiago con más de un 40 por ciento.
“En Canadá y Chile ocurre el mismo fenómeno. La mayoría de los especialistas se encuentra en los grandes centros urbanos. Pero no sólo es un asunto de especialistas, sino también los servicios de salud importantes, en términos de lo que se hace en radiología, imagenología, entre otras cosas. Es una solución para trabajar con personas que se desempeñan en lugares lejanos”, añade el director Office of Global e-Health Strategy y profesor asociado de la Universidad de Calgary, Canadá.

Talcahuano conectado

Piense en una catástrofe. Sí, como el terremoto y tsunami de febrero de 2010. En esas condiciones contar con los máximos refuerzos en salud es vital y la posibilidad de movilizar a un número adecuado de especialistas no es tan factible. Quedó demostrado. El 27/F es otra de las posibilidades que abre la salud electrónica. Por eso los doctores Scott y Palacios indican que están trabajando en un plan de emergencia que permita reaccionar con prontitud a una situación de esas características. Uno de los primeros proyectos que se implementaría sería en la comuna de Talcahuano, que se encuentra expuesta a la ocurrencia de emergencias de este tipo.
“La Universidad de Calgary donó 50 videofonos a la Universidad de Concepción. Estamos en conversaciones con la Municipalidad de Talcahuano más la Facultad de Medicina, con el fin de llevar a cabo un plan en conjunto y destinar la mejor utilización de estos videofonos. Lo más probable es que se van a distribuir de distintas formas para realizar interconsultas de médicos generales hacia especialistas o podrían ser utilizados para pacientes, por ejemplo, de alto riesgo que se dan de alta pero necesitan visitas domiciliarias”, acota la doctora Palacios.
El videofono es un teléfono con una camarita que puede desempeñar distintas funciones médicas. Puede medir presión arterial o tomar muestras de sangre y, además, incrementa sus funciones si se van comprando más softwares y aplicaciones para mejorar la capacidad diagnóstica.

Potencial tecnológico

El doctor Scott explica que las implicancias de este sistema son muchas, pero lo mejor es dividir la e-Health en tres puntos. El primero es Informática y Salud Electrónica, que se centra en la recolección análisis y distribución de datos. Puede ser tanto la información que se requiere de un paciente, como la que se necesita para hacer funcionar un hospital.
Luego está la Telesalud, propiamente tal, que permite conectar a un paciente desde algún lugar lejano en su casa o bien entre un centro de salud que se encuentra en un sitio remoto y uno más grande para realizar una interconsulta. Es decir, es conexión entre médicos, entre paciente y médico, o bien, un paciente y su familia.
“En el Hospital Regional, de hecho, ya hay establecido un programa donde los niños que están internos en Pediatría pueden ver a su familia por video conferencia. En sus condiciones es súper importante el apoyo de sus seres queridos. Se usa por ejemplo en los tratamientos de cáncer”, asegura la doctora Palacios. “Otro aspecto que considerar es que un buen porcentaje de los pacientes no cumple con su parte. Tenemos que pensar cómo es la forma de llegar a esos pacientes para que completen sus tratamientos y mejoren. La Telemedicina facilitaría que ellos tuvieran que estar sí o sí disponibles para sus citas con el doctor y facilita un seguimiento de los pacientes que es mucho más acucioso”, afirmó.
El tercer componente de e-Health es el e-Learning, que es el aprendizaje y enseñanza electrónica. “En esta área hay una potencialidad infinita en educación al personal de salud, educación a los alumnos de pregrado, posgrado que es maravilloso e ilimitado. Hoy, con la aparición de los podcast, uno puede guardar en cualquier smartphone, crear material educativo, ponerle voz y video y agregarle fotografías y, finalmente, diseñar material de alta calidad que estimula los sentidos y que permite llegar a una masa mucho más crítica de gente. Uno de nuestros proyectos, en los cuales ya estamos en conversaciones con el Ministerio de Salud es hacer obligatoria la certificación médica de forma anual o año por medio. En estos momentos en Chile, un médico se recibe y no tiene la obligación de entregarle cuentas a nadie sobre la certificación de sus estudios. En Canadá, para mantener su licencia y seguir ejerciendo, necesariamente tienen que hacer una cantidad de horas de formación continua. Ellos asisten a la universidad y toman cursos, juntan créditos al año y sólo así mantienen su licencia.
Nosotros creemos que así debería ser. Esto generaría un mejoramiento en el sistema de salud, pues si los médicos están obligados a tomar cursos, la facultades de medicinas también deberán estar preparadas para seguir aportando lo último en educación médica y todo el tiempo vamos a estar haciendo lo que se llama medicina basada en la evidencia científica”, enfatiza la doctora Palacios.
Añade que gracias a e-Health se abre la posibilidad de tener lo último en publicaciones y cursos de extensión para los médicos. “Con este sistema electrónico proponemos una interesante solución, porque hay muchos médicos que no pueden dejar sus consultas en lugares remotos para venir a tomar clases en la universidad. Tendremos que envasar estos contenidos en forma de podcats y traducir un montón de los que ya existen en inglés, certificados por un grupo de médicos de excelencia”, acotó el doctor Scott.
Alguien tiene que ser el escritor de estos podcast, de este formato electrónico. Luego, esto se sube a un portal web y los médicos tienen que pagar lo que pagarían por tomar un curso o suscribirse a una revista científica y tendrán el derecho a ocupar todo este material creado por especialistas y que estarán basados en las últimas publicaciones científicas.

Operar en emergencia

Hay muchos países que han estado expuestos a catástrofes. No sólo naturales, sino que también sociales, como por ejemplo las migraciones en África, producto de las guerras, inundaciones, sequías o terremotos.
“Queremos lograr un sistema que nos permita estar preparados ante una catástrofe, pues sabemos que situaciones como éstas volverán a ocurrir. Sabemos que aquí en Chile es factible la ocurrencia de otro terremoto. La idea es tener ya instalados sistemas de respuestas a estas emergencias. Estamos en la línea de postular a fondos a través de universidades de Sudáfrica, Pakistán, Calgary y Concepción para crear un sistema de respuesta emergencia ante las catástrofes”, asegura el doctor Scott.
Lo esencial, dicen los especialistas, es aunar criterios en base a los estudios y las necesidades de la gente en estos países para saber cómo operar con Telemedicina. Además, adecuarlas a las tecnologías que existen en el país. “La tecnología más avanzada no es siempre la mejor. Podemos tener lo último de sofisticado, pero si no contamos con un soporte técnico entonces estamos mal. Es mejor tener cosas un poco más básicas pero que dominemos. Podemos hacer excelentes proyectos usando sólo el teléfono, videofono sin meter el computador de por medio”, afirma la doctora Palacios.
Chile es uno de los países de Latinoamérica más conectados en cuanto a telefonía móvil e Internet. Por ello las expectativas son altas. “Nosotros promovemos que las soluciones sean simples, baratas, de acuerdo con los recursos existentes. Existe la Telerrobótica, donde tienes un brazo de robot haciendo cirugías a cientos de kilómetros de distancia, pero no necesariamente va a ser la solución a los problemas que tenemos aquí. Hay que ser muy aterrizados y optimizar recursos. La idea es trabajar en colaboración. Nadie solo puede tomar esta tremenda empresa. Nosotros tenemos la experiencia por lo que hemos hecho en Canadá y aportaremos en esa parte. La Universidad de Concepción tiene un montón de experiencia, tiene la parte clínica, los médicos, los conocimientos y los profesionales”.
Esto mismo hará que servicios como éste sean valorizados por quienes ejercen la salud y los pacientes. Los resultados son evidentes y la conclusión es una. Médico y paciente, contentos. Mejor atención y mejor salud.

Qué es e-Health

La Telemedicina es la prestación de servicios de salud a distancia, que incluye diagnóstico y tratamiento, además de educación médica. Es un recurso tecnológico que posibilita la optimización de los servicios de atención y facilita el acceso a zonas distantes. Así también permite servicios complementarios e instantáneos a la atención de un especialista, diagnósticos inmediatos, educación remota de alumnos de las escuelas de Enfermería y Medicina y servicios de archivo digital de exámenes cardiológicos, respiratorios, radiológicos, ecografías y otros. Aquí el paciente o el especialista no debe viajar, reduciendo costos de tiempo y dinero.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES