Teknip, el gran proveedor de soluciones sudamericano

Un equipo de trabajo “extraordinario”, siempre innovar y “creerse el cuento” de que se puede crear tecnología asociada a la maquinaria -que optimice el trabajo forestal- son las claves de esta compañía para estar hoy fuertemente posicionada en el mercado sudamericano.


Teknip, promisoria empresa de la zona que entrega soluciones integrales para “eficientar” procesos madereros, en los últimos años ha logrado posicionar sus productos y servicios en países tan importantes como Brasil, pisando fuerte en un nicho poco explorado hasta ahora. Su gerente comercial, Sergio Acuña, cuenta los secretos del éxito de esta compañía.
El 2008, este ingeniero civil industrial se unió a Benoit Thionville y como socios adquirieron los derechos sobre la marca Teknip y la propiedad intelectual de su maquinaria maderera; así, comenzaron a crecer convencidos de su meta: entregar soluciones integrales a sus clientes, sumando tecnología a los equipos. “No vendemos sólo el fierro, sino el fierro con electrónica y control integrado, cada vez más optimizado”, dice Acuña.

Equipo ideal

Pero para cimentar su posición en el mercado maderero, el equipo de trabajo de Teknip ha resultado fundamental. Informáticos, electrónicos, mecánicos y expertos en automatización dan vida a un grupo humano que hace realidad este sueño de innovación de los “jefes”. “Contamos con profesionales capaces, realmente extraordinarios y ciento por ciento comprometidos con la empresa y los desafíos que asumimos. Todos son esenciales y encajan bien, a tal punto que no quisiera reemplazar a ninguno. Ellos son la clave de que hoy estemos fuertemente posicionados en el mercado forestal”.
Destaca que se han preocupado de que el ambiente de trabajo sea agradable y “entretenido” y con una organización plana. “Queremos que cada miembro del equipo se sienta parte de los desafíos que afrontamos y que todos sientan que son respetados, considerados y que lo pasen bien viniendo a trabajar”, comenta Acuña.
Samuel Sanhueza, ingeniero informático; Guillermo Guerra, ingeniero electrónico, y Christian Zúñiga, técnico en automatización de Teknip, avalan esas palabras.
Los tres coinciden en lo grato que es ir a trabajar cada día, “en un ambiente agradable, divertido, sin estructura piramidal y donde hay cercanía con la jefatura”; un lugar en que “no existe el miedo al fracaso, acá todo se intenta”, y donde “el jefe es exigente, siempre está en búsqueda de nuevos inventos que mejoren los procesos industriales, que los eficienten. Siempre hay mucho por desarrollar y lo que hacemos acá no lo hace nadie más en Chile”, dicen.

Creerse el cuento

Así, mediante el desarrollo de tecnologías propias, con variantes de vanguardia a nivel mundial, que involucran diseños de maquinaria, softwares, escáneres, interfaces y controles, Teknip dispone de variados productos entre los que destacan los sistemas de canteo optimizado y líneas de apilado automático de tablas. Actualmente comenzaron a trabajar en un nuevo proyecto, con apoyo de Innova Bío Bío, que consiste en el desarrollo de un sistema de despunte optimizado y clasificación de tablas para aserraderos de productividad media-alta.
Adicionalmente, mediante la incorporación de productos de marcas conocidas a nivel internacional, diseñan y suministran propuestas integrales y customizadas para responder a las necesidades y desafíos de plantas de aserrío, astillas y de tableros, ofrecidas con adecuado soporte posventa y con el apoyo de un experimentado staff técnico.
“Nos aburrimos del planteamiento de hacer sólo lo simple de realizar. Nos creímos el cuento y nos lanzamos a crear tecnología específica para las necesidades de nuestros clientes y acotándonos a sus presupuestos”, cuenta Acuña.
De a poco y tras dos grandes reformulaciones estratégicas, Teknip pasó de ser una empresa que sólo fabricaba y diseñaba equipos, a ser integradores de tecnología para las industrias de aserrío y plantas de astilla, pero desarrollando además alta tecnología y no sólo a nivel de sistemas, sino también de equipos y dispositivos.
Hoy ya han logrado entrar en los mercados de Brasil, Colombia, Ecuador y Venezuela y tienen en mente exportar a Portugal, España y Oceanía.
“Estamos en un proceso en que tenemos que ponernos nuestros propios frenos, saber qué productos vamos a potenciar y buscar un real compromiso de las empresas locales para que nos ayuden a crear tecnología”. Agrega que ya no los llaman sólo para brindar soluciones a sus problemas, sino que además para plantearles desafíos, “para preguntarnos si tenemos una mejor manera de hacer lo que ellos hacen”.
“Nos hemos creído el cuento y nos pusimos como meta para el 2015: consolidarnos como ‘el’ proveedor de soluciones sudamericano”, puntualiza Acuña.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES