The Wessex School: Firmes en la tarea de potenciar lo mejor de cada alumno

El 2008 ha sido un año auspicioso para The Wessex School. Reconocimientos del Ministerio de Educación, logros académicos, premios deportivos y la consolidación de su proyecto educacional hacen que el resumen sea uno sólo: “estamos en muy buen pie”, asegura rotundamente el Rector Terrence Martin.
Ubicado en el bello entorno de Vilumanque, The Wessex School  se perfiló desde sus inicios en la década de los 90 como una alternativa a los colegios bilingües tradicionales en Concepción. Pero más que entregar un segundo idioma, su visión como colegio es entregar a los alumnos las claves para aprender a aprender. Ésa es la síntesis del método Montesori que privilegia el desarrollo del niño a través del descubrimiento personal.
“Nos sentimos muy orgullosos porque vemos los resultados de un proceso que va desde el play school hasta cuarto medio. No somos de los colegios que imponen un examen de admisión en el parvulario, ya que sabemos que son muchos los factores que pueden influir en un niño pequeño frente a una prueba de este tipo. Consideramos que el niño debe estar dentro del colegio para que comprenda lo que queremos lograr con él. Y lo que buscamos no es sólo resultado académico, sino que un alumno íntegro”, acota el Rector.
De ahí la importancia que los estudiantes ingresen en la primera etapa educativa a este establecimiento, ya que es en los primeros años donde los métodos se internalizan mejor y, de una forma más natural, se inicia el proceso de formación del perfil del alumno.
“Hoy tenemos una gama muy amplia de capacidades intelectuales y múltiples inteligencias y, por ello, nuestros cursos tienen distintos tipos de niños. Nuestro compromiso es que todos, con sus diferentes formas y ritmos de aprendizaje lleguen a completar su enseñanza con éxito. Y éxito significa que han podido rendir al máximo según su propia capacidad”.
Para ello, sus más de 80 profesores realizan estudios periódicos y mantienen estadísticas que monitorean el desempeño de sus 850 estudiantes. Tenemos correlaciones muy específicas e, incluso, algunas muy certeras que muestran una similitud entre las notas y los resultados, por ejemplo, de la PSU.
Sin embargo, agrega, los méritos académicos son sólo una parte de la formación de la persona, porque también se han empeñado en modelar un espíritu social en sus estudiantes, así como también persistir en educar a través de las actividades físicas y extraprogramáticas.
Aunque la exigencia del Mineduc es la realización de dos horas de educación física a la semana, ellos entregan cuatro. Además, se le da mucha importancia al desarrollo de actividades extracurriculares y deportivas, ya que aparte de contribuir a la salud de los alumnos les ayuda a generar habilidades sociales y valores fundamentales, como el respeto por él mismo, por la oposición y por la autoridad. Otras actividades sociales, como jornadas de reflexión y viajes, complementan también el fortalecimiento del espíritu del alumno. Comienzan los más pequeños con algunas salidas fuera de casa, hasta un viaje de un mes a Inglaterra, cuando están a mitad de su enseñanza secundaria.
“Lo que más nos interesa en este colegio es inculcarle a los estudiantes que son capaces de aprender. De ahí que hayamos integrado también dos asignaturas inéditas que son filosofía para niños y Apdi (Aprendo a pensar desarrollando mi inteligencia). Lo fundamental de éstos es que los jóvenes piensen y lo hagan de una manera divergente, entregando distintas soluciones a un mismo problema, porque así son las cosas en la vida”, concluyó el Rector.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES