Tres Pascualas

col-eric aedo
Eric Aedo Jeldres Seremi Bienes Nacionales Región del Biobío

Después de graves tragedias ocasionadas por terremotos y maremotos que afectaron a Concepción hasta 1751 en su ubicación original, en lo que hoy es Penco, la ciudad fue trasladada al llamado valle de la Mochita, que se caracterizaba por ser una zona de pajonales en donde habría pasado el antiguo cauce del río Bío Bío. De ello quedan algunos vestigios palpables, como el humedal Rocuant- Andalién y las numerosas lagunas que se encuentran insertas en la actual trama urbana de la capital regional.

Muchos tal vez conocerán la historia de la laguna de Los Negros, en donde habrían sido arrojados los cuerpos de ocho esclavos provenientes de Senegal, que fueran ajusticiados tras sublevarse de sus captores en el barco mercante Trial. Quizás, también, pocos conocen cuál fue su ubicación, pues ésta  fue secada y ocupada por edificaciones que necesitaban ese espacio para la expansión de la ciudad al norte de la actual calle Manuel Rodríguez, entre Lincoyán y Rengo.

El mismo fenómeno se ha estado produciendo en el contorno de otras lagunas como Lo Méndez, Lo Custodio y Las Tres Pascualas. En este último caso, es poco conocido por la ciudadanía que a fines del siglo pasado tenía una superficie cercana al doble de la que hoy dispone, que atravesaba la actual calle Bulnes dividiéndola en dos, y que era uno de los paseos principales de la ciudad, acogiendo jornadas de navegación competitiva como de esparcimiento de nuestros antepasados.

A partir de los terremotos de 1939 y 1960 allí se instalaron familias de escasos recursos que perdieron sus viviendas en dichas catástrofes y rellenaron parte de la laguna en una situación de emergencia, que se transformó en definitiva con el paso de los años, generando un arraigo enorme con la tierra que debieron crear para asentar sus vidas.

Es indudable la carga de identidad que también tiene este hermoso cuerpo de agua para Concepción, cuya razón proviene, entre otras, de la leyenda vinculada a tres hermanas del siglo XVIII que se habrían suicidado, ahogándose en ella por el amor de un forastero. Justamente debido a esta identidad ciudadana y arraigo de los habitantes que viven el día a día en contacto con ella, es que el Ministerio de Bienes Nacionales junto con la municipalidad de Concepción han determinado rescatar el valor propio que tiene esta laguna como hito urbano y objeto de valoración de la identidad penquista. No obstante, este rescate valórico no puede negar ni excluir a los habitantes de sus alrededores.

En algún momento estuvo en la mente del Estado la idea de vender los terrenos que la circundan para desarrollar proyectos inmobiliarios y erradicar a las familias que viven allí. Sin embargo, creemos que no es posible el desarrollo de la ciudad sin la inclusión de su gente.

Hoy queremos que la ciudad entera pueda reconocer y acceder a este patrimonio natural del que nos debemos sentir orgullosos, generando una propuesta de intervención adecuada que sea consecuente con una ciudad inclusiva que hace propia su historia y espacios naturales para toda su ciudadanía.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES