Un gran año para nuestra Educación

El año 2011 será recordado por la demanda de mayor equidad y calidad en la educación. Es indiscutible que el país ha dado un gran salto en cobertura, pasando de tener algo más de 200 mil alumnos en enseñanza superior, en 1990, a un millón cien mil en la actualidad. Sin embargo, ese esfuerzo no ha contado con un adecuado apoyo estatal. Ha sido y sigue siendo un sacrificio económico fundamentalmente de la clase media.
Lo grave es que ni el Estado ni las universidades tradicionales han acompañado este esfuerzo de miles de familias. El gran gestor de esta revolución educacional es el sistema privado; universidades e institutos que con recursos propios han abierto sus aulas para acoger, formar y potenciar a la inmensa mayoría de los jóvenes. Tanto es así que de ese millón cien mil alumnos, hoy más de 750 mil estudian en una institución privada.
Contra toda lógica y sólo en virtud del enorme poder político que representa la complicidad que existe entre la Confech y el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, los poderes Ejecutivo y Legislativo han mantenido y acentuado, en las últimas décadas, una política de discriminación en las ayudas económicas. Aquello quedó en evidencia al comprobar que la tasa de interés del Fondo Solidario que apoya a alumnos de universidades tradicionales era del 2% anual, mientras la del Crédito con Aval del Estado (CAE), que se creó para los demás alumnos, llegó al 6%, es decir, tres veces más. Afortunadamente, y no obstante la oposición y el lobby realizado por el Cruch y la Confech en el Congreso, el Gobierno consiguió aprobar una misma tasa de interés ahora para ambos beneficios. Es un logro histórico para la clase media y un avance relevante hacia la equidad, pues se dio un paso importante para acabar con un sistema que discrimina infundadamente.
Por su parte, la USS recordará el 2011 por varios logros; por no haber perdido ni un día de clases, por haberse convertido en la universidad privada que más alumnos matriculó con la beca Vocación de Profesor, por estar entre las seis universidades privadas con mayor proyección y como la octava, entre públicas y privadas, con más alumnos sobre 600 y 700 puntos promedio PSU.
A esos logros debemos agregar que la USS adquirió el 100% del control de la inmobiliaria dueña de casi la totalidad de los edificios que ocupa. Somos la primera universidad privada que da un paso tan resuelto en su esfuerzo por la transparencia y por demostrar que en este proyecto educacional, no hay relación con sociedades espejo, como tampoco existe conflicto de intereses entre sus sostenedores y la Universidad. Su lucro legítimo, es decir, sus excedentes, se reinvierten en el desarrollo del proyecto académico.
Así, la USS da cuenta de su férreo compromiso con su proyecto institucional, manteniendo su plan a largo plazo con el objetivo de cumplir, del modo más riguroso, con el deber de formar no sólo a profesionales competentes, sino también a buenos ciudadanos. Por eso, cada vez que una familia deposita su confianza en nosotros, renovamos frente a ella nuestro compromiso y nuestra vocación educacional.
Javier Vera Jünemann
Vicerrector Sede Concepción
Universidad San Sebastián.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES