Un llamado a vivir la experiencia universitaria

col-RECTOR
Sergio Castro Alfaro Vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián.

Este mes, miles de jóvenes iniciaron su formación profesional en la Región del Biobío, lo que determina un momento fundamental en su vida. Dejar atrás la estructura de los colegios para comenzar una etapa en que la libertad y autonomía aumentan implica asumir que es un deber ineludible actuar con mayor responsabilidad. Ya no están los padres ni los profesores guiando cada paso, sino que es necesario que los jóvenes comprendan que tienen que estudiar y cumplir con los deberes académicos por el compromiso asumido con sus familias, la sociedad y, principalmente, consigo mismos. El éxito o fracaso en este proceso depende sobre todo de su esfuerzo y dedicación.

Ingresar a una carrera universitaria exige madurez para comprender que ya no se estudia sólo para obtener una calificación, sino que lo hacen para adquirir las herramientas que les permitirán desenvolverse en el campo laboral y convertirse en un real aporte para la sociedad.

Quienes tienen la oportunidad de acceder a la educación superior deben tomar conciencia de que están en una situación de privilegio, y que muchos quedaron en el camino por razones económicas o por falencias en su formación. Por ende, deben esforzarse por sacar el máximo provecho de sus años de estudios. Y eso significa no sólo aprender la teoría y la práctica, sino, además, vivir la experiencia universitaria en todas sus dimensiones. En las casas de estudios tienen la oportunidad de involucrarse en actividades extracurriculares que contribuyen a su formación y también de participar en organizaciones estudiantiles donde pueden plantear sus inquietudes y, en muchos casos, generar un positivo impacto en su entorno.

Los jóvenes deben saber que la universidad no es sólo un espacio donde se otorga instrucción disciplinar, también es una comunidad en que los nuevos alumnos encuentran amigos que los acompañan en este proceso y profesores que les enseñan con el ejemplo.

En la educación superior los estudiantes, que provienen de una educación media tan segregada como la nuestra, descubren el valor de la diferencia. Conocen y comparten con compañeros de diversos lugares y realidades, aprenden con y de ellos. El llamado es a no desaprovechar la riqueza que otorga la diversidad.

En las universidades tienen la oportunidad de ampliar la mirada, de cultivar sus aptitudes y vivir su vocación. Sin duda es una de las etapas más relevantes de la vida de una persona, cuando paulatinamente se comienzan a asumir los deberes del mundo adulto. Un proceso que se debe experimentar con responsabilidad y compromiso, pero también con mucha alegría, solidaridad y optimismo. Ésa es la invitación que formulamos a todo quienes comenzaron su etapa formativa en la educación superior.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES