Una mirada integral de la alimentación saludable

 

La nutricionista Emma Aguayo Paul fue campeona nacional de fisicoculturismo, categoría bikini fitness, en el año 2018. Esta dualidad de roles la motivó a difundir la importancia que tiene la alimentación para cultivar una vida sana y cumplir distintos objetivos, ya sea sentirse o verse bien hasta, como en su caso, prepararse para la alta competencia deportiva.

Esa visión la llevó a desarrollar un enfoque que integra la nutrición, el deporte y los aspectos estéticos.

A comienzos de este año inauguró su nueva consulta en Ongolmo 116, Concepción, donde recibe pacientes con distintas necesidades y objetivos. Con ellos trabaja complementando la alimentación, el deporte y la actividad física. “Al momento de consultar a una nutricionista, las personas que ya asisten a un gimnasio llegan con objetivos físicos definidos, como perder grasa, ganar masa muscular o lograr un cuerpo más tonificado”. Eso sí, recalca, cada paciente tiene una historia, por lo que los tratamientos son diferenciados y adecuados según edad, estado físico y de salud. “Como yo compito, también sé que hay distintos enfoques que se le pueden dar a la práctica de la nutrición. No es lo mismo una dieta diseñada para un atleta de alta competencia, que es muy restrictiva en cuanto a la cantidad de calorías que se consumen diariamente, que otra para alguien que quiere perder algo de peso y practica poca actividad física. Esta persona no necesitará una dieta extrema, pues sus objetivos son más estéticos”, agrega.

Si las metas son de rendimiento, como es el caso de algunos triatletas que son sus pacientes, se elabora una dieta que aporte a ese objetivo, pero que también considere la cantidad de sesiones diarias de entrenamiento que cada uno tiene”, destaca, y recalca que cualquiera sea el tipo de alimentación que se aconseje, la hidratación tiene un rol fundamental.

En cuanto al perfil de pacientes que recibe, explica que la mayoría son personas que asisten regularmente a gimnasios o que realizan actividad física de manera cotidiana. Pero resalta que también trabaja con personas de la tercera edad que han decidido mejorar su estilo de vida, y con adolescentes desde los 15 años. “Siempre es importante considerar los macro y micronutrientes que una persona está consumiendo, cuál es su estilo de vida, qué actividades sociales tiene y si están ligadas a su alimentación, o si realiza ejercicio periódico, entre otros factores, antes de definir una dieta”.

En su consulta, sus pacientes se someten a un detallado diagnóstico. “Al principio realizo una anamnesis alimentaria. Y luego llevo a cabo una evaluación antropométrica mensual para analizar los avances e ir renovando la dieta, ya sea agregando o quitando nutrientes. Así, seguimos un proceso personalizado e integral”, enfatiza.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES