Unidos por un propósito común

María Consuelo Barrios | Directora Regional de Enseña Chile

Cada Día del Profesor recuerdo a quienes marcaron mi vida escolar. En Historia y Lenguaje tuve grandes guías, no solo en el contenido de mis asignaturas favoritas, sino que en la vida. Me desafiaron a dar lo mejor de mí, a atreverme a participar más activamente y a tomar las oportunidades que se me presentaron. Me escucharon atentamente, orientaron y acompañaron en mi decisión vocacional y, sobre todo, me motivaron a luchar por mis sueños. Me enseñaron que aprender es entretenido y me acercaron a tanta materia que ahora son mis áreas de interés. Me prestaron libros y me impulsaron a escribir.

Hoy, 12 años después de despedirme de ellos, los recuerdo con el mismo cariño que cuando dejé el colegio. Sin siquiera darme cuenta, me siguen inspirando: cuando planifico mis clases, comparto con mis estudiantes o pienso en la profesora que quiero ser.

Desde 2016 trabajo en educación como docente universitaria y en el equipo de la fundación Enseña Chile. Sigo aprendiendo y buscando maneras de mejorar mi práctica y estilo. Estoy más enamorada de las salas de clases que en mi época estudiantil, pero igual de inspirada por quienes guían tan mágico lugar. Esta vez es gracias a mis colegas en la universidad y los 15 profesoras y profesores del Programa de Liderazgo Colectivo de la fundación que trabajan todos los días, muchas veces sin descanso, por sus alumnas y alumnos.

Este año en especial ha dejado en evidencia la profunda desigualdad existente en nuestro país. Son miles de estudiantes y familias quienes han quedado excluidos de la tecnología y del acceso a Internet que nos mantiene hoy conectados como sociedad. Esta exclusión no es solo producto de la pandemia, es cotidiana y tiene múltiples consecuencias. El dolor que esto nos produce nos mueve como red a pensar y repensar cómo podemos llegar a todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas. No ha sido fácil, pero el compromiso y vínculo con ellas y ellos nos impulsa a seguir trabajando hasta lograrlo.

Como Enseña Chile trabajamos en San Carlos y Chillán en la región del Ñuble, en cinco comunas del Gran Concepción, y en Los Álamos y Cañete, en la provincia de Arauco. El territorio es diverso y así también lo es la gente, sus intereses, sueños y anhelos. Lo mismo ocurre con las comunidades educativas. Vemos niñas, niños y jóvenes que deben dejar sus casas y familias si quieren ir a la universidad; adultos que se esfuerzan por terminar Enseñanza Media equilibrando sus tareas y clases con el mundo laboral; personas que sienten la discriminación y exclusión solo por crecer en el barrio en el que viven e, incluso, quienes nunca se han planteado la posibilidad de tener un sueño y, mucho menos, lograrlo.

Recorrer estas localidades me permite conocer esta diversidad, pero también acompañar a profesoras y profesores que se adaptan a estos contextos, logran conectar con sus estudiantes y trabajar junto a ellas y ellos para alcanzar su máximo potencial y un futuro con propósito. Y, precisamente, es esto lo que nos une a pesar de todas las diferencias: que todas las niñas, niños y adolescentes en Chile reciban educación de calidad. Por eso nos esforzamos, con o sin pandemia, por alcanzar la “Sala de clases que soñamos”: alumnas y alumnos protagonistas de su aprendizaje, que demuestran que aprenden, viven emociones movilizadoras y experimentan logro.

Aunque no ha sido el año que esperábamos y tendremos que seguir adaptándonos, los desafíos continúan y avanzamos a pasos agigantados hacia un 2021 lleno de incertidumbres y añorando el reencuentro, pero es eso lo que nos impulsa a seguir: las y los estudiantes

Hoy, desde la profunda admiración y gratitud, felicito a cada profesora y profesor que desde distintas veredas y con múltiples dificultades siguen poniendo a sus estudiantes en el centro y formando a la generación que se hará cargo del Chile que hoy estamos construyendo. Me moviliza y emociona compartir el propósito que nos une: que todas y todos reciban la educación de calidad que tanto merecen. ¡Gracias por tanto! ¡Feliz día!

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES