VESTIGIOS RESTOARTE: Una propuesta criolla y gourmet a pasos del centro

En un ambiente que evoca el campo chileno, sus sabores, esencias y colores, la propuesta gastronómica busca aunar calidad culinaria y arte, todo en un mismo lugar.

DSC_2174

Cerca de diez años se demoró Pablo Alvarado, productor artístico y hoy empresario, en concretar su sueño: implementar un restaurante temático en Concepción, idea que emprendió junto a su esposa, Andrea Contreras. Hoy, Vestigios Restoarte, ubicado en San Martín 445, en pleno centro de la ciudad, brinda la posibilidad de disfrutar de exquisita comida chilena gourmet, y apreciar múltiples piezas de artesanía y arte.

Abrió sus puertas el 7 de enero, aunque su inauguración oficial fue recién el 24 de junio; sin embargo, ya cuenta con un público cautivo, entre el que amigos y amantes de la buena mesa son los principales críticos de sus creaciones gastronómicas.

La especialidad de la casa es la comida chilena, platos típicos que han trabajado rescatando las recetas de antaño, “de la Colonia, sin olvidar las especias que le dan el sabor característico a las recetas criollas, a las que le hemos dado un valor agregado al decorarla y volverla gourmet”, afirma Alvarado. Para concretar este sueño, la conocida chef penquista, Angélica Muñoz, es quien  se encarga de elaborar los platillos de la carta, que incluye productos del mar y carnes.

Sugerencias del Chef

Una de las especialidades culinarias es la tradicional parrillada, pero con el concepto que Vestigios viene impregnando en todas sus comidas: calidad de carnes y variedad de acompañamientos. Todo lo anterior a un precio-calidad muy conveniente. Otros favoritos del menú son la reineta rellena con salsa de puerros, el costillar de cerdo, la plateada a la chilena y el pollo relleno con carne de jaiba, cuyos precios fluctúan entre los seis y los diez mil pesos.

A la hora de almuerzo también se puede optar por un plato de clásicos porotos con longaniza, zapallo italiano relleno, o el típico lomo a lo pobre, colaciones con un toque gourmet, cuyos valores van desde los 2.800 pesos hasta los 4 mil. 

Arte y cultura

Piezas elaboradas con piedra combarbalita, cobre y ónix adornan el restaurante, materiales a los que pronto se sumarán oro y plata en orfebrería nacional y de la zona. “Queremos rescatar la artesanía nacional. Chile tiene productores de primer nivel, y elementos que le son propios y que queremos poner en vitrina”, comenta Pablo Alvarado.

A la decoración se suma la exposición del artista visual Edgardo “Gallo” Manríquez, que con una selección de diez pinturas en técnicas mixtas y óleos llena las paredes de colores y sensaciones. “Es una mirada un tanto íntima del paisaje, que no se encasilla en ninguna vertiente y que intenta graficar la naturaleza a través de su construcción y color”, explica el propio artista. 

El empresario gastronómico cuenta que la idea es ir renovando las muestras periódicamente, de manera de montar cinco o seis exposiciones anuales. “Queremos también incluir escultura, para lo que primero debemos implementar el mobiliario necesario”.

Mientras, ya tienen una idea clara de los artistas cuyas obras acompañarán a los comensales en almuerzos y cenas durante el resto del 2014, y planean terminar el año con una muestra colectiva que presente las piezas de al menos cinco artistas. “Una de las premisas básicas de este restaurante es que se convierta en una galería de arte, abierta a la comunidad artística de la zona, para lo que aprovecharé mis conocimientos como productor artístico para traer el trabajo de importantes artistas plásticos y artesanos”.

DSC_2165

La elegancia de lo rústico

Desde su origen, Vestigios siempre se pensó como un espacio con un toque rústico, por lo que la materialidad elegida para el mobiliario fue fierro y mimbre, en esta casa remodelada por completo, con el fin de darle una atmósfera criolla, por medio de grandes vigas de madera y lámparas de mimbre, las que están por todo el lugar.

La vajilla es de barro y todo lo que rodea la mesa del comensal evoca al campo chileno y sus tradiciones. Los servilleteros de mimbre y las alcuzas de greda otorgan un ambiente casero y agradable.

Así, en dos pisos, Vestigios tiene capacidad para recibir a unas cien personas, y cuenta con un convenio de estacionamiento gratuito por consumos que alcancen los 10 mil pesos.

El futuro del restoarte

Aunque Pablo reconoce que aún están en periodo de marcha blanca, y reconoce que éste puede extenderse por bastante tiempo, está confiado en que estar ubicado en el sector céntrico de Concepción, a pasos del casco administrativo y  político de la ciudad, es una ventaja que ha permitido que el restaurante, poco a poco, vaya logrando ganarse la confianza y preferencia de sus clientes, gracias a su sello distintivo.

“Abrimos en verano, a sabiendas de que enero y febrero no son buenos meses. Algunos días, la verdad, daban ganas de llorar -comenta entre risas-, pero seguimos haciendo extensiva la invitación a que nos acompañaran. Contamos con nuestro menú ejecutivo a la hora de colación, comida a la carta durante todo el día, y por las tardes tenemos happy hour desde las 16 horas y hasta las 21, y la gente ha ido respondiendo al llamado vía redes sociales y al boca a boca”.

Mirando hacia el futuro, el empresario no descarta contar con música en vivo en el local. “Vamos a ver cómo se comporta el público, porque queremos dejar un espacio para que diferentes músicos sean un complemento importante para nuestras comidas”.

Su horario de atención es de lunes a viernes, de 12 a 23 horas, y los sábado, de 12.30 a 23 horas. Además, el espacio también está abierto para eventos. Sólo basta comunicarse al fono: 41 2210638,       

mail: [email protected], o visitar la página web:  www.vestigiosrestoarte.cl.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES