¿Y las propuestas para regiones?

Si en algo han demostrado acuerdo los aspirantes a La Moneda es en la idea que Chile es un país excesivamente centralizado. A pesar de las promesas de los gobiernosconcertacionistas por avanzar hacia la descentralización, aún todas las decisiones políticas y administrativas que competen a las regiones se siguen tomando a kilómetros de distancia de los afectados y, lo que es peor, por personas que generalmente desconocen las realidades particulares del país.
Este período de campaña y de promesas electorales es un excelente contexto para socializar nuevamente materias sobre descentralización y desarrollo regional que por años han sido debatidas latamente sin encontrar eco ni apoyo decisivo de nuestras autoridades centrales.
La ocasión es aún más meritoria considerando que cuatro de los seis candidatos presidenciales representan a regiones en el Parlamento, por lo que su compromiso y deber es poner en debate las ideas, anhelos y necesidades de la gente de sus distritos y circunscripciones.
Lo primero es establecer claramente cómo es el Chile descentralizado que queremos. En este sentido las propuestas deben ser claras, realistas y coherentes para decidir en qué ámbitos es urgente avanzar. Es necesario entonces consensuar el tipo de autonomía que queremos conseguir.
Una verdadera descentralización pasa no sólo por una autonomía política (a través de la elección popular de las autoridades regionales). También implica independencia en otros aspectos, como por ejemplo, administrativos, para que los servicios públicos regionales no sigan manejándose centralizadamente, y además, la autonomía fiscal para crear los presupuestos y decidir el gasto en las regiones.
Otra de las discusiones pendientes es una propuesta para establecer tributos a aquellas actividades de clara identificación local que permitan a las regiones retener los impuestos de las empresas localizadas en ellas. Éste es el momento para exigir a quienes buscan dirigir el país por los próximos cuatro años y también a los aspirantes al Parlamento, quienes finalmente deben votar estas leyes en el Congreso, que se comprometan con las regiones y que sus propuestas de campaña no sigan quedando archivadas como propuestas olvidadas.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES